La morada de Satanás y sus huestes espirituales de maldad

Por: Tito Martínez

En Apocalipsis 2:13 leemos que Satanás, en el siglo primero, tenía su trono en la ciudad de Pérgamo, indicando así que él tenía su centro de poder en esa ciudad, pero eso no significa que su MORADA fuera Pérgamo. Por ejemplo, la Biblia dice que Jesús mora en nosotros, los cristianos, pero eso no significa que Jesús ahora esté viviendo en la tierra literalmente, sino que él está en el cielo y en el futuro vendrá a vivir literalmente a la tierra, cuando él regrese del cielo. Lo mismo sucede con Satanás, él tiene su morada en los lugares celestiales, sin embargo, su centro de acción o su lugar de trabajo es en la tierra, donde engaña al mundo entero (Ap.12:9). Todos los reinos de la tierra le fueron entregados al diablo, pero eso no significa que él tenga su morada en la tierra, lo que significa es que él tiene poder sobre los gobernantes del mundo. Por eso es que Apocalipsis 12 dice bien claro que Satanás y sus ángeles serán arrojados DEL CIELO A LA TIERRA, y si serán arrojados del cielo a la tierra, es porque él y sus huestes espirituales de maldad TIENEN SU MORADA EN ESOS LUGARES CELESTIALES, tal como dijo Pablo:

Efe 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Cuando la Biblia habla de las regiones celestes, se refiere siempre al cosmos, el espacio donde están las galaxias y planetas. En esos lugares tienen su morada las huestes espirituales de maldad, Y LA TIERRA ES SENCILLAMENTE SU CAMPO DE ACCIÓN O LUGAR DE TRABAJO. 

La doctrina de que el diablo vive en el infierno, o vive en la tierra, es una burda mentira antibiblica inventada por el sistema iglesiero apóstata. El diablo trabaja en la tierra, PERO SU MORADA NO ESTÁ EN LA TIERRA. Por ejemplo, yo puedo trabajar en un una oficina, pero eso no significa que mi morada esté en esa oficina. Lo mismo sucede con Satanás y sus ángeles, ellos moran en las regiones celestes, pero trabajan en este planeta maldito.