La Pasión de Cristo, una película diabólica que se esta haciendo pasar por bíblica

Por: Tito Martínez / versión PDF

Mel Gibson, actor norteamericano, católico papista, productor y director de la película “La Pasión de Cristo”, película que pretende ser el relato de las 12 últimas horas de la vida del Cristo Yeshúa (Jesucristo).

Esta película de Mel Gibson ha sido aplaudida y recomendada incluso por los más “grandes” “evangelistas” de los Estados Unidos, como Billy Graham, y por supuesto por el Papa de Roma y toda su Curia Vaticana, sin embargo, lo que millones de personas aun ignoran es que esa película sobre la Pasión de Cristo es la más falsa, infiel y diabólica de cuantas se han realizado para el cine en toda la Historia, como voy a demostrar en este impresionante documento gráfico.

Es absolutamente incomprensible que “evangelistas” de fama mundial, como Billy Graham, puedan declarar a los medios de comunicación que esa película de Mel Gibson “es el instrumento mas importante para la evangelización en los últimos 2.000 años.”

La película de Mel Gibson también fue presentada a la organización “evangélica” de los “Hombres de Negocio del Evangelio Completo”, que son ejecutivos y empresarios pentecostales, y todos ellos la aplaudieron con ganas y la han recomendado efusivamente. Pues bien, ese llamado “instrumento más importante para la evangelización en los últimos 2.000 años” resulta que es uno de los mayores instrumentos DE SATANÁS para engañar al mundo entero (Ap.12:9), y esto es precisamente lo que está consiguiendo esa película diabólica, ¡engañar a millones de personas, especialmente católicos y “evangélicos”, para hacerlos creer que lo que aparece en esa película es históricamente cierto!, cuando la verdad es que es más falso que Judas, el traidor.

Esa película satánica, disfrazada de cristiana, está consiguiendo unir a “evangelistas” protestantes y a católicos papistas. Los lacayos y servidores del papismo católico están diciendo que esa película de Mel Gibson está basada en el Evangelio de Juan, y esto, estimado lector, ¡es una de las mayores MENTIRAS que los hombres más mentirosos puedan decir!, ya que -como veremos en este documento- esa película de ninguna manera está basada en el Evangelio según Juan, sino en las visiones de una monja ESPIRITISTA del siglo 19 llamada Anne Catherine Emmerich (1774-1824), declarada santa por el catolicismo papista, visiones falsas que contradicen el Evangelio, pero que ella decía que le fueron reveladas por su “ángel de la guarda”.

El productor y director de esa película, Mel Gibson, ha basado “la Pasión” en las visones falsas de esa monja papista y espiritista, y después ha tomado algunos pasajes del Evangelio, y ha eliminado otros muchos; el resultado ha sido un engendro nauseabundo y falso, por medio del cual ha recaudado cientos de millones de dólares en pocos días, falseando la Historia bíblica y los textos del Evangelio, como veremos seguidamente. Por ejemplo, Mel Gibson da a María, la madre de Yeshúa, un protagonismo totalmente contrario a lo que relata el Nuevo Testamento, el cual apenas la menciona en muy pocos pasajes, más aún, en esa película María aparece vestida prácticamente de monja, algo completamente ridículo y demencial.

También quiero decir algo sobre los subtítulos de esa película. Como saben, a Mel Gibson se le antojó realizar esa película en latín y en hebreo, poniendo los diálogos traducidos al inglés, como se puede ver en los subtítulos en inglés, sin embargo, LA TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL DE MUCHOS DE ESOS DIÁLOGOS ES SENCILLAMENTE UNA BURLA GROTESCA Y DIABÓLICA, se trata de traducciones falsas y ridículas que no tiene nada que ver con los textos bíblicos, como veremos en este documento.

El propósito de este estudio de la película de Mel Gibson es abrir los ojos del mayor número posible de personas para que entiendan que esa película de “la Pasión de Cristo” NO está basada en el Evangelio según Juan, ni en ninguna parte de la Biblia, sino que es una película repleta de infidelidades a los textos bíblicos. ¡No se deje engañar por esa película diabólica!, el “Cristo” que aparece en esa película es un FALSO CRISTO, uno de tantos que ya predijo el verdadero Cristo, cuando dijo que se levantarían falsos cristos (Mr.13:21-23).

El falso “cristo” de esa película de Mel Gibson es muy diferente al que nos relata el Evangelio, pues el verdadero Cristo dijo muchas cosas durante esas 12 horas de sufrimiento, y que MEL GIBSON HA ELIMINADO DIABÓLICAMENTE EN ESA PELÍCULA, y de igual manera, muchas de las palabras que el falso cristo de esa película dice, nunca fueron dichas por el verdadero Cristo, sino que son producto de la imaginación de Mel Gibson, o de esa monja espiritista.

La resurrección del Cristo, que es lo fundamental del Evangelio, es falsificada completamente en esa película, pues el papista Mel Gibson ha eliminado a su antojo pasajes enteros del Evangelio que hablan de la resurrección gloriosa del Cristo Yeshúa.

En esa diabólica y mentirosa película solo aparece, al final, una cortísima secuencia MUDA de un “cristo” desnudo y vivo dentro del sepulcro, ¡pero en ningún momento se dice lo que dice el Evangelio sobre la resurrección del Cristo!, en ningún momento aparecen los ángeles diciendo a las mujeres que fueron al sepulcro que el Cristo ya no estaba allí, sino que había resucitado, tal como dice el Evangelio, y en ningún momento el Cristo resucitado se aparece a sus discípulos para demostrarles que realmente ha resucitado, como así lo narra el Nuevo Testamento, y es que hacer una película sobre el Cristo que hable únicamente de su pasión y muerte es una FALSIFICACIÓN del Evangelio, pues el testimonio constante que daban los apóstoles era la muerte Y RESURRECCIÓN del Cristo como los dos hechos históricos donde se basa el Evangelio de salvación.

Ahora vamos a ir analizando algunas de las secuencias de esa película que he considerando las más interesantes, ¡prepárese para asombrarse!.

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA DE MEL GIBSON

En esta secuencia, en el subtítulo en español, podemos leer las siguientes palabras dichas por el falso cristo: “Ya no estarán una hora más conmigo” ¡ridícula y falsa traducción!, pues el pasaje bíblico dice: “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?” (Mt.26:40).

En esta secuencia el falso cristo dice lo siguiente en el Huerto de Getsemaní: “Manifiéstate, defiéndeme”, sin embargo, en el Evangelio no hay ni rastro de esas palabras, es una pura invención.

manifiestate_defiendeme

Seguidamente el falso cristo dice lo siguiente en el Huerto de Getsemaní: “Sálvame de las trampas que me han puesto”, esta frase es otra invención, ya que no existe en el Evangelio.

image-0003

En esta secuencia, mientras el falso cristo está orando en el Getsemaní, Satanás se manifiesta y le dice: “¿En verdad crees que un hombre puede soportar todo ese peso? Ningún hombre puede llevar este peso, créeme.” ¡Toda la escena es falsa y diabólica!, ya que el Evangelio no menciona nada de eso, al contrario, la Biblia dice que mientras Yeshúa oraba en el Getsemaní, “se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle” (Lc.22:43), es decir, ¡en esa diabólica película, en lugar de aparecer el ángel de Dios para fortalecerle, ¡es Satanás quien aparece para hundirle!

image-0003

En esta secuencia leemos lo siguiente: “Si es posible, permite que este Calice pase de mano en mano. Solo deja que tu testamento se cumpla, no el mío”, y seguidamente aparece una serpiente que comienza a subir por el brazo de ese falso cristo. La frase es ridícula y falsa, ya que el Evangelio dice lo siguiente: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.” (Mt.26:39), es decir, Yeshúa jamás dijo que el cáliz pasara de mano en mano, y tampoco dijo “que tu testamento se cumpla”, sino que se cumpliera la voluntad de Dios. Y respecto a la serpiente que sube por el brazo, eso es una diabólica invención de Mel Gibson, o de esa monja espiritista.

En esta secuencia Mel Gibson ha eliminado lo que dice el Evangelio, pues el texto bíblico dice que cuando el Cristo dijo: “Yo soy”, entonces los guardas del templo, los principales sacerdotes y los fariseos retrocedieron y cayeron al suelo (Jn.18:6). El falso cristode esa película de Mel Gibson no tiene ningún poder al decir “Yo soy”, pues ninguno de los que fueron a apresarle retrocede ni cae al suelo.

En esta secuencia María magdalena le pregunta a la virgen María “¿Por qué esta noche es diferente a las otras?”, y María responde: “Porque éramos esclavos y ya no lo somos”. ¡Esto es una falsedad y otra invención más!, el Evangelio jamás registra esas palabras de María magdalena y de María.

En esta secuencia uno de los sacerdotes dice: “Alguien dijo que era Elías”, y entonces el sumo sacerdote dice: “Pero él murió en un incendio”. Esto es otra burda falsificación, pues el Evangelio jamás dice eso, además, el profeta Elías nunca murió en un incendio, sino que se lo llevó Dios en un carro de fuego.

En esta secuencia el sumo sacerdote le dice al falso cristo: “Usted ha enseñado en el templo, donde todos nosotros nos reunimos, y te haces llamar el sumo sacerdote.” Entonces el falso cristo le responde: “Pregúntales a quienes han escuchado que tengo que hacer”. ¡Todo el párrafo es falso!, ya que el verdadero Cristo dijo lo siguiente: “Yo públicamente he hablado al mundo; siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en oculto. 21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregunta a los que han oído, qué les haya yo hablado; he aquí, ellos saben lo que yo he dicho.” (Jn.18:20-21). Es decir, es mentira que el Cristo se hiciera llamar “el sumo sacerdote”, y es mentira que el Cristo dijera al sumo sacerdote que preguntara a los que le habían escuchado qué tenía que hacer.

En esta secuencia el sumo sacerdote dice: “Todos ustedes están bajo su hechizo”, y entonces otro de los sacerdotes dice: “¡Farsa, eso es lo que es, una farsa bestial!”. ¡Esto es otra invención de Mel Gibson o de la monja espiritista!, el Evangelio nunca menciona esas frases.

En esta secuencia Pedro se arrodilla ante María, y la llama “madre” y la confiesa su pecado por haber negado a Yeshúa. ¡Esto es totalmente falso!, el Evangelio jamás registra esa escena, y ninguno de los apóstoles llamó jamás “madre” a María, sino que la llamaban por su nombre: “María”, sin embargo, Mel Gibson ha falsificado el pasaje, porque el Vaticano ha engañado a los católicos papistas con la mentira de que María es la madre de todos los cristianos, ante la que hemos de arrodillarnos y confesar nuestros pecados.

En esta repugnante secuencia Mel Gibson ha metido un grupo de niños endemoniados que pegan y atormentan a Judas Iscariote, ¡se trata de otra fábula mentirosa!, el Evangelio jamás menciona semejante suceso estúpido.

En esta secuencia aparece el subtítulo en español diciendo lo siguiente: “¿Eres el re rey Judea?” Y el falso cristo responde: “Piensas que mis seguidores me entregaron?”. ¡Esta traducción en ridícula y falsa!, pues lo que le preguntó Pilato al Cristo es lo siguiente: “¿Eres tu el rey de los judíos?”, y esta fue la respuesta de Yeshúa: “¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dichootros de mí?” (Jn.18:34).

En esta secuencia, la que hace el papel de virgen María, dice lo siguiente: “Hijo mío, cuando? como? donde? escogiste ser entregado así”. Esto es otra invención de Mel Gibson, o de esa monja espiritista, ya que en los textos del Evangelio no hay ni rastro de esas palabras de María.

En esta secuencia el que hace el papel de Satanás aparece con un bebé demonio en sus brazos, otra más de las invenciones demenciales de Mel Gibson o de esa monja espiritista, la Biblia jamás dice que Satanás apareciera con un bebé-demonio en sus brazos.

Esta secuencia es tremenda, en ella el falso cristo dice lo siguiente: “el salvador vendrá”, indicando así que ese falso cristo de la película de Mel Gibson no es el verdadero Salvador Yeshúa, el Cristo, sino un falso cristo, un impostor. Sobra decir que esas falsas palabras jamás aparecen en el Evangelio, ni fueron pronunciadas por el verdadero Cristo.

En esta secuencia uno de los soldados romanos dice: “míralo, rey de los gusanos!, viva el rey gusano!” Esta frase falsa tampoco aparece en el Evangelio, sino que es otra fábula inventada por Mel Gibson o por esa monja espiritista. Lo que dice realmente el texto bíblico es lo siguiente: “29 y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! 30 Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza.” (Mt.27:29-30, Jn.19:1-3).

En esta secuencia el falso cristo dice lo siguiente a Poncio Pilato: “sin embargo, es él quien me liberará de ti quien tiene el gran sin”. Esa frase es igualmente falsa, y además sin sentido y estúpida. El verdadero Cristo jamás le dijo a Pilato que Dios le liberaría de él, se trata de otra diabólica invención de Mel Gibson o de esa monja satánica-espiritista, a la cual el catolicismo papista tiene por “santa”.

En esta secuencia el falso cristo dice: “soy su sirviente, Padre, su sirviente y el hijo de su criada”. Esta frase tampoco aparece por ninguna parte en los textos del Evangelio, se trata de otra patraña inventada por Mel Gibson o por la monja espiritista.

En esta secuencia Juan le dice a María: “por aquí, madre”. Esa frase también es falsa, ya que en el Evangelio ninguno de los apóstoles llamaba “madre” a María, sino que la llamaban solamente “María”, sin embargo, Mel Gibson, como fanático papista, se ha inventado esa frase para que creamos que María es la madre de todos los cristianos a la cual hemos de invocar.

En esta secuencia, el falso cristo dice lo siguiente: “ves, madre. He hecho que todas las cosas cambien”. Cualquiera que conozca los textos del Evangelio sabe que esa frase es más falsa que Judas, pues el verdadero Cristo jamás dijo esas palabras a su madre, esa frase se la ha inventado Mel Gibson o esa monja espiritista. Además, la frase parece dicha por un desquiciado mental, ya que no tiene ningún sentido. El verdadero Cristo jamás llamó a María “madre”, sino que la llamaba “mujer” (Jn.2:3-4, 19:26).

Toda esta secuencia es otra invención de Mel Gibson, en ella, el falso Simón de Cirene dice lo siguiente: “bien, pero recuerden que soy un hombre inocente, forzado a llevar la cruz de un hombre condenado, si no dejan de hacer eso, no llevaré más su cruz, no me importa que me hagan”, ¡todo eso es falso!, ya que en el texto del Evangelio leemos simplemente esto: “26 Y llevándole, tomaron a cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Yeshúa.” (Lc.23:26). Pero no solo eso, el pasaje bíblico dice que Yeshúa iba delante, y Simón iba detrás cargando la cruz, sin embargo, en la película el falso cristo y el falso Simón van juntos cargando la cruz, ¡y encima vienen los lacayos del papismo y dicen que esa película está basada en el Evangelio!, ¿se puede ser más embustero?

En esta secuencia el falso cristo dice: “soy el Dios pastor, y el poder de regresar”. ¡Otra invención más!, el verdadero Cristo jamás dijo esa frase, sino que dijo esta otra: Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.” (Jn.10:11).

En esta secuencia, la falsa virgen María está a los pies de la cruz, y dice lo siguiente: “sangre de mi sangre, corazón de mi corazón, hijo mío, déjame morir contigo”. Estas palabras tampoco aparecen en el Evangelio, sino que han sido inventadas por esa monja espiritista, o por Mel Gibson.

En esta secuencia las escaleras del templo se parten en dos cuando muere el falso cristo, lo cual es también falso, pues el Evangelio dice que fue el velo del templo, no las escaleras, lo que se rasgó por la mitad (Lc.23:45).

En esta secuencia el soldado romano que atraviesa con su lanza el costado del falso cristo se pone de rodillas, y literalmente una ducha de agua y sangre cae sobre él. Esto es otra vulgar y ridícula invención de Mel Gibson o de la monja espiritista, ya que el Evangelio dice simplemente lo siguiente: “34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.” (Jn.19:34), es decir, el soldado romano de ninguna manera se puso de rodillas para recibir una ducha.

Esta secuencia también es totalmente falsa. En ella aparecen SEIS personas, incluidos dos soldados romanos, que bajan al falso cristo de la cruz para llevarlo a sepultar, sin embargo, el texto del Evangelio dice claramente que fueron DOS personas las que bajaron al verdadero Cristo del madero para llevarlo a sepultar, y esas dos personasfueron Nicodemo y José de Arimatea: “38 Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Yeshúa, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Yeshúa; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Yeshúa. 39 También Nicodemo, el que antes había visitado a Yeshúa de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. 40 Tomaron, pues, el cuerpo de Yeshúa, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.” (Jn.19:38-40).

Conclusión

Esta mentirosa película de Mel Gibson termina con una secuencia muy corta, y completamente muda, donde aparece el falso cristo desnudo y vivo dentro del sepulcro ¡pero en ningún momento se dice lo que dice el Evangelio sobre la resurrección del Cristo!, en ningún momento aparecen los ángeles diciendo a las mujeres que fueron al sepulcro que el Cristo ya no estaba allí, sino que había resucitado, tal como dice el Evangelio (Mt.28:1-10), y en ningún momento el Cristo resucitado se aparece a sus discípulos para demostrarles que realmente ha resucitado, como así lo narra el Nuevo Testamento (Jn.21:1-14). Es decir, la película de Mel Gibson es simplemente un engendro diabólico y falso, donde se han mezclado las fábulas visionarias de esa monja espiritista con las invenciones de Mel Gibson, y donde se han eliminado pasajes enteros mencionados en la verdadera Pasión del Cristo que encontramos narrada en el Evangelio. Toda esa película de Mel Gibson es una obsesión demencial por el sufrimiento de ese falso cristo, la sangre, la crueldad, y las escenas demoníacas rebosan en casi todas las secuencias, Mel Gibson se recrea en esos tormentos, en detrimento de lo más importante: la RESURRECCIÓN GLORIOSA DEL VERDADERO CRISTO, ya que es la resurrección gloriosa del Cristo, junto con su muerte y sepultura, el centro focal del Evangelio, la base del verdadero Cristianismo, y era este el mensaje o Buena Noticia de la muerte y resurrección deln Cristo Yeshúa el que los apóstoles predicaron a partir del Pentecostés (Hch.2:22-24, 5:30-32, 10:39-42. 1Co.15:1-4, etc.).

Por consiguiente, y para terminar, el cristo de la película de Mel Gibson es un FALSO CRISTO, lo cual ya predijo el verdadero Cristo: “21 Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis. 22 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos. 23 Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes.” (Mr.13:21-23). Y es este cristo falso el que los falsos evangelistas, como Billy Graham y otros muchos, o los papistas fanáticos, están dando a conocer por medio de este bodrio antibíblico y satánico que es la película de “la Pasión”, producida y dirigida por el actor papista y multimillonario Mel Gibson, y aplaudida con ganas por millones de católicos papistas, ¡y también por millones “evangélicos”!