LA GRAN RAMERA ES LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA

Por: Tito Martínez / 16 de julio de 2007 / versión PDF

Audio voz cibernética

Tambien puede interesarle: Roma será destruida al final por la bestia

Charla Bíblica sobre la identidad de la Gran Ramera

TRES RESPUESTAS DOCTRINALES A LOS PAPISTAS JESÚS HERNÁNDEZ Y MARCOS

Primera respuesta a Jesús Hernández
Segunda respuesta a Jesús Hernández
Respuesta a Marcos

La gran ramera siguió existiendo aun después de la caída de la Roma pagana e imperial, pues esa gran ramera SUBSISTE DENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA, es decir, dentro de la ROMA PAPAL. La Roma papal es sencillamente la heredera y sucesora de la antigua Roma pagana de los césares.

Los apologistas o defensores del catolicismo papista enseñan que la gran ramera mencionada en Apocalipsis 17 y 18 no es la Roma papal, sede de la iglesia católica romana, sino solamente la Roma pagana e imperial del siglo 1.

Veamos los argumentos que da en Internet uno de esos apologistas del papismo, llamado Jesús Hernández Roldán, y que he tomado de su web:  http://www.luxdomini.com/ramera.htm

Analicemos esos argumentos papistas de Jesús Hernández Roldán, y démosle respuesta.

PRIMERA RESPUESTA AL PAPISTA JESÚS HERNÁNDEZ ROLDÁN

1- El papista dice lo siguiente: “Primero haremos notar que el Apocalipsis dice que la Gran Ramera es una GRAN CIUDAD, no una INSTITUCIÓN, de modo que desde ahí, no puede ser la Iglesia Católica. ¿Será, por lo menos, la Ciudad del Vaticano?”

Respuesta:

Lo que dice el papista es mentira, pues la gran ramera es una ciudad, y una institución, concretamente es una IGLESIA FALSA, APÓSTATA, que tiene su sede o centro de poder en la ciudad de ROMA, la ciudad de las siete colinas (Ap.17:9). Una ramera, en sentido espiritual, es una RELIGIÓN FALSA, la cual pretende ser la esposa del Mesías, pero practica la idolatría, y por tanto, es infiel al Mesías. El título de “gran ramera” sí que se puede aplicar a la Roma pagana del antiguo imperio romano, ya que la Roma pagana del siglo uno estaba repleta de religiones falsas, idolatría, hechicerías y comercio, sin embargo, la iglesia católica romana es la heredera de esa gran ramera, pues esta gran ramera ha subsistido durante cientos de años dentro del catolicismo.

¡La iglesia de Roma proclama ser la única y verdadera Iglesia del Mesías!, sin embargo, es una gran ramera llena de idólatra, hechicerías, asesinatos, comercio y abominaciones, pues adora a galletas de harina (hostias) como si fueran el mismo Dios, ¡y eso es pura IDOLATRÍA de la peor especie!

2- El papista dice lo siguiente: “El Vaticano no es una “Gran Ciudad” (ocupa tan solo 0.44 kms. cuadrados), y de ningún modo está asentado sobre siete colinas, ya que se ubica al Oeste del río Tíber, mientras que las siete colinas de Roma están asentadas al Este del Tíber”.

Lo que dice el papista es mentira, ya que la profecía del Apocalipsis se está refiriendo a la ciudad que tiene su sede sobre siete colinas o montes, es decir, se refiere a la ciudad de ROMA. Ciertamente el Vaticano no tiene su sede sobre las siete colinas, ¡pero el Vaticano está dentro de la ciudad de las siete colinas, Roma!.

La ciudad de Roma ha sido durante más de 2000 años “la gran ciudad” que reina sobre los reyes de la tierra. La Roma pagana reinó sobre los reyes de la tierra en la época de los emperadores romanos, y lo sigue haciendo actualmente desde la Roma papal, ya que el poder papal tiene aun mucho dominio o influencia sobre los reyes de la tierra, basta con ver como los reyes y presidentes europeos y americanos se someten y se postran de rodillas ante el papote-bestia de turno, y como se someten a las directrices, idolatrías, hechicerías y dogmas falsos del papismo, lo cual significa que ¡la Roma papal reina o domina sobre esos reyes y presidentes!. Por lo tanto, cuando los cristianos bíblicos hablamos de la “gran ciudad” que reina sobre los reyes de la tierra, nos referimos a la ciudad de ROMA, no solamente a la antigua Roma pagana de los césares, ¡sino también a la Roma vaticana o papal!. Los palacios vaticanos son solamente UNA PARTE DE LA CIUDAD DE ROMA, esa sede papal es una parte integral de la ciudad de Roma, o dicho en otras palabras: el Vaticano y Roma SON LO MISMO, ya que forman parte de la misma CIUDAD que tiene su sede sobre las siete colinas o montes (Ap.17:9).

3- El papista dice lo siguiente: “Jerusalén también en otro tiempo era “la ciudad de las siete colinas”:

En la cultura oriental a la que pertenece San Juan, Jerusalén era conocida como “la ciudad de las siete colinas” (Pirke de-Rabbi Eliezer, Sección 10). Estas colinas son: 1″Escopus”, 2-“Nob”, 3-“el Monte de la Corrupción” o “el Monte de la Ofensa” o “el Monte de la Destrucción” (2 Reyes 23,13), 4- El original “monte Sión”, 5-la colina Suroeste también llamada “Monte Sión”, 6- el “Monte Ofel”, y 7- “La Roca” donde se construyó la fortaleza “Antonia”. El número siete significa perfección.”

Respuesta:

En primer lugar he de decir al lacayo del papismo Jesús Hernández que está cometiendo una terrible y estúpida contradicción, porque él primero dice que la gran ramera era la ROMA pagana del Imperio Romano, ¡y ahora dice que la gran ramera era la ciudad de Jerusalén!, pero vamos a ver, ¡aclárese usted!, ¿es la Roma pagana, o es la ciudad de Jerusalén?, ¡la gran ramera NO PUEDEN SER LAS DOS CIUDADES AL MISMO TIEMPO, ya que el Apocalipsis solo habla de UNA CIUDAD en la cual tiene su sede la gran ramera, y esa ciudad está asentada sobre los siete montes o colinas (Ap.17:9). Por lo tanto, no nos venga usted con ese estúpido cuento de que la gran ramera era la ciudad de Jerusalén, ¡porque usted mismo dice que la gran ramera era la Roma pagana del siglo 1!, ¿o es que usted enseña que la ciudad de Roma y Jerusalén son la misma ciudad?, ¿no se da cuenta usted de la contradicción ridícula que comete!

La cita de ese supuesto Rabbi Eliezer es totalmente apócrifa y falsa, por la sencilla razón de que “la ciudad de las siete colinas” es una expresión poética que JAMÁS ningún historiador dio a la ciudad de Jerusalén, sino a la ciudad de ROMA. Basta con tomar el buscador Google, y escribir las palabras “la ciudad de las siete colinas” y verá como se refiere a Roma. Veamos por ejemplo lo que dice la gran Enciclopedia cibernética Wikipedia:

Las siete colinas de Roma son una serie de promontorios que históricamente han formado el corazón de la ciudad de Roma. Situadas al este del río Tíber, este conjunto geográfico ha protagonizado numerosísimos pasajes literarios y son una referencia muchas veces repetida en la cultura popular. Las siete colinas de la Roma antigua eran Cermalus, Cispius, Fagutal, Oppius, Palatium, Sucusa y Velia, y figuran de forma prominente en la mitología romana, su religión y su política; tradicionalmente, se cree que la ciudad original fue fundada por Rómulo y Remo sobre el monte Palatino (Collis Palatinus). Las otras seis son hoy en día el monte Aventino (Collis Aventinus), el Capitolino (Capitolinus), el Quirinal (Quirinalis), el Viminal (Viminalis), el Esquilino (Esquilinus), y el Celio (Caelius). http://es.wikipedia.org/wiki/Las_siete_colinas_de_Roma.

Esa supuesta cita oscura de un tal Rabbi Eliezer es, por tanto, una total falsedad, pues la ciudad de Jerusalén jamás fue conocida como “la ciudad de las siete colinas”, pero el papismo diabólico y mentiroso, como siempre, se suele agarrar a cualquier “clavo ardiendo”, como es esa cita apócrifa y falsa para apoyar sus tesis mentirosas. Por cierto, que el lector coja cualquier biblia católica comentada, y que vea lo que dicen los comentaristas papistas sobre la ciudad de las siete colinas mencionada en Apocalipsis 17:9, y para sorpresa verá que en todas esas biblias católicas la ciudad de las siete colinas siempre es ROMA, ¡nunca Jerusalén!, lo que ocurre es que, lógicamente, esos comentaristas bíblicos papistas enseñan que se trata solamente de la Roma pagana del antiguo Imperio Romano, ¡nunca de la Roma vaticana!, lo cual es obvio, ya que un papista no va a decir jamás que la gran ramera es la Roma vaticana, pero NINGÚN COMENTADOR BIBLICO, YA SEA CATÓLICO O PROTESTANTE, ENSEÑA QUE LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SEA JERUSALÉN, ¡TODOS DICEN QUE ES ROMA!.

4- El papista dice lo siguiente: “Otros pasajes del Apocalipsis también se refieren a Jerusalén como la Gran Ciudad en forma condenatoria: “Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado. -Apocalipsis 11,8”.

Respuesta:

Ese argumento papista es tremendamente falso y estúpido, pues como vimos más arriba, el papista dice primero que la gran ramera era la ROMA pagana del Imperio Romano, y si era la Roma pagana, ¡entonces no puede ser Jerusalén!, ya que Jerusalén y Roma son dos ciudades totalmente diferentes. La gran ramera tiene su sede o centro de poder en UNA SOLA CIUDAD, y esta es ROMA, la ciudad de las siete colinas o montes (Ap.17:9), esta era la ciudad que REINABA SOBRE LOS REYES DE LA TIERRA EN LOS DÍAS DE JUAN (Ap.17:18), ¡y esa ciudad imperial que reinaba sobre los reyes de la tierra en el siglo 1 no era Jerusalén, sino solamente ROMA!, ¿queda claro, papistas?. Es una vulgar mentira decir que esa gran ciudad de Apocalipsis 17:18 era Jerusalén. Decir que la gran ciudad de Apocalipsis 11:8 es la misma gran ciudad de Apocalipsis 17:18, porque a las dos ciudades se las llama “la gran ciudad” es un argumento realmente idiota y falso, ya que esto es como si yo digo que la gran ciudad de Nueva York es la misma gran ciudad de París, porque a ambas ciudades se las llama “la gran ciudad”. El Apocalipsis habla claramente de DOS GRANDES CIUDADES MALVADAS, la primera gran ciudad es la ciudad de Jerusalén, donde también fue crucificado el Señor (Ap.11:8), y la segunda gran ciudad es la capital de la gran ramera, la ciudad de las siete colinas: ROMA, la cual reinaba sobre los reyes de la tierra en el siglo 1 (Ap.17:18). Por lo tanto, el argumento que dan algunos papistas, referente a que la gran ramera era Jerusalén, eso un argumento idiota y falso, ¡ya que esos mismos papistas dicen que la gran ramera era la Roma pagana!, y si la gran ramera era la Roma pagana, ¡entonces no puede ser Jerusalén!. La frase “la gran ciudad” se refiere a DOS ciudades diferentes: Jerusalén y Roma. Cuando en Apocalipsis 17:18 se menciona a la gran ciudad, se refiere solo a Roma, la ciudad de las siete colinas, y cuando en Apocalipsis 11:8 se menciona la gran ciudad, se refiere a Jerusalén, pero la gran ramera tiene su sede o centro de poder solo en Roma, no en Jerusalén.

5- El papista dice lo siguiente: “Pero la Roma pagana y la Jerusalén apóstata coinciden con la descripción de la ciudad embriagada con la sangre de los santos y los mártires de Jesús. Y ya que fueron notorios perseguidores de Cristianos, el público original habría automáticamente pensado en una de estas dos como la ciudad que persigue Cristianos, no una Roma Cristiana nunca soñada que estaba a siglos en el futuro…  El Imperio Romano se manchó las manos al matar sangrientamente a muchos mártires de Jesús, a lo largo de las persecuciones de Nerón, Decio, Domiciano, Valeriano, Diocleciano y hasta Juliano el Apóstata. La Inquisición nunca mató a nadie por “creer en Cristo”.

Respuesta

Ciertamente Roma y Jerusalén persiguieron de forma esporádica a los cristianos en el siglo 1. Sin embargo, en Apocalipsis 17:6 leemos que la gran ramera, que tiene su sede en la ciudad de las siete colinas, Roma, está “ebria de la sangre de los santos y de los mártires de Jesús “. La Roma pagana de los primeros siglos persiguió a los cristianos verdaderos, los santos, y la Roma papal también persiguió y asesinó a millones de santos, durante siglos de inquisición papal. Por lo tanto, la gran ramera de Apocalipsis 17 y 18 no solo se refiere a la Roma pagana del siglo uno, sino también a la Roma papal de la edad media.

El papista Jesús Hernández menciona la persecución contra los cristianos de la antigua Roma y la Jerusalén del siglo 1, pero ese papista se calla de forma astuta e hipócrita para no mencionar las terribles persecuciones que la ROMA PAPAL realizó durante cientos de años contra millones de cristianos, a través de esa organización papista satánica y asesina llamada “la santa inquisición”, y que fue la culpable de torturar y asesinar, por orden de los papas, a decenas de millones de cristianos. Y para colmo, ese papista dice que esos perseguidos no eran cristianos, sino herejes.

Desde el siglo 14 hasta el 19 millones de cristianos, llamados husitas, valdenses, luteranos, protestantes, etc. fueron torturados y asesinados de las formas más terribles por la Roma papal. Unos cristianos fueron descuartizados, unos fueron decapitados y muchos fueron quemados vivos en las piras de los llamados “autos de fe”. Las persecuciones de la Roma papal o vaticana contra los cristianos fueron muchísimo más crueles y satánicas que las persecuciones realizadas por la Roma pagana de los primeros siglos de cristianismo, ¿por qué?, porque las persecuciones de la Roma pagana del Imperio Romano fueron persecuciones esporádicas realizadas por unos pocos emperadores romanos en lugares concretos del Imperio, sin embargo, las persecuciones de la Roma vaticana fueron persecuciones constantes y en toda Europa, realizadas por la inquisición papal EN EL NOMBRE DE CRISTO, por lo tanto, las persecuciones de la Roma vaticana contra los cristianos fueron infinitamente peores y más abominables que las persecuciones realizadas por la Roma pagana, por eso es que el apóstol Juan, cuando vio a esa gran ramera ebria de la sangre de los santos, se quedó asombrado, maravillado en gran manera (Ap.17:6), pero esto, claro está, lo ocultan estos lacayos del papismo, la gran ramera, y encima, para colmo del cinismo, el papista Jesús Hernández se atreve a decir la espantosa mentira de que la Roma papal, a la que él llama “la Roma cristiana”, nunca persiguió a los cristianos, ¿pero será embustero ese papista del Diablo?, es decir, que para ese papista mentiroso la inquisición papal era algo cristiano que formaba parte de la “Roma cristiana”, y que todos esos millones de asesinatos de cristianos efectuados por el papismo era algo muy loable y beneficioso para el mundo. ¿Se puede ser más hijo de Satanás?

He de decir, estimado lector, que durante la revolución Francesa de finales del siglo 18 la gran ramera, es decir, la iglesia católica romana, RECIBIÓ DE SU MISMA “MEDICINA” que ella dio durante siglos a millones de cristianos, ya que la bestia judía e illuminati-masónica que lideraba y controlaba la revolución francesa se ensañó como nadie en la Historia contra el poder papal y contra los papistas franceses. Entre 1789 y 1799 los revolucionarios judíos anticristo y masones pagaron a la gran ramera, la iglesia católica romana, con la misma moneda con la que ella pagó a los cristianos hugonotes dos siglos antes. Cualquiera puede leer en los libros de Historia o en las Enciclopedias lo que esos revolucionarios judíos-illuminati-masones franceses hicieron a la gran ramera. Miles de clérigos papistas fueron decapitados en la guillotina, sus edificios destruidos, sus riquezas robadas, confiscadas, y hasta el papote-bestia de turno fue llevado preso a Francia. Casi la gran ramera dejó de existir en Francia, pues mataron a cientos de miles de papistas, especialmente a curas y obispos, los cuales perdieron la cabeza en la guillotina revolucionaria, y de esta manera el papismo recibió un justo castigo por todos los terribles crímenes que esa iglesia del Diablo realizó en Francia, especialmente en el siglo 16, cuando ordenó el asesinato sin piedad de todos los protestantes franceses, llamados cristianos hugonotes, en la llamada “matanza de San Bartolomé”, que comenzó el día 24 de agosto de 1572, y duró varios meses. En esas masacres de la gran ramera contra los cristianos hugonotes de Francia decenas de miles de cristianos murieron por orden del papa. La bestia-papote de turno, Gregorio XIII, en cuanto supo la noticia del exterminio de los cristianos hugonotes en Francia organizó una misa solemne Te Deum en la basílica de San Pedro, ¡¡para dar gracias a Dios por esa matanza de los cristianos hugonotes franceses!!. Esta bestia-papote incluso mandó acuñar monedas para celebrar ese asesinato de los cristianos hugonotes. Entonces el rey español y papista fanático Felipe II también demostró su satisfacción por la matanza de los cristianos hugonotes, y él mismo, con el apoyo y bendición de la gran ramera, ordenó también el asesinato de los cristianos protestantes de España, los cuales fueron perseguidos sin piedad, encarcelados, torturados y quemados vivos en los satánicos “autos de fe” celebrados incluso con la presencia personal de ese satánico y asesino rey papista Felipe II, el cual contemplaba con gozo sádico y diabólico como los cristianos protestantes españoles agonizaban y morían abrasados vivos en los “autos de fe” celebrados por la inquisición papal.

Algo muy parecido a lo ocurrido durante la revolución francesa ocurrió también en España durante la segunda república y durante la guerra civil, entre 1936 y 1939, donde la iglesia papista española también recibió de la misma “medicina” que ella aplicó a miles de cristianos protestantes españoles durante siglos de inquisición. Las autoridades masonas, ateas, comunistas y anarquistas que gobernaban España pagaron a la gran ramera con la misma moneda, y miles de curas y obispos fueron torturados y asesinados, y cientos de edificios papistas fueron quemados y las propiedades y tesoros de la gran ramera confiscadas, sencillamente Dios utilizó a esa bestia judía, comunista y masónica para castigar una vez más a la gran ramera, la iglesia de Roma.

“porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.  Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble. Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga.” (Ap.18:5-8).

¿Lo ha leído bien?. Esa maldita y asesina iglesia de Satanás en la tierra, la iglesia católica romana, la gran ramera, va a recibir el doble de lo que ella ha dado a otros. Esa iglesia apóstata y hechicera asesinó a millones de cristianos durante siglos de inquisición papal, y seguramente lo volverá a hacer en el futuro, cuando se una al poder imperial de la bestia, el futuro falso mesías. Esa gran ramera robó o confiscó las propiedades a millones de personas, y ella recibirá el doble, pues los clérigos y laicos papistas serán también asesinados, y todas sus riquezas robadas, confiscadas, y esto sucederá cuando la bestia y sus diez reyes aliados odien a la gran ramera y la destruyan. Esta iglesia, la gran ramera, dice reinar sobre la tierra, y dice que es la esposa del Mesías, pues afirma que ella no es viuda, pero en solo día vendrán sus plagas, que serán la muerte, el llanto y el hambre que se apoderarán de ella, y entonces su capital, Roma, será destruida en una sola hora por una gran explosión nuclear, y dicha ciudad maldita desaparecerá y jamás será hallada, pues será reducida a cenizas por la gran explosión nuclear, ¡porque Dios el Señor es quien la destruirá!, pero lo hará por medio de la bestia y sus diez reyes aliados. Los mismos reyes con los que la iglesia de Roma vivió en placeres y lujos, serán los que odiarán a esa gran ramera y la destruirán con fuego, y entonces la iglesia de Satanás en la tierra, disfrazada de “única iglesia verdadera”, desaparecerá para siempre de la faz de la tierra. ¡Gloria a Dios por ello!

Señor Hernández, ciertamente la inquisición papal nunca mató a nadie por creer en el Cristo, ¡la inquisición papal asesinó a millones de cristianos por no creer en el papote-bestia ni en su iglesia, la gran ramera!.

Mire usted, la Roma pagana del Imperio Romano tampoco mató a los cristianos de los primeros siglos por creer en el Cristo. Las autoridades del antiguo Imperio Romano eran SINCRETISTAS, es decir, su filosofía religiosa permitía la total libertad religiosa en sus provincias conquistadas y cada ciudadano romano, súbdito o esclavo podía servir y adorar a los dioses que les dieran la gana. Roma permitía que existieran los cristianos y todo tipo de creencias o cultos, y los cristianos tenían total libertad religiosa dentro del Imperio Romano, como cualquier otra religión o secta, y dichas autoridades romanas, durante los primeros 30 años de cristianismo, nunca se opusieron a que los cristianos creyeran en el Mesías Jesús , ni tampoco persiguieron a los cristianos. El conflicto de Roma con los cristianos estalló en el año 64, ¡unos 30 años después de que comenzara el cristianismo!, y comenzó exactamente cuando la esposa de Nerón, Popea, que era una ramera judía que odiaba a los cristianos, convenció a su esposo Nerón para que matara a todos los cristianos del Imperio. Entonces el emperador Nerón incendió Roma, posiblemente instigado y aconsejado por su malvada esposa Popea, y después culpó de dicho incendio de Roma a los cristianos, dando comienzo la primera persecución romana contra los cristianos, la cual terminó en el año 68, con la muerte de Nerón.

Otros emperadores romanos que vinieron después ordenaron que fueran adorados como dioses, y que se les ofreciera incienso y oraciones a sus imágenes, so pena de muerte, y obviamente los cristianos se negaron a practicar esa idolatría, rehusando adorar al emperador y a ofrecerle incienso, y es entonces cuando fueron nuevamente perseguidos y asesinados, ¡por negarse a adorar al César de Roma!, PERO NO POR CREER EN EL MESÍAS JESÚS .

Algo parecido sucedió con todos los millones de cristianos que la inquisición papal ordenó matar durante cientos de años en Europa. Los papotes-bestias de la gran ramera no mataron a todos esos cristianos por creer en el Cristo, sino que ordenaron su exterminio porque esos miles de cristianos SE NEGARON SOMETERSE AL DOMINIO DE LOS PAPAS, y rehusaron reconocerle como el vicario de Cristo, viendo en él al hombre de pecado predicho por el apóstol Pablo (2Ts.2:3-4), y también veían a la iglesia católica romana como la gran ramera mencionada en el Apocalipsis, ¡y por esa razón el papote-bestia ordenó el asesinato de todos esos millones de cristianos!, a los cuales les dieron diferentes nombres: valdenses, husitas, hugonotes, protestantes, etc. La inquisición papal los buscó, los torturó y los asesino de las formas más horribles, ¡y todo en el nombre de Cristo!. Por eso es que la profecía dice que la gran ramera, la iglesia de Roma, está ebria de la sangre de los santos y de los mártires de Jesús  (Ap.17:6).

6- El papista dice lo siguiente: “El Apocalipsis en ningún momento dice que la Gran Ramera es “la iglesia apóstata”. Eso es un prejuicio que nos quieren meter de contrabando los anticatólicos. Lo que dice es que la Gran Ramera es “la gran ciudad que tiene soberanía sobre los reyes de la Tierra” (Apocalipsis 17:18). Roma coincide con esa descripción. En Roma se centraban los poderes imperiales, el emperador, el Senado, la Guardia Pretoriana y los cónsules. También los dictadores como Julio César y Sila, no se consideraron satisfechos hasta no entrar a la Ciudad Eterna con sus legiones -durante las Guerras Civiles-.Roma, por lo tanto, tenía soberanía sobre muchos reyes de la Tierra, hasta su caída. Sin embargo, la Iglesia Católica nunca ha estado en esa situación. En la Edad Media no gobernó a los reyes de la Tierra, de hecho tuvo muchos problemas con ellos, el emperador de Bizancio, por ejemplo, no se sometió a Ella, sino que aceptó el Cisma de Oriente.”

Respuesta:

Pero vamos a ver, señor Hernández, ¿en qué quedamos?, ¿no dice usted que la gran ramera era la ciudad de Jerusalén en el siglo 1?, si según usted la gran ramera era Jerusalén, ¡entonces no puede ser Roma!, porque Roma y Jerusalén son dos ciudades totalmente diferentes. Pero ahora usted dice que la gran ramera era la ciudad de Roma. Usted sencillamente no sabe ni lo que escribe y no entiende de lo que habla. El Apocalipsis dice bien claro que la gran ramera tiene su sede o centro de poder en UNA CIUDAD, no en dos ciudades, y esa gran ciudad es la ciudad de las siete colinas, es decir, ROMA, que era la ciudad que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan. Esa gran ramera era la Roma pagana del imperio romano, pero también es la Roma papal, la cual pretende ser la esposa o Iglesia del Mesías Jesús , sin embargo, no lo es, sino que es una gran ramera, ebria de la sangre de los santos y de los mártires de Jesús  (Ap.17:6). El Nuevo Testamento dice que la Iglesia ha sido desposada con el Mesías: “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura al Mesías.” (2Co.11:2). Por lo tanto, una ramera, en sentido espiritual, es una iglesia infiel al Mesías, la cual fornica con los reyes de la tierra, y la ciudad de Roma es la sede de una sola iglesia que pretende ser la esposa del Mesías, pero que ha fornicado y fornica en sentido espiritual con los reyes y poderosos de la tierra, ¡y es la IGLESIA DE ROMA!, por lo tanto, en esa iglesia falsa subsiste la gran ramera, la cual al final será destruida por fuego en una sola hora, y nunca más será hallada (Ap.18:17-21).

Usted, señor Hernández, dice que la iglesia católica romana jamás ha tenido ni tiene soberanía sobre los reyes de la tierra. Eso que usted dice es una burda mentira, ¡y usted sabe que miente!. Cualquiera que conozca un poco la Historia verá que la iglesia de Roma, y especialmente el papado, ha tenido y aun tiene un gran poder y dominio sobre los reyes de la tierra, especialmente sobre los reyes y presidentes católicos de Europa y América. Todos los reyes y presidentes papistas se someten sin rechistar a la autoridad papal y a los dogmas falsos del papismo, ya que el papote-bestia de turno afirma ser el vicario del Mesías en la tierra, y por tanto pretende tener el dominio o reinado sobre todos los reyes del mundo, de ahí la triple corona papal adornada de oro y piedras preciosas. Esa triple corona papal simboliza las pretensiones de poder y dominio mundial que se arroga el papote-bestia de turno. Esa triple corona papal simboliza el poder del papismo sobre los reyes de la tierra, un poder y dominio que ejerce sin ninguna duda sobre todos los reyes y presidentes papistas de la tierra, los cuales se tienen que someter al papote-bestia y a su iglesia, y creer en sus dogmas falsos, si no quieren ser excomulgados de la gran ramera, la iglesia de Roma.

7- El papista dice lo siguiente: “Púrpura y rojo no son los colores dominantes de la vestimenta del clero Católico. El blanco lo es. Todos los sacerdotes llevan blanco (incluyendo Obispos y Cardenales cuando están celebrando Misa), inclusive el Papa también lo hace.”

Respuesta:

Señor Hernández, esa respuesta suya le traiciona, y demuestra su crasa ignorancia del Apocalipsis, porque resulta que el Apocalipsis dice bien claro que el primer color que caracteriza a la gran ramera es el LINO BLANCO, seguido de la púrpura y la escarlata, leámoslo: “¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!” (Ap.18:16). Mire usted, papista, el lino fino, según la Biblia, es de color BLANCO, y resulta que el lino blanco es el color principal del clero papista, como usted bien dice. En el diccionario bíblico e-sword leemos lo siguiente sobre el lino: “El vocablo «shesh» (blanco) se traduce, generalmente, como «lino fino». José fue revestido de este lino fino por orden de Faraón (Gen_41:42); se emplea frecuentemente de las telas del tabernáculo (Exo_26:1, 31, 36; 27:9, 16, 18); forma parte de las vestimentas del sumo sacerdote (Exo_28:4-5, 39; 39:27-29). La Esposa del Cordero aparecerá vestida de lino fino, limpio y resplandeciente (Rev_19:8). Por su blancura, representa «las acciones justas de los santos».

Como puede ver, el lino fino es de color blanco, ¡y esa es la vestidura principal de la gran ramera!, y usted mismo reconoce que el color blanco es la vestidura principal de la iglesia católica, pero el blanco no es el único color que identifica a la gran ramera, pues el Apocalipsis también menciona los colores púrpura y escarlata, los cuales son los colores fundamentales del alto clero papista, especialmente de los CARDENALES, los cuales son conocidos como “purpurados”, por el color púrpura de su vestimenta babilónica. Por consiguiente, el blanco, la púrpura y la escarlata son los tres colores que identifican a la gran ramera, la cual tiene su sede en la ciudad de las siete colinas, Roma, ¡y esos tres colores son los colores característicos de la IGLESIA CATÓLICA ROMANA!, por lo tanto, la gran ramera solo puede ser la iglesia de católica romana, y ninguna otra más.

Apocalipsis 18:16 también dice que la gran ramera se adorna con oro, piedras preciosas y perlas. Usted afirma que la iglesia católica romana no está adornada con esos materiales, ¡pero usted miente como un bellaco cuando afirma tal cosa!, ya que ciertamente la iglesia católica romana, y concretamente algunos de sus objetos ceremoniales más valiosos, están adornados de oro, piedras preciosas y perlas. Cientos de objetos utilizados por el papismo, como cálices, relicarios, coronas, etc., están adornados de oro, piedras preciosas y perlas. La triple corona papal, que simboliza el poder mundial y espiritual del papado está adornada de oro, piedras preciosas y perlas, de modo que no venga usted ahora mintiendo, y negando lo que es una realidad.

Abajo inserto una foto de la triple corona papal, así como fotos de dos papotes del siglo 20 portando dicho objeto en la cabeza.

 

Abajo fotos de cálices utilizados por el papismo en sus misas blasfemas, y adornados con oro y piedras preciosas

Abajo fotos de papas y cardenales vestidos de lino blanco, púrpura y escarlata, los colores de la gran ramera

8- El papista dice lo siguiente: “Según Apocalipsis 17: 8 y 9, cinco reyes de la Babilonia han caído, en el momento en que el ángel dicta a San Juan el Apocalipsis. Si la Iglesia Católica hubiera existido hasta el 313 D.C. con Constantino, ¿Cómo es posible que hubieran caído reyes de una Iglesia que aún no existía?”

Respuesta:

La pregunta que hace el papista es falsa. El pasaje del Apocalipsis no dice por ninguna parte que esos siete reyes o reinos sean la gran ramera, lo que dice es que los siete montes donde se sienta la gran ramera representan también siete reyes o reinos:

“Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes, cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.” (Ap.17:9-10). Esos siete imperios o reinos NO SON LA GRAN RAMERA, por lo tanto, el papista miente, ya que está confundiendo esos siete imperios con la gran ramera.

9- El papista dice lo siguiente: “Cristo prometió a la Iglesia que las puertas del infierno no prevalecerían contra Ella (Mateo 16:18), y prometió estar con Ella hasta el fin del mundo (Mateo 28:20). Si la Iglesia se convirtió en Prostituta, ¿Dónde queda la promesa de Cristo de que el infierno no prevalecería contra ella? Si la Iglesia se corrompió y se convirtió en un “sistema religioso romanista paganizado”, ¿No prevalecieron las fuerzas del mal contra ella? ¿No sería esto hacer mentirosa la promesa de Cristo?

Respuesta

Ese argumento papista es falso. El Mesías Jesús  dijo que la puertas del hades, es decir, el poder de la muerte, no prevalecerá contra su Iglesia (Mt.16:18), esto significa que el poder de la muerte no vencerá a los verdaderos cristianos, ya que al final, cuando el Mesías venga en gloria, los verdaderos cristianos resucitarán en gloria, y entonces vencerán a la muerte, la cual ya no tendrá ningún poder sobre ellos (1Co.15:23, 50-54). El Mesías prometió estar, de forma espiritual, con sus verdaderos discípulos todos los días, hasta el fin del mundo (Mt.28:20), pero esas palabras del Mesías Jesús  de ninguna manera sirven para enseñar esa mentira satánica de que la iglesia católica romana es la única y verdadera iglesia del Mesías, lo que demuestran esas palabras del Mesías es que los verdaderos cristianos RESUCITARÁN, y vencerán a la muerte y el hades. De la misma manera que hay una Iglesia de Dios en la tierra, formada por los verdaderos cristianos, ¡también hay una iglesia de Satanás en la tierra!, formada por la cizaña, los falsos cristianos, y esta iglesia de Satanás en la tierra es llamada en el Apocalipsis “La gran ramera, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra” (Ap.17:5), y esta gran ramera tiene su sede o centro de poder en ROMA, la ciudad de las siete colinas (Ap.17:9). Solo existe una iglesia en el mundo que tiene su sede o centro de poder en la ciudad de Roma, y es la IGLESIA CATÓLICA ROMANA, no existe otra. Esta gran ramera, o iglesia de Satanás en la tierra, SÍ QUE SERÁ DESTRUIDA, ya que en el futuro, el falso mesías (la bestia) y su diez reyes aliados odiarán a esa gran ramera, la despojarán de todas sus riquezas, y la destruirán con fuego en una sola hora, pues su capital, Roma, será destruida por fuego, y nunca más será hallada, dejará de existir esa maldita ciudad (Ap.17:16, 18:17-21), como ya dije, ¡esa profecía del Apocalipsis jamás se ha cumplido en el pasado!, sino que se cumplirá en el futuro, cuando la ciudad de Roma, y el Vaticano que se encuentra dentro de ella, sea destruida por fuego en una sola hora.

Por consiguiente, ese típico argumento papista es tremendamente falso, ellos repiten esa gran mentira porque están convencidos que su iglesia católica romana es la única iglesia verdadera, la única que fundó en Mesías Jesús , pero ya he demostrado en este documento que eso es totalmente falso, ¡la iglesia católica romana JAMÁS fue fundada por el Mesías Jesús !. En el Nuevo Testamento usted no va a encontrar un solo pasaje donde se diga que los cristianos se llamaran “católicos”. Los verdaderos cristianos del siglo 1 nunca tuvieron ese nombre, sino que se llamaban santos, cristianos, discípulos, hermanos, ¡pero JAMÁS CATÓLICOS!, esto es tremendamente importante y significativo, pues demuestra sin ninguna duda que los católicos NO SON CRISTIANOS, ellos creen que son cristianos, pero no lo son, ya que son miembros de la gran ramera romana, la iglesia de Roma, y siguen ciegamente doctrinas abominables y falsas contrarias a las doctrinas enseñadas por el Mesías Jesús  y sus apóstoles.

10- Y para terminar, preguntaré lo siguiente: el hecho de que la iglesia católica romana sea la gran ramera, la iglesia de Satanás en la tierra, ¿significa esto que dentro de ella no existe pueblo de Dios?, la respuesta la da el propio Señor Dios en el Apocalipsis, leámoslo:

Este pasaje del Apocalipsis es de una importancia crucial, ya que en él se dice bien claro que dentro de la gran ramera, y que en sentido espiritual se llama “Babilonia la grande”, hay pueblo de Dios, es decir, hay verdaderos cristianos que creen en el verdadero Evangelio, y por tanto, forman parte de la Iglesia del Mesías. Pero observe usted lo que dice el Señor, él da un claro MANDAMIENTO a ese pueblo suyo que existe dentro de la gran ramera, la iglesia católica romana, y les dice que SALGAN, que abandonen esa gran ramera, para que ellos no reciban parte de las terribles plagas que vendrán sobre la gran ramera al final, cuando la bestia y sus diez reyes aliados la destruyan. Por consiguiente, si usted que está leyendo este documento es católico o católica, y cree ser un verdadero cristiano, ¡entonces OBEDECERÁ la voz o mandamiento del Señor Dios!, y saldrá cuanto antes de esa iglesia de Satanás en la tierra, la gran ramera!, ya que solo las verdaderas “ovejas” del Mesías Jesús  escuchan su voz y le obedecen o siguen. Si usted no obedece ese mandamiento del Señor Dios escrito en Apocalipsis 18.4, significará entonces que usted no forma parte del pueblo de Dios, ni de las “ovejas” del Señor. ¡Es usted quien debe tomar esa importante, y tal vez dolorosa decisión de salir o abandonar esa iglesia apóstata, la gran ramera!.

En este documento simplemente he aportado los datos y los argumentos bíblicos e históricos que demuestran que la gran ramera era la Roma pagana del antiguo imperio romano, la cual subsiste dentro de la iglesia católica romana. Los argumentos esgrimidos por los lacayos y apologistas del papismo han quedado totalmente refutados y pulverizados, ¡esos lacayos del papismo mienten descaradamente con esos falsos y ridículos argumentos!. de modo que ahora es usted quien debe tomar esa importante decisión y abandonar esa gran ramera, para no recibir al final las terribles plagas que Dios la enviará.

Muchos se preguntan: “Y si abandono la iglesia católica romana, ¿a dónde iré?, ¿me haré de alguna iglesia o secta protestante-evangélica?, ¿me haré “testigo de Jehová”, mormón, adventista, o de cualquier otra secta?”. La respuesta que siempre doy a los que hacen esta lógica pregunta siempre es la misma: ¡¡NO SE HAGA USTED DE NINGUNA IGLESIA O SECTA DE LA CRISTIANDAD!!, NO SE HAGA MIEMBRO DE NINGUNA DE ELLAS, NO PERMITA QUE NINGÚN PASTOR, SACERDOTE O EVANGELISTA DECIDA POR USTED EN CUESTIONES ESPIRITUALES O DOCTRINALES, ya que TODAS esas iglesias o sectas de la cristiandad apóstata enseñan grandes mentiras doctrinales. Escudriñe usted las Sagradas Escrituras, especialmente le Nuevo Testamento, y entonces Dios, por medio de su espíritu, le guiará a toda la verdad y le protegerá hasta el final.

Para pertenecer a la verdadera Iglesia de Dios, y para ser salvo, no hace falta que seamos miembros de alguna iglesia o secta de la cristiandad apóstata. Yo, personalmente, hace muchos años que no soy miembro de ninguna iglesia o secta de la cristiandad, sencillamente SOY LIBRE, con aquella libertad con la que el Mesías Jesús  nos hizo libres:

“Dijo entonces Jesús  a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres… Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” (Jn.8:31-33, 36).

SEGUNDA RESPUESTA AL PAPISTA JESÚS HERNÁNDEZ ROLDÁN

Esta segunda respuesta mía es la réplica a la respuesta publicada por el papista Jesús Hernández Roldán en este sitio Web: http://www.luxdomini.com/tito_ramera.htm

1- Quiero dejar claro que cuando te llamo “papista idólatra adorador de galletas” no es ninguna mentira ni ninguna injuria o insulto falso hacia tu persona, pues ciertamente los papistas como tu sois unos idólatras que adoráis galletas, es decir, a los falsos cristos-galletas, y que vosotros llamáis “eucaristía”, y adoráis a esas galletas de harina COMO SI FUERAN DIOS MISMO, pues la gran ramera os ha engañado y os ha hecho creer que esa galleta de harina que en las misas os meten por la boca es el mismísimo Hijo de Dios, ¡con su cuerpo, alma y divinidad!. Esta es la doctrina más diabólica y falsa de toda la historia de la Humanidad, y la peor idolatría de todas. Por si no lo sabes, te diré lo que dice el Nuevo Testamento sobre el destino final de todos los idólatras:

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” (1Co.6:9-10).

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Ap.21:8).  

Por lo tanto, ya lo ves, si tu sigues practicando esa maldita idolatría dentro de la gran ramera, la iglesia de Roma, lo que te espera al final es la muerte segunda en el lago de fuego. Esto, obviamente, demuestra a las claras que vosotros los católicos papistas NO SOIS CRISTIANOS, sino paganos e idólatras, y lo peor de todo: apóstatas, pues habéis apostatado de la verdadera fe y de la verdadera doctrina cristiana, para iros en pos de los falsos cristos, entre los cuales están los falsos cristos-galletas que os meten los curas por la boca, en sus blasfemas misas, y que después, lógicamente, van a parar a la letrina, como cualquier porquería.

Para una refutación total de los falsos cristos-galletas levantados por la gran ramera, te invito a que leas o escuches este estudio de un servidor: http://www.las21tesisdetito.com/lamisa.htm

2- Dices que mis enseñanzas, mis doctrinas, son basura. Pues no, ¡basura es lo que la gran ramera os da a vosotros!, eso sí que es pura bazofia, porquería espiritual que os llevará a la perdición eterna, y la principal basura de todas es ese falso cristo-galleta que los curas pedófilos, fornicarios y sodomitas de la gran ramera os meten por la boca en sus blasfemas y repugnantes misas, y que no son más que burdas falsificaciones de la verdadera Cena del Señor mencionada en el Nuevo Testamento. Basura es lo que os da la gran ramera, cuando os dice falsamente que el apóstol Pedro fue el primer papa. Basura es lo que os da la gran ramera cuando os dice que su iglesia es la única y verdadera Iglesia de Dios, cuando en realidad es la gran ramera, la iglesia de Satanás en la tierra. Basura es lo que os da la gran ramera cuando os miente diciendo que es bueno postrarse ante las imágenes para honrarlas, darlas culto. Basura es lo que os da la gran ramera, cuando os miente vilmente, diciendo que ella no es la gran ramera, sino que la gran ramera era la Roma pagana del antiguo Imperio Romano, o la ciudad de Jerusalén.

3- Efectivamente, el Apocalipsis identifica a la gran ramera con la ciudad que reina sobre los reyes de la tierra (Ap.17:18), porque el Apocalipsis dice que la gran ramera tiene su sede o centro de poder en ROMA, la ciudad de las siete colinas (Ap,17:9). Tu y tu madre, la gran ramera de Roma, enseñáis que esa gran ramera era solamente la Roma pagana del antiguo Imperio Romano, pero esa mentira ya le he rebatido y pulverizado en mi estudio, pero obviamente no te has enterado. Vamos a ver, idólatra adorador de galletas, como ya dije en mi estudio, esa gran ramera es absolutamente IMPOSIBLE que fuera solamente la Roma pagana del Imperio Romano, por la sencilla razón de que esa Roma pagana de los césares JAMÁS PRETENDIÓ SER LA IGLESIA O ESPOSA DEL MESIAS JESÚS . Me explico: el Nuevo Testamento dice bien claro que la ESPOSA del Mesías es SU IGLESIA, por lo tanto, una gran ramera, desde el punto de vista del Nuevo testamento, es una IGLESIA FALSA, que pretende ser la esposa del Mesías, pero que es infiel al Mesías, fornicando espiritualmente con los reyes y poderosos de la tierra. Por consiguiente, todo el argumento tuyo y de la gran ramera, tu iglesia, queda totalmente refutado y pulverizado ya desde el principio, ya que –repito- la Roma pagana del Imperio Romano jamás ha pretendido ser la única iglesia verdadera ni la esposa del Mesías, SIN EMBARGO, LA IGLESIA DE ROMA SÍ QUE PRETENDE SER LA ÚNICA IGLESIA VERDADERA Y LA ESPOSA DEL MESÍAS, sin embargo, en lugar de ser la esposa del Mesías, es una gran puta, una asesina y una hechicera, con otras “hijas” rameras que salieron de ella (Ap.17.5), y que son el resto de iglesia falsas que salieron del papismo, pero que al final volverán a su madre ramera de donde salieron (ecumenismo).

Esa ciudad de la siete colinas, Roma, en el siglo 1 reinó sobre los reyes de la tierra, y la Roma papal, que es la sucesora de la Roma pagana, hace exactamente lo mismo: reina sobre los reyes y poderosos de la tierra, especialmente sobre los reyes y presidentes papistas, los cuales se someten sin rechistar la dominio de la Roma Vaticana, y especialmente al dominio del papote-bestia de turno. Por cierto, lo de “papote-bestia” es una expresión totalmente correcta y bíblica, pues el Apocalipsis describe al falso profeta, el poder papal, como una SEGUNDA BESTIA con apariencia de cordero, es decir, disfrazado de cristiano y simbólicamente aparece en el Apocalipsis con dos cuernos en la cabeza, que simbolizan los dos poderes del papado: el poder religioso y el poder temporal o político (Ap.13:11). La primera bestia será el futuro falso mesías, y la segunda bestia será el aliado papal del falso mesías. Por lo tanto, la expresión “papote-bestia” es totalmente bíblica y correcta, aunque más correcto sería decir “papote-segunda bestia”

Por consiguiente, resumiendo:

a) La gran ramera era la Roma pagana e idólatra del antiguo Imperio Romano, pero esta gran ramera no dejó de existir jamás, sino que se infiltró totalmente dentro de la IGLESIA DE ROMA, especialmente a partir del siglo 4º, cuando se unió al pode imperial de Roma, y entonces esa iglesia de Roma se convirtió en la gran ramera, ebria de la sangre de los santos, y repleta de idolatría, hechicerías, comercio y lujos.

b) La gran ramera tiene su sede o centro de poder en la ciudad de las siete colinas, Roma.

c) ¿Qué iglesia tiene su sede o centro de poder en Roma?, ¡la IGLESIA DE ROMA!, por lo tanto, la gran ramera es la iglesia católica romana, y vosotros, los papistas, sois por tanto HIJOS DE LA GRAN RAMERA, hijos de la gran puta, ya que, como todos sabemos, una ramera y una puta es lo mismo, y que conste que con esa expresión no me estoy refiriendo a la madre que os parió, sino solamente a la secta falsa, asesina y ramera que os controla desde la ciudad de Roma

Tu dices que la gran ramera no es una institución, es decir, una organización. Pero vamos a ver, papista necio e ignorante, la gran ramera es una organización o institución religiosa que tiene su sede o centro de poder en la ciudad de Roma, la ciudad de las siete colinas, pero tu y tu iglesia enseñáis que esa Roma era solamente la Roma pagana del Imperio Romano, ahora bien, ¿qué INSTITUCIÓN U ORGANIZACIÓN tenía su sede en la ciudad de Roma del siglo 1?, ¡era el imperio de los césares!, por lo tanto, ¡¡vosotros mismos enseñáis que la gran ramera sí que es una institución, pedazo de hipócrita!, pues enseñáis que era la institución u organización imperial de Roma, la diferencia es que vosotros los papistas decís que esa institución que se asentaba en Roma era la institución pagana de los antiguos emperadores romanos, pero nosotros, los cristianos bíblicos, enseñamos que esa institución religiosa que tiene su sede en la ciudad de Roma es la IGLESIA CATÓLICA ROMANA.

4- El papista adorador de galletas dice ahora, una vez más, que la gran ramera del Apocalipsis era la ciudad de Jerusalén. Pero vamos a ver, necio papista, ¿no dices que la gran ramera era la Roma del siglo 1?. ¿Es que no ves la idiotez que escribes?. Si la gran ramera es Jerusalén, ¡entonces no es Roma!, y si la gran ramera es Roma, ¡entonces no puede ser Jerusalén!, ya que cuando el Apocalipsis habla de la gran ramera, solo se refiere a una maldita ciudad, ¡no a dos ciudades!. La gran ramera tiene su sede solamente en ROMA, porque el Apocalipsis dice que la gran ramera tiene su sede o centro de poder en LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS, y esa expresión siempre se ha aplicado a la ciudad de Roma, ¡nunca a Jerusalén!.

Después resulta que me citas ese pasaje del profeta Ezequiel, donde a Jerusalén se la llamaba prostituta, ¡y te quedas tan pancho!, como diciendo, “¡ah, pero que listo soy, ya he descubierto que  la gran ramera es Jerusalén”!.

Vamos a ver, necio papista, veamos lo idiota y falsa que es tu interpretación:

a) Tu dices que la gran ramera era ROMA, la Roma pagana del siglo 1, por lo tanto, la gran ramera NO PUEDE SER JERUSALÉN. Cuando tu y tu secta decís que la gran ramera era Jerusalén, entonces os ponéis la soga en el cuello, y vuestra falsa interpretación queda destruida, pues la gran ramera es UNA SOLA CIUDAD, no dos ciudades. La gran ramera no puede ser Roma y Jerusalén, ¡solo puede ser una de ellas!, pero no las dos.

b) Ese pasaje del profeta Ezequiel no dice por ninguna parte que Jerusalén fuera LA GRAN ramera, simplemente Ezequiel la llamó “ramera”, “prostituta”, y la llamó así por la sencilla razón de que los judíos de la época de Ezequiel se habían apartado de IEVE , para venerar a dioses falsos, a imágenes, y por tanto, Jerusalén se convirtió en una ramera en sentido espiritual. Sin embargo, en el Apocalipsis lo que se menciona es una GRAN RAMERA, mucho peor que la antigua Jerusalén, y esa gran ramera tiene su sede o centro de poder en la CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS, que es ROMA, no Jerusalén (Ap.17:9). Por lo tanto, para que quede claro, podemos decir que en el Antiguo Testamento Jerusalén era un ciudad ramera, pues los judíos se apartaron de IEVE  para seguir y adorar dioses falsos, pero en el Nuevo Testamento hay una GRAN RAMERA, una gran iglesia falsa y apóstata, mucho más grande y malvada que la antigua Jerusalén. Esa gran ramera que tiene su centro de poder en Roma se ha apartado del Esposo celestial, es decir, le ha sido infiel al Mesías Jesús , para seguir y adorar a falsos cristos, como son, por ejemplo, los falsos cristos-galletas, las hostias, ¡esta es la verdadera GRAN RAMERA mencionada en el Apocalipsis!. Por lo tanto, cuando tu y tu secta decís que la gran ramera del Apocalipsis era la ciudad de Jerusalén, estáis mintiendo como bellacos, y engañando al mundo con una doctrina falsa y estúpida a más no poder.

5- El papista idólatra adorador de galletas dice seguidamente que el Vaticano no se sienta o tiene su sede sobre siete colinas, y que la gran ramera es solamente Roma, pero la Roma pagana del siglo 1, claro, pues ningún papista va a ser tan idiota como para decir que la gran ramera es la Roma papal.

Pero vamos a ver, papista necio, ¿no has dicho repetidamente más arriba que la gran ramera es JERUSALÉN?, ¿pero tu te enteras de lo que escribes?. Primero dices que la gran ramera era Roma, luego dices que es Jerusalén, y ahora dices otra vez que es Roma. ¿Pero se te han caído todos los tornillos de la cabeza?. LA GRAN RAMERA ES SOLAMENTE UNA CIUDAD, no pueden ser dos ciudades, y Apocalipsis 17:6 dice bien claro que la gran ramera tiene su sede en la CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS, la cual es solamente Roma, no Jerusalén. Y para comprobar que la gran ramera es solo UNA CIUDAD, y no dos, pues acudamos al Apocalipsis. En Apocalipsis 17:18 se identifica a la gran ramera con LA GRAN CIUDAD que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan. No dice “las grandes ciudades”, sino LA GRAN CIUDAD, en singular, indicando así que es una sola ciudad: ROMA, la ciudad que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan, y que lo sigue haciendo a través de la Roma papal. Si nos vamos al capítulo siguiente, el 18, vemos como ahí se predice la futura destrucción total de la gran ramera, y de su capital, Roma, la cual la bestia y sus diez reyes aliados destruirán con fuego en una sola hora, y nunca más será hallada (Ap,17: 16, 18:17-21). El Apocalipsis dice bien claro esto:

¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!” (Ap.18:10).

¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!” (Ap.18:16).

¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada!. Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella.

Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.” (Ap.18:19-21).

A ver papista, ¿de cuantas ciudades hablan esos pasajes del Apocalipsis?, ¡solo de UNA!, la gran ciudad (en singular) es la ciudad de las siete colinas, ROMA (Ap,17:9). Por lo tanto, eso que tu dices, de que la gran ramera son dos ciudades, Roma y Jerusalén, es una burda mentira papista, que no se quien idiota y falso maestro te ha metido en la cabeza.

Vamos a ver si te enteras, ya lo expliqué en mi estudio, pero veo que no te has enterado de lo que dije: el Vaticano FORMA PARTE DE ROMA, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS, por lo tanto, el Vaticano tiene su sede en la ciudad de las siete colinas, en Roma, por eso es que a tu secta se la llama la IGLESIA DE ROMA, es curioso que no se la llama la “iglesia vaticana”, sino la iglesia DE ROMA, ¿por qué?, porque la gran ramera, tu iglesia, tiene su sede o centro de poder en ROMA, la ciudad de las siete colinas. Los palacios del Vaticano son simplemente UNA PARTE DE ROMA, forman parte de Roma, de modo que el Vaticano tiene su sede en Roma, la ciudad de las siete colinas.

6- El papista repite una vez más esa cita oscura de ese supuesto rabino judío, para decir que Jerusalén era la ciudad de las siete colinas. Lo que dice el papista es falso, porque en el siglo 1 solo había una ciudad en el mundo conocida como la ciudad de las siete colinas, y esta era ROMA, no Jerusalén. Veamos en la Enciclopedia Wikipedia cual es la ciudad de las siete colinas:

“Las siete colinas de Roma son una serie de promontorios que históricamente han formado el corazón de la ciudad de Roma. Situadas al este del río Tíber, este conjunto geográfico ha protagonizado numerosísimos pasajes literarios y son una referencia muchas veces repetida en la cultura popular. Las siete colinas de la Roma antigua eran Cermalus, Cispius, Fagutal, Oppius, Palatium, Sucusa y Velia, y figuran de forma prominente en la mitología romana, su religión y su política; tradicionalmente, se cree que la ciudad original fue fundada por Rómulo y Remo sobre el monte Palatino (Collis Palatinus). Las otras seis son hoy en día el monte Aventino (Collis Aventinus), el Capitolino (Capitolinus), el Quirinal (Quirinalis), el Viminal (Viminalis), el Esquilino (Esquilinus), y el Celio (Caelius).” http://es.wikipedia.org/wiki/Las_siete_colinas_de_Roma.

Mira, papista adorador de galletas, toma cualquier biblia católica comentada, y verás lo que dicen los comentaristas de tu secta sobre la ciudad de las siete colinas mencionada en Apocalipsis 17:9, y para sorpresa verás que en todas esas biblias católicas la ciudad de las siete colinas siempre es ROMA, ¡nunca Jerusalén!, lo que ocurre es que, lógicamente, esos comentaristas bíblicos papistas enseñan que se trata solamente de la Roma pagana del antiguo Imperio Romano, ¡nunca de la Roma vaticana!, lo cual es obvio, ya que un papista no va a decir jamás que la gran ramera es la Roma vaticana, pero NINGÚN COMENTADOR BIBLICO, YA SEA CATÓLICO O PROTESTANTE, ENSEÑA QUE LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SEA JERUSALÉN, ¡TODOS DICEN QUE ES ROMA!.

7- El papista dice luego lo siguiente: “¿Se da cuenta de lo que escribe, sr. Martínez? Dice que “Gran Ciudad” sí aplica a dos ciudades distintas: Roma y Jerusalén. Pero en cambio, no acepta que “Gran Ramera” también pueda referirse a ellas…. ???? ¿Por qué lo de “ciudad” sí, y lo de “ramera” no?”

La respuesta es bien simple, papista: como ya demostré en mi estudio, el Apocalipsis habla de dos grandes ciudades malvadas: Roma y Jerusalén, sin embargo, la gran ramera solo tiene su sede o centro de poder en UNA de esas dos ciudades, y esa ciudad es ROMA, no Jerusalén, ya que Apocalipsis 17:9 dice que la gran ramera tiene su sede en la ciudad de las siete colinas, que es solo ROMA, y además, esa ciudad era la que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan (Ap.17:18), y dicha ciudad era solo Roma. Por lo tanto, la pregunta que haces es falsa, pues solo UNA ciudad es la capital de la gran ramera. Sin embargo, tu enseñas la bobada de que la gran ramera son DOS ciudades: Roma y Jerusalén, lo cual es totalmente falso, pues la gran ramera tiene su sede solamente en UNA CIUDAD, Roma, como ya he demostrado más arriba, en el punto 6.

8- El papista idólatra adorador de galletas dice luego lo siguiente: “Sigue ud. inventando cosas, sr. Martínez. La Biblia, en todo el Nuevo Testamento, NUNCA DICE que el término “Ramera” signifique una “Iglesia infiel, apóstata”.

Vamos a ver, papista, según el Nuevo Testamento, ¿quién es la esposa del Mesías Jesús ?, ¡es su IGLESIA!, como podemos ver en pasajes como estos:

“Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura al Mesías.” (2Co.11:2).

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.” (Ap.19:7-8).

En esos pasajes vemos que la verdadera Iglesia del Mesías, es decir, los verdaderos cristianos, los santos, están simbólicamente desposados con el Mesías Jesús , y en el futuro esa esposa virgen y pura del Mesías, que es su Iglesia, se unirá a él en las “bodas el Cordero”. Ahora bien, cuando el Apocalipsis habla de la gran ramera, con sede en Roma, solo puede referirse a una IGLESIA FALSA y apóstata, la cual pretende ser la única y verdadera esposa o iglesia del Mesías, sin embargo es una iglesia infiel al Mesías, pues fornica espiritualmente con los reyes de la tierra, y se ha apartado del Esposo celestial para ir en pos de la más repugnante idolatría y hechicerías, veamos lo que dice le Apocalipsis:

“Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;  con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.” (Ap.17:1-2).

Por lo tanto, esa doctrina tuya y de tu secta papista, referente a que esa gran ramera era solamente la Roma pagana del siglo 1, o la ciudad de Jerusalén, es una doctrina totalmente ridícula, falsa y perversa, pues la Roma pagana del siglo 1, y la ciudad de Jerusalén, JAMÁS han pretendido ser la esposa o iglesia del Mesías Jesús , por lo tanto, el título de “la gran ramera” es IMPOSIBLE aplicarlo únicamente a la Roma pagana. Ese título también se puede aplicar a una IGLESIA, con sede o centro de poder en Roma, y que afirma ser la única esposa o iglesia del Mesías. ¿Qué iglesia, con sede en Roma, pretende ser la única iglesia o esposa del Mesías?, pues tu lo sabes perfectamente, papista idólatra: ¡es tu iglesia, LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA!, por lo tanto, esa iglesia apóstata, asesina, idólatra y hechicera es la gran ramera, ¡ninguna otra iglesia cumple esa profecías del Apocalipsis. La Roma papal sencillamente es la heredera de la Roma pagana e imperial, la gran ramera subsiste dentro de la iglesia católica romana.

Es muy interesante también lo que dice Apocalipsis 17:5. Este pasaje dice que esa gran ramera, esa iglesia falsa, tiene simbólicamente en su frente el título de “Babilonia la grande, la MADRE DE LAS RAMERAS y de las abominaciones de la tierra.” El título de “Babilonia la grande” se aplica perfectamente a la iglesia católica romana, pues sus doctrinas, y hasta sus vestimentas, tienen su origen en la antigua ciudad de Babilonia. Toda esa púrpura y escarlata del alto clero papista es una clara reminiscencia de las vestimentas babilónicas de los reyes y sacerdotes de la antigua Babilonia. De Babilonia se extendió a los imperios sucesivos, como Egipto, Asiria, Grecia y Roma, y de esa Roma pagana del siglo 1, pasó después a la Roma papal.

La profecía también llama a esa iglesia falsa “la madre de las rameras”. Esta frase es impresionante, y señala claramente a una sola iglesia, ¡esa iglesia falsa es la MADRE de otras iglesias falsas o rameras que salieron de ella!, ahora bien, ¿qué iglesia, son sede en Roma, se hace llamar “la santa MADRE iglesia”?, ¡es la iglesia católica romana!, esta iglesia de Satanás en la tierra es la madre de otras muchas iglesias que salieron de ella, como fueron las iglesias protestantes, las cuales son hijas de la gran ramera, pues se parecen a su madre romana, ya que enseñan, en lo esencial, las mismas doctrinas falsas que tiene su madre romana, y al final esas iglesias rameras y falsas volverán al seno de su madre, la gran ramera, y esto es lo que hoy conocemos como ecumenismo. La unión de esas iglesias rameras protestantes, con su madre romana, es prácticamente un hecho, hoy vemos a clérigos papistas de la gran ramera, y a falsos pastores y “evangelistas” protestantes, trabajando juntos y unidos con el clero romano, y aceptando al papote-bestia como un enviado de Dios y un gran líder cristiano. Los verdaderos cristianos JAMÁS se unirán a la gran ramera ni a sus hijas rameras, al contrario, aquellos verdaderos cristianos que puedan existir dentro de la gran ramera y de sus hijas rameras lo que tienen que hacer es OBEDECER al Señor Dios, el cual ordena a su pueblo que SALGA de esa gran ramera y de sus hijas rameras, para que no reciban las plagas que Dios las enviará al final (Ap.18:4).

9- El papista idólatra adorador de galletas dice lo siguiente: “Los romanos mataban a los que creían en Cristo. La Inquisición, en su jurisdicción, perseguía a los que habiendo sido católicos, renegaban de su fe.”

Vamos a ver lo falsa, mentirosa, satánica y retorcida que es esa afirmación del papista.

En primer lugar, el papista, en su supina ignorancia de la Historia de la Iglesia en sus primeros años, ignora, u oculta, que los cristianos de los primeros 30 años JAMÁS FUERON PERSEGUIDOS POR EL IMPERIO ROMANO, los que perseguían a los primeros cristianos eran los JUDÍOS ANTICRISTO, como podemos ver en el libro de los Hechos. Los romanos, durante esos primeros 30 años de verdadero cristianismo, protegían a los cristianos, y permitían su existencia, dándoles total libertad para predicar el Evangelio, ya que los romanos eran SINCRETISTAS, y la libertad religiosa existía en todo el Imperio Romano. El conflicto de Roma con los cristianos estalló a partir del año 64, con el emperador Nerón, el cual, instigado por su malvada y puta esposa Popea, que era una judía, convenció a Nerón para que matara a todos los cristianos, y para buscar un motivo entonces Nerón ordenó quemar la ciudad de Roma, culpando de ello a los cristianos, y entonces es cuando comenzaron a ser perseguidos por Roma, pero –repito- durante los primeros 30 años Roma no los persiguió. Esa persecución de Nerón contra los cristianos terminó en el año 68, con la muerte de Nerón y de su puta y malvada esposa Popea. Entonces los cristianos volvieron a vivir en paz con Roma, hasta que vinieron los emperadores que exigieron que fueran adorados como Dios, pero como los cristianos se negaron a adorar a esos emperadores, entonces fueron nuevamente perseguidos, ¡pero no por creer en el Mesías Jesús !, sino por no adorar al emperador. La persecución de Roma contra los cristianos no es porque fueran cristianos, ya que Roma permitía todo tipo de cultos y religiones, sino porque esos cristianos rehusaban adorar al emperador romano como si fuera el Señor Dios.

Esa enseñanza tuya, de que esos emperadores romanos perseguían a los cristianos porque creían en el Mesías Jesús   es una burda mentira, es una patraña, los verdaderos cristianos eran perseguidos y matados por Roma porque no adoraban al emperador de Roma, lo respetaban y le honraban como autoridad civil establecida por Dios (Romanos 13), ¡pero nunca lo adoraban como si fuera Dios!, y esto es lo que motivó la persecución de los cristianos.

Y respecto a la inquisición de tu iglesia, la gran ramera, es increíble que la justifiques y la defiendas. Pero vamos a ver, necio papista adorador de galletas, ¿cuándo enseñó el Mesías, o sus apóstoles, que a los cristianos que se apartaban de la iglesia o de la fe había que matarlos?. Si te tomas la molestia de leer el Nuevo Testamento, el cual desconoces, verías que el Mesías jamás ordenó matar a aquellos que rehusaban creer en él. El Mesías jamás enseñó a sus discípulos que teníamos que quemar vivos, descuartizar o decapitar a aquellos que se apartaban de la fe, al contrario, el Mesías nos enseñó a amar incluso a nuestros enemigos, y aquellos que rehúsan creer en el verdadero Evangelio, o que se apartan de la fe, ya recibirán lo que se merecen CUANDO EL SEÑOR VENGA EN GLORIA (2Ts.1:7-9). La misión de los verdaderos cristianos es predicar el verdadero Evangelio, y RESPETAR, dejando en paz, a aquellos que rehúsan creer o que se apartan del Evangelio, ¡pero no perseguirlos para asesinarlos!. Sin embargo, tu secta del Diablo, la gran ramera, ha hecho durante cientos de años TODO LO CONTRARIO. El papote-bestia de turno se inventó en el siglo 14 la “santa inquisición”, para asesinar a todos aquellos opositores que se apartaban del maldito papismo, o que rehusaban creer en las doctrinas falsas del papismo. Esa inquisición papal comenzó en el siglo 14, ¡y aun sigue existiendo actualmente!, pero bajo otro nombre: “la congregación para la Doctrina de la Fe”. De momento la gran ramera no ha vuelto a asesinar a los verdaderos cristianos que se apartan de la gran ramera, pero no lo hace porque sencillamente NO TIENE EL PODER TIRANO QUE TENÍA EN LA EDAD MEDIA, pero si esa gran ramera volviera a tener el poder que tenía en la edad media, y volviera a unirse a un nuevo emperador europeo (la bestia) no tengamos la menor duda que esa iglesia del Diablo, la gran ramera, volvería a perseguir y asesinar a los opositores, es decir, a los verdaderos cristianos que creemos que esa iglesia falsa es la gran ramera, y el papote-bestia el hombre de pecado predicho por Pablo en 2Tesalonicenses 2:3-8, ¡no tengamos la menor duda!, ahora la gran ramera no persigue a muerte a los verdaderos cristianos porque no tiene el poder ni los medios políticos para hacerlo, pero cuando los tenga, y se una a la bestia, el futuro falso mesías europeo, esa gran ramera volverá a estar ebria de la sangre de los santos y de los mártires de Jesús  (Ap.17:6). Sin embargo, poco después, la misma bestia y sus diez reyes aliados odiarán a esa gran ramera, y se volverán contra esa iglesia falsa, la iglesia de Roma, y la destruirán con fuego en una sola hora, y entonces esa ciudad de Roma será destruida para siempre, y nunca más será hallada, ¡gloria a Dios por ello! (Ap.17:16, 18:17-21). Recomiendo al lector que visite este sitio Web del maestro evangelista Javier Aguacero, donde se hace un excelente estudio de la inquisición papal: http://www.javieraguacero.org/auxiliar5.htm

10- Después el papista idólatra adorador de galletas miente una vez más de forma descarada y repugnante, afirmando que la terrible matanza de los cristianos hugonotes en Francia, en el año 1572, no fue obra de la iglesia papista, y especialmente del papote-bestia de turno. Según ese embustero y loco papista, ¡¡la matanza de los cristianos protestantes franceses fue causada por los propios cristianos protestantes, liderados por el almirante protestante Coligny!!. La mentira de los papistas consiste en decir que ese líder protestante francés, el almirante Coligny, planificó destronar al rey de Francia, conspirando contra la corona francesa.  Seguidamente demostraré lo falsa y calumniosa que es esa acusación papista. Veremos quienes fueron los verdaderos culpables de la matanza del día de San Bartolomé, donde decenas de miles de buenos cristianos hugonotes o protestantes fueron terriblemente asesinados de forma traicionera por los papistas franceses, liderados, obviamente, por el papote-bestia de turno, Gregorio XIII; una de las peores bestias malditas que han existido en la historia. Veamos la verdad sobre este asunto.

Vamos a analizar la “matanza del día de San Bartolomé”, del año 1572. La mayoría de la información que viene a continuación la he tomado de la Enciclopedia Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Matanza_de_San_Bartolom%C3%A9 y también de este sitio Web: http://forocristiano.iglesia.net/anterior/000975.html

Veamos primero lo que leemos en la Wikipedia:

“La Paz de Saint-Germain que puso fin a la tercera guerra de religión entre católicos y protestantes, resultó ser muy precaria dado que los católicos más intransigentes no aceptaron varios de sus términos, como la vuelta del partido protestante a la corte y la administración. Tanto la reina madre Catalina de Médicis, como su hijo Carlos IX, dispuestos a realizar concesiones para que no volviera a recomenzar la guerra entre ambas facciones y conscientes de las dificultades financieras del reino, defendieron los términos de la paz y permitieron que Gaspar de Coligny, líder de los protestantes, formara parte del consejo real.

Para afianzar la paz entre los dos partidos religiosos, Catalina de Médicis concertó el matrimonio de su hija Margarita con el príncipe protestante Enrique de Navarra, futuro rey Enrique IV de Francia. La boda, prevista para el 18 de agosto de 1572, no fue aceptada ni por el Papa Pío V, ni por su sucesor Gregorio XIII, en funciones cuando tuvo lugar la matanza. Asimismo, el rey Felipe II de España condenó de manera rotunda la política de la reina madre.

La boda propicia, en París, la presencia de un gran número de nobles protestantes que acuden en apoyo del príncipe. París es, en aquel momento, una ciudad decididamente anti-hugonotes; los católicos más extremistas no aceptan de buen grado la presencia de los protestantes.Los predicadores católicos, capuchinos principalmente, hacen patente su rechazo frontal hacia el matrimonio de una princesa de Francia con un protestante. Incluso el parlamento de París decide mostrar su malestar por este matrimonio. Las protestas del pueblo se hacen evidentes, acentuándose ante el derroche de gastos y lujos que este matrimonio comporta.

La corte está en tensión. Catalina de Médicis no logra obtener el permiso del Papa para este matrimonio excepcional. Los prelados franceses dudan, no sabiendo qué actitud tomar. La reina madre pone en juego todas sus estrategias a fin de convencer al cardenal de Borbón para que oficie los esponsales. La rivalidad latente entre los dos bandos religiosos reaparece de nuevo. La Casa de Guisa no está dispuesta a ceder su lugar a los Montmorency. Francisco de Montmorency, duque de Montmorency y gobernador de París, no consigue controlar las revueltas urbanas. Tratando de eludir los problemas que se avecinan, prefiere abandonar la ciudad unos días después de celebrado el matrimonio.

El 22 de agosto se lleva a cabo un atentado contra Gaspar de Coligny. No se ha sabido, a ciencia cierta, quiénes o quién planificaron el atentado. Algunos autores destacan tres posibles responsables directos:

La Casa de Guisa: el cardenal de Lorena, el duque de Guisa y el duque de Aumale, son los sospechosos más probables. Dirigentes del partido católico, deseaban vengar el asesinato de Francisco de Guisa que, según ellos, habría sido ordenado por Coligny diez años antes.

El duque de Alba, gobernador de los Países Bajos, representante de Felipe II: Coligny proyectaba un ataque a este país con el fin de liberarlo del yugo español. Durante el verano envió, clandestinamente, un gran número de tropas acogidas por los protestantes de Mons, ciudad sitiada por el duque de Alba, para éste, el almirante constituía una amenaza real.

Catalina de Médicis: Al parecer, Coligny, ejercía una gran influencia sobre Carlos IX y la reina madre le temía. Sin embargo, es difícil creer en su culpabilidad habida cuenta los esfuerzos realizados por ella a favor de la paz y la tranquilidad del Estado. Si ella no fue la inductora del atentado ¿estuvo al corriente de lo que los Guisa y los españoles preparaban?

La noche de San Bartolomé.

La masacre.

El atentado contra Coligny es el desencadenante de la crisis que desembocó en la masacre. El almirante Coligny era el líder del partido de los hugonotes, sumamente respetado. Consciente del peligro protestante, el rey se entrevistó con Coligny asegurándole amparo. Mientras la reina madre cenaba, los protestantes acudieron a pedir justicia. Esa misma noche, Catalina de Médicis mantuvo una reunión, en las Tullerías, con sus consejeros italianos y el barón de Retz.

La noche del 23 de agosto, Catalina se entrevista con el rey y le hace partícipe del complot que se prepara. Carlos IX decide eliminar a los cabecillas protestantes, excepción hecha de los príncipes Enrique de Navarra y el príncipe de Condé. Poco después las autoridades municipales de París fueron convocadas a palacio. Se les ordenó cerrar todas las puertas de la ciudad y proporcionar armas a los burgueses a fin de prevenir cualquier tentativa de sublevación. Es difícil, todavía, determinar la cronología de los hechos y conocer el momento exacto en el que empezó la masacre. Parece ser que fue una señal dada por las campanadas de maitines desde la iglesia de San Germán-Auxerrois, próxima al Louvre y parroquia de los reyes de Francia. De inmediato, los nobles protestantes, fueron expulsados del palacio del Louvre y masacrados en las calles. El almirante Coligny fue sacado, por la fuerza, de su lecho y arrojado a la calle por una ventana de palacio. Ya de madrugada, el pueblo empezó a perseguir a los protestantes por toda la ciudad. La masacre continuó durante varios días pese a las tentativas del rey por detenerla.

Interpretación

La conclusión de lo acontecido se dirime entre las causas y la responsabilidad de la masacre.

En opinión de Denis Crouzet, Carlos IX temía una insurrección protestante, que habría tratado de sofocar para defender su poder. La responsabilidad de lo ocurrido recae, por tanto, sobre Carlos IX, no sobre Catalina de Médicis.

La interpretación tradicional, sostenida por Janine Garrison, es la de que, Catalina de Médicis y sus consejeros católicos, fueron los principales responsables de lo sucedido. Ellos habrían forzado a Carlos IX , dubitativo y veleidoso, a tomar una decisión que se demostró equivocada.

Y, según Jean-Luis Bourgeon, fueron los ciudadanos de París, profundamente anti-hugonotes, los verdaderos responsables de la matanza. Los Guisa, muy populares entre el pueblo, aprovecharon esta situación para presionar tanto al rey como a la reina. Y Carlos IX habría provocado este amotinamiento obligado por los Guisa, la burguesía y el pueblo.

El día de San Bartolomé.

Fuera como fuere, la noche de San Bartolomé resultó provechosa para algunos. El 26 de agosto el rey, en una sesión solemne de las Cortes les endosó la responsabilidad de la masacre. Declaró que él pretendía:

“prevenir la ejecución de una detestable y desdichada conspiración tramada por el susodicho almirante, jefe y autor de la misma y sus secuaces y cómplices contra el rey y su Estado, la reina, su madre, MM. sus hermanos, el rey de Navarra y cuantos príncipes y nobles que estuvieran a su lado.”

De todos modos, en las capitales de provincia se secundó la masacre. El 25 de agosto los asesinatos tuvieron lugar en Orleans y Meaux; el 26 en la Charité-sur-Loire; el 28 y 29 en Angers y Saumur; el 31 de agosto, en Lyon; el 11 de setiembre en Bourges; el 3 de octubre en Burdeos; etc. En total el número de muertos se estima en, 2.000 en París, y de 5.000 a 10.000 en toda Francia.

El Papa Gregorio XIII , en cuanto supo la noticia, organizó un solemne Te Deum en la basílica de San Pedro. Felipe II de España demostró su satisfacción. Isabel I de Inglaterra se negó a recibir al embajador francés, hasta que pareció aceptar la tesis del complot.

La masacre de San Bartolomé desembocó en la cuarta guerra religiosa.

Y ahora leamos lo publicado en esta dirección: http://forocristiano.iglesia.net/anterior/000975.html

“La paz de 1570 prometía ser duradera. Catalina de Médicis se mostraba dispuesta a volver a hacer las paces con los protestantes, quizá siempre con la esperanza de que la ayudaran a limitar el poder de los de Guisa. En 1571 Cóligny se presentó en la corte, y pronto hizo fuerte impresión en el joven rey, quien llegó a llamarlo “padre mío”. Además, se hicieron planes para casar a Margarita, hermana del Rey y por tanto hija de Catalina, con Enrique de Borbón, hijo de Antonio de Borbón, quien era uno de los principales jefes del partido protestante.

Todo parecía marchar bien para los hugonotes, que tras largos sufrimientos podían por fin presentarse libremente en la corte y demás lugares públicos. Pero bajo las dulces apariencias se escondían otras intenciones. El nuevo duque de Guisa, Enrique, estaba convencido de que su padre había sido asesinado por orden de Coligny, y quería vengar su muerte. Catalina comenzaba a sentir celos del noble protestante cuya recia hidalguía había conquistado la admiración del Rey. Se tramó así una conspiración para deshacerse de quien era sin lugar a dudas la figura más limpia y respetable de esos tiempos turbulentos.

Los principales jefes hugonotes se encontraban en París para las bodas de Enrique de Borbón, rey de Navarra, con Margarita Valois, hermana del Rey de Francia. Las nupcias se celebraron con toda pompa el 18 de agosto, y los protestantes se gozaban de verse, no sólo tolerados, sino hasta respetados, cuando ocurrió el atentado alevoso. El almirante de Coligny iba hacia su casa, de regreso del Louvre, cuando desde un edificio que era propiedad de los de Guisa le dispararon, llevándole el Índice de la mano derecha e hiriéndolo en el brazo izquierdo.

Coligny no murió, pero los airados hugonotes clamaron pidiendo justicia. El Rey tomó la investigación en serio. Se decía que el arcabuz que se había utilizado para el atentado pertenecía al duque de Guisa, y que el asesino había huido en un caballo proporcionado por la Reina Madre. Algunos añadían que el hermano del Rey, Enrique de Anjou, era parte de la conspiración. El Rey, indignado, despidió a los de Guisa de la corte.

En tales circunstancias era necesario para los conspiradores tomar medidas drásticas. De acuerdo con los de Guisa, Catalina de Médicis convenció a Carlos IX de que existía una vasta conspiración hugonote, encabezada por Coligny, para apoderarse del trono. El Rey, que nunca había mostrado independencia de criterio, lo creyó, y así quedó listo el escenario para la horrible matanza.

La noche del día de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572, con la anuencia del Rey, y siguiendo instrucciones de Catalina de Médicis, el duque de Guisa reunió a los encargados de guardar el orden en la ciudad, y les dio sus instrucciones, indicándole a cada uno qué casas debía asaltar y quiénes serían sus víctimas. El mismo se encargó personalmente del almirante de Coligny, que convalecía todavía.

Coligny fue sorprendido en su cámara, donde fue herido repetidamente. Todavía vivo, lo arrojaron por la ventana a la calle, donde esperaba el duque, quien lo pateó y le dio muerte. Después mutilaron horriblemente su cuerpo, y colgaron lo que quedaba en el patíbulo de Montfaucon.

Mientras tanto, unos dos mil hugonotes eran muertos de igual manera. En el propio palacio real del Louvre, la sangre corría por las escaleras. Los dos príncipes protestantes, Luis de Condé y Enrique de Borbón, rey de Navarra y cuñado del Rey, fueron llevados ante éste, donde se salvaron abjurando de su fe.

La matanza de París fue la señal para que se produjeran hechos semejantes en las provincias. Los de Guisa habían enviado órdenes en ese sentido y, aunque varios magistrados se negaron a cumplirlas, diciendo que no eran verdugos ni asesinos, los muertos se contaron en decenas de millares.

La noticia conmovió al resto de Europa. Como hemos dicho, Guillermo el Taciturno, que a la sazón marchaba sobre Bruselas (y que después se casó con una de las hijas de Coligny) se vio obligado a suspender su campaña. Isabel de Inglaterra se vistió de luto. El emperador Maximiliano II, con todo y ser buen católico, expresó su horror. Pero en Roma y en Madrid los sentimientos fueron muy distintos. El papa Gregorio XIII, al principio conmovido, cuando creyó que el protestantismo había sido aplastado en Francia ordenó que se cantara un Te Deum en celebración de la noche de San Bartolomé, y que se hiciera lo mismo todos los años para conmemorar el supuestamente glorioso acontecimiento. En cuanto a Felipe II, se dice que al enterarse de lo sucedido rió en público por primera vez, y que ordenó también un Te Deum y otras celebraciones.

(Transcripción de “Historia del Cristianismo”, tomo 2, por Justo L. Gonzalez, Editorial Unilit).

El anterior relato está suave en comparación con la realidad y las narraciones de otros autores históricos.

Igual sevicia (crueldad excesiva) que tuvieron con el almirante protestante Coligny, la tuvieron con todos los demás cristianos protestantes, descuartizándolos y masacrándolos a mansalva.

Lo copio por la curiosidad sobre este episodio sucedido en París de la masacre o matanza alevosa de más de 2.000 hugonotes (protestantes) en esa ciudad y decenas de millares en toda Francia, por manos de los católico-romanos, la noche del día de San Bartolomé.

Esta horrible matanza, provocó sendos Te-Deums con carcajadas gozosas del papa Gregorio XIII y del rey Felipe II.

Esto no es periodismo amarillo, es historia.

Abajo inserto dos fotos, la primera es un cuadro del pintor François Dubois (1790-1871), expuesto en el Museo Cantonal Des Beaux-Arts, Lausanne, Suiza. En él se observa a los lacayos asesinos papistas matando de forma cobarde, cruel y vil a los cristianos hugonotes de Francia.

En la segunda foto se muestra el anverso y el reverso de la medalla de bronce que ese hijo de la gran puta (la iglesia de Roma), el papote-bestia de turno, Gregorio XIII, ordenó acuñar, para celebrar el asesinato de los miles de cristianos hugonotes franceses. Las inscripciones de la medalla dicen lo siguiente: GREGORIUS XIII PONT. MAX. AN. I (Gregorio XIII el Sumo Pontífice, año 1), Reverso: VGONOTTORVM STRAGES 1572 (Hugonotes masacrados 1572).

Una vez conocido el relato real de la matanza de San Bartolomé, veamos cuan falsa, calumniosa y diabólica es la interpretación retorcida que da el papista. Ese papista embustero e idólatra afirma que la iglesia católica romana, y el papote-bestia, no fueron los culpables de asesinar a esas decenas de miles de cristianos protestantes franceses. Según esos embusteros y diabólicos papistas, los culpables de la matanza de San Bartolomé ¡¡fueron los propios cristianos protestantes franceses, liderados por el almirante Coligny!!, según esos bastardos papistas, dicho almirante y líder protestante se quería apoderar del trono de Francia, conspirando contra el rey!!, sin embargo, la Historia muestra todo lo contrario. Veamos como mienten y calumnian esos hijos de Satanás del papismo. Hagamos un breve análisis de ese relato de los hechos:

a) El origen o raíz de esa matanza fue sencillamente que los fanáticos papistas no aceptaron los términos de La Paz de Saint-Germain, es decir, esos hijos de la gran ramera, la iglesia de Roma, no aceptaban que los cristianos protestantes tuvieran representantes en la Corte y en la administración francesa, ya que los papistas querían el poder de Francia solo para ellos. Por lo tanto, planearon el exterminio de los cristianos protestantes de Francia, con la bendición y apoyo de la gran ramera y el papote-bestia de turno.

b) La reina madre francesa, Catalina de Médicis, y su hijo Carlos IX, permitieron que el líder de los cristianos protestantes, Gaspar de Coligny, formara parte del Consejo Real, de esta manera los cristianos protestantes formarían parte del gobierno de Francia. ¡Esto era algo que no podían permitir los fanáticos papistas, así como el papote-bestia de turno!, de modo que intentaron asesinar al líder protestante Gaspar de Coligny, el cual fue solamente herido en la mano.

c) La reina madre, Catalina de Médicis, para afianzar la paz entre papistas y protestantes, concertó entonces el matrimonio de su hija Margarita con el príncipe protestante Enrique de Navarra, futuro rey Enrique IV de Francia. Pero esa boda de una papista con un príncipe protestante no fue aceptada ni por el papote-bestia Pío V, ni por su sucesor, el papote-bestia Gregorio XIII, que era aún más impío y asesino que su antecesor, ya que eso significaba la pérdida de poder del papado en Francia, por lo tanto, el papote-bestia, Gregorio XIII, utilizando a sus lacayos papistas de Francia, decidió asesinar a todos los cristianos protestantes hugonotes. El plan satánico del papado y de la gran ramera era bien simple: en primer lugar convenció a la reina madre, Catalina de Médicis, con la mentira calumniosa  de que había un complot protestante para derrocar al rey de Francia, lo cual era una burda mentira y una vil calumnia, pues los cristianos protestantes jamás conspiraron contra el trono francés, ellos solo querían vivir en paz con los papistas, teniendo libertad religiosa para poder enseñar y practicar la fe protestante. Sin embargo, la reina papista Catalina creyó esa mentira papista de la supuesta conspiración protestante, y convenció a su hijo, el rey Carlos IX, de esa supuesta conspiración protestante. Entonces el rey Carlos IX dio la orden de matar a todos los cristianos protestantes hugonotes, ¡pero instigado y engañado por su malvada madre papista y por sus consejeros papistas!, y detrás de todos esos impíos y embusteros consejeros papistas, estaba, obviamente, el papote-bestia Gregorio XIII, por lo tanto, el responsable final y máximo de la matanza de San Bartolomé fue EL PAPOTE-BESTIA, GREGORIO XIII Y SU IGLESIA, LA GRAN RAMERA, los cuales no estaban dispuestos a compartir el poder con los cristianos protestantes franceses.

d) Cuando llegó el día planeado por el papote-bestia y por su iglesia, la gran ramera, entonces sonaron las campanas papistas, como señal del comienzo de la masacre, y entonces los papistas asesinos comenzaron a masacrar a los cristianos hugonotes franceses. Decenas de miles fueron torturados y asesinados por los papistas fanáticos en toda Francia.

La prueba más clara de que el responsable máximo de esa masacre de cristianos fue el papote-bestia, Gregorio XIII y su iglesia, la gran ramera, consistió en que dicho papote-bestia, ese hijo de la gran puta (la iglesia de Roma), festejó la ejecución de su plan asesino organizando un solemne Te Deum en la basílica de San Pedro y mandando acuñar esa medalla conmemorativa  mencionada más arriba. El plan asesino papista les salió redondo, ya que los cristianos hugonotes casi desaparecieron de Francia, y los supervivientes emigraron para salvar sus vidas a los países protestantes, como Alemania, Inglaterra o Suiza. Pero unos dos siglos después, durante la revolución francesa, la gran ramera recibió de su misma “medicina”, y los revolucionarios franceses masones e illuminati asesinaron a miles de impíos papistas en París y otras muchas ciudades de Francia, ¡¡recibiendo el mismo pago que la gran ramera dio a los cristianos protestantes franceses dos siglos antes!!. ¡Dios es justo!, y al final el Señor Dios venga la sangre de su santos.

11- El papista idólatra adorador de galletas dice luego lo siguiente: “En cuanto a los “cristianos protestantes españoles”, sepa Martínez que apenas si había unos cuantos, puesto que en España la Reforma no rindió frutos, las reformas del cardenal Cisneros, y la Inquisición Española establecida en el siglo XV, impidieron la entrada al protestantismo. No había pues, “cristianos protestantes españoles” que fueran quemados ante un rey deleitándose en verlos.”

Este papista es un embustero patológico. Para él mentir es como respirar, lo cual le hace un fiel hijo y discípulo de su madre, la gran ramera, la iglesia de Roma. Decir que no hubo cristianos protestantes españoles en el siglo 16 quemados vivos por la inquisición papal, y en presencia de ese asesino e hijo de la gran puta (la iglesia de Roma) llamado Felipe II, el rey de España, solo puede decirlo un embustero patológico. Ese papista, además de ser un mentiroso, no tiene ni idea de la historia del protestantismo en España.

Seguidamente voy a citar un trozo del libro HISTORIA DE LA INQUISICION Y REFORMA EN ESPAÑA, escrito por el erudito pastor y escritor Protestante español Samuel Vila. Este magnífico libro de Samuel Vila lo puede bajar gratuitamente desde Internet, en formato pdf, haciendo clic en esta dirección: http://www.intercambiocristiano.com/ebooks/historia_inquisision.zip

Todo cristiano debería leer este excelente libro histórico de Samuel Vila, para que conozca el protestantismo en España en el siglo 16, y como la inquisición papal hizo todo lo posible para exterminar (asesinar) a los cristianos protestantes de España.

El señor Samuel Vila dice lo siguiente en la página 110 de su libro:

“Con inaudito esplendor se hicieron los preparativos para el auto que el día 8 de octubre había de presidir el rey. Y, ciertamente, lo hizo con tal complacencia que, contra lo acostumbrado, en este caso, el propio rey acudió después del auto al mismo quemadero para presenciar el fin de las víctimas, según afirma el historiador católico Cabrera: «Fiallóse presente a ver llevar y entregar al fuego muchos delincuentes, acompañados de sus guardas de a pie y a caballo, que ayudaron a la ejecución» Los preparativos que se

hicieron son referidos por el secretario del Santo Oficio con tales pormenores y comentarios que dan a entender que cumplía su lúgubre labor de cronista con beatifica satisfacción.

En la Plaza Mayor levantaron para los reos un tablado hecho de «nueva invención> para que pudiesen ser vistos los condenados desde todas partes. Enfrente de este tablado se colocó el palco real. En un lado de la plaza habían construido una plataforma, ornada preciosamente con alfombras y el pendón de la Inquisición, en que se colocaron las sillas de los inquisidores. Según cuentan testigos oculares, había alrededor de doscientos mil espectadores, cifra que es, sin duda, exagerada; pero lo que si es cierto es que la gran plaza estaba llena por una inmensa muchedumbre, así como todas las bocacalles que a ella daban.

El rey Felipe apareció con su hermana, su hijo don Carlos, su sobrino Alejandro Farnesio, el arzobispo de Sevilla e inquisidor general Valdés, con muchos obispos y prelados, el condestable y el almirante de Castilla, los duques de Nájera y de Arcos, el hijo del duque de Alba, don Antonio de Toledo, varios Grandes de España y otros numerosos nobles de menor alcurnia. Las señoras de la nobleza tenían su palco especial, que presidía la condesa de Rivadabia. Después de haber predicado el sermón de fe don Juan Manuel, obispo

de Zamora, se levantó el inquisidor general, pidiendo al rey que hiciera el mismo juramento que su hermana y su hijo habían hecho medio año antes, de extirpar la herejía y amparar la Inquisición. Juró el rey sobre la Santa Cruz, levantando en su mano derecha la espada desenvainada, y millares de sus súbditos lo repitieron.

Luego empezaron dos obispos a degradar a los tres condenados que eran sacerdotes, de la misma manera que hemos descrito en el primer auto de fe.”

Que, papista embustero, ¿estuvo o no estuvo el rey Felipe II presenciando como eran quemados vivos esos cristianos protestantes? Y esta no fue la única vez que ese maldito rey papista, Felipe II, acudió personalmente a esos “autos de fe”, para ver con gozo sádico como eran quemados vivos los cristianos, sino que lo hizo varias veces más, en diferentes ciudades españolas, especialmente en Madrid y en Valladolid.

12- El papista idólatra adorador de galletas dice seguidamente lo siguiente: “Pareciera que ese “castigo” no hace sino confirmar que la Iglesia Católica es la Iglesia de Cristo, pues a pesar de haber sido efectivamente perseguida por revolucionarios, liberales, marxistas, comunistas y masones, sigue existiendo… las Puertas del Hades no han prevalecido contra Ella.”

¿Que una iglesia ramera, asesina y hechicera es la Iglesia del Mesías?, ¡imposible!, el Hijo de Dios no tiene por esposa a semejante ramera del Diablo. Decir semejante cosa es una de las mayores blasfemias que se puedan decir.

La iglesia católica romana, como ya he demostrado en este debate con el papista mentiroso, es LA GRAN RAMERA, la iglesia de Satanás en la tierra, la esposa del mismísimo Diablo, ¿y cual será el final de esa gran ramera?, Apocalipsis 17:16, 18:17-21 lo dice bien claro: será destruida por la bestia y sus diez reyes aliados, los cuales destruirán con fuego la capital de la gran ramera, Roma, en una sola hora, y nunca más será hallada, pues esa maldita ciudad dejará de existir.

El papista saca el argumento estúpido y falso de que puesto que los masones, comunistas y liberales no ha podido destruir a la iglesia católica romana, esto significa que ella es la única Iglesia verdadera, la Iglesia del Mesías. Dicho argumento papista es de lo más falso y diabólico. Si esos impíos masones y comunistas no han podido destruir a esa gran ramera, es sencillamente porque la profecía bíblica, el Apocalipsis, ha establecido que sean LA BESTIA Y SUS DIEZ REYES ALIADOS QUIENES LA DESTRUYAN EN EL FUTURO, aun no ha llegado la hora de que sea destruida, ¡por eso es que esa iglesia apóstata y falsa aun existe!. Esta profecía Apocalipsis aun no se ha cumplido, sino que se cumplirá en el futuro, y cuando se cumpla, entonces de la gran ramera, la iglesia católica romana, no quedará ni el polvo, pues será totalmente arrasada y dejará de existir, ¡ese será el final de la iglesia católica romana, la gran ramera!. Sin embargo, los verdaderos cristianos, perseguidos y asesinados por la gran ramera y por la bestia al final vencerán a la muerte, pues resucitarán en gloria cuando el Mesías Jesús  venga del cielo con sus ángeles, y estos santos de Dios mártires comenzarán entonces a reinar con el Mesías Jesús  durante el Milenio (Ap.20:4-6), sobre las naciones de la tierra (Ap.2:26-27), y después del Milenio seguirán dominando o gobernando el Universo por los siglos de los siglos (Ap.22.5).

13- El papista miente una vez más cuando afirma que la iglesia católica romana no reina sobre los reyes de la tierra. Decir que esa iglesia, y especialmente el papado, no reina sobre los reyes de la tierra es una mentira espantosa. En primer lugar, la profecía del Apocalipsis no dice que la gran ramera reina sobre TODOS los reyes de la tierra, simplemente dice que dicha gran ramera tiene dominio o poder sobre los reyes de la tierra.

Ciertamente la Roma pagana del siglo 1 reinaba sobre los reyes de la tierra, es decir, tenía dominio sobre los reyes con formaban el Imperio Romano. Los mismo sucede con la Roma papal, la cual también tiene dominio sobre los reyes papistas de la tierra. Cuando el Apocalipsis habla de los reyes de la tierra, se refiere a reyes o a Presidentes. La gran ramera, la iglesia de Roma, reina sobre los reyes de la tierra, porque esa iglesia, y el papa, DOMINAN A LOS REYES PAPISTAS DE LA TIERRA. Todos los reyes y presidentes papistas de la tierra se someten sin rechistar a los dogmas falsos del papote de turno, el cual reina sobre ellos, los domina por medio de su satánico poder y sus pretensiones falsas de ser el vicario de Cristo, por eso es que esos reyes papistas se postran ante el papote-bestia de turno, y se someten a su voluntad y dogmas. Eso es lo que significa cuando dice que la gran ramera reina o domina sobre los reyes de la tierra.

Un ejemplo claro de ese sometimiento de los reyes papistas a la autoridad vaticana o papal lo tenemos en las siguientes dos fotos, donde vemos al rey papista de España, Juan Carlos I, POSTRÁNDOSE DE RODILLAS ANTE EL PAPOTE-BESTIA DE TURNO, el cual era en ese tiempo Juan Pablo II, ese acto simbólico y humillante refleja el sometimiento absoluto y total de los reyes españoles, y del resto de monarcas católicos, al poder de la gran ramera, y especialmente al poder papal.

El hecho de que algunos reyes no se sometieran durante la Edad Media al dominio o reinado tiránico del papa sobre ellos, esto no demuestra nada, pues la profecía bíblica no dice por ninguna parte que TODOS los reyes se someterían al reinado de la gran ramera, sino que solamente dice que la gran ramera reina sobre los reyes de la tierra, ¡no todos los reyes de la tierra!. La propia bestia mencionada en Apocalipsis 13, y que será el falso mesías, al principio se someterá a la autoridad papal y al dominio del catolicismo, pero cuando llegue la hora, la bestia y sus diez reyes aliados, que una vez fueron católicos papistas, se volverán contra esa iglesia falsa, la odiarán, y la destruirán con fuego en una sola hora (Ap.17:16, 18:17-21), es decir, los mismos reyes europeos con los que la gran ramera fornicó y vivió en deleites y lujos, serán los que la odiarán y la destruirán con fuego, ¡ese será el terrible final de la iglesia católica romana, la gran ramera!.

15- Seguidamente el papista mentiroso se atreve a afirmar que el lino fino no es de color blanco. El Apocalipsis dice bien claro que el lino fino es BLANCO, y ese color blanco es el primer color de la gran ramera, la iglesia católica romana (Ap.18:16). Que el lino fino es de color blanco lo dice el mismo Apocalipsis, leámoslo:

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.” (Ap.19:7-8).

Como podemos ver, el lino fino es LÍMPIO Y RESPLANDECIENTE, es decir, blanco. Y así es como lo define el diccionario bíblico e-sword: “El vocablo «shesh» (blanco) se traduce, generalmente, como «lino fino». José fue revestido de este lino fino por orden de Faraón (Gen_41:42); se emplea frecuentemente de las telas del tabernáculo (Exo_26:1, 31, 36; 27:9, 16, 18); forma parte de las vestimentas del sumo sacerdote (Exo_28:4-5, 39; 39:27-29). La Esposa del Cordero aparecerá vestida de lino fino, limpio y resplandeciente (Rev_19:8). Por su blancura, representa «las acciones justas de los santos».

Pero ahora viene ese papista embustero e idólatra adorador de galletas, y nos sale con el cuento de que el lino fino no es de color blanco, para de esta manera intentar ocultar lo que dice el Apocalipsis sobre la gran ramera, la cual tiene como primer color el BLANCO, seguido del púrpura y de la escarlata, como podemos ver en las siguientes fotos:

Y ya, para colmo de la locura, el papista mentiroso se atreve a decir esto: “Aparte de eso, Martínez reconoce que la verdadera Iglesia, esposa del Cordero, está vestida de blanco, y puesto que en la Iglesia Católica el color predominante es el BLANCO, la Iglesia Católica es la esposa del Cordero. Cosas tan sencillas, ¡y Martínez no las entiende!”

Fíjense, estimados lectores, lo que dice ese papista loco y mentiroso. Él dice que como la esposa del Mesías, su verdadera Iglesia, estará vestida de lino fino, es decir, de color blanco resplandeciente (Ap.19:7-8), ¡entonces su iglesia católica es la verdadera Iglesia del Mesías, porque ella también utiliza el color blanco en sus vestiduras!. Pero vamos a ver, papista loco, ¿no dices que el lino fino no es de color blanco?, es decir, tu dices primero que el lino fino mencionado en Apocalipsis 18:16 no es de color blanco, pero cuando citas Apocalipsis 19:7-8, donde se menciona también el lino fino, ¡entonces sí que dices que es de color blanco!, ¿pero se puede ser más embustero?. Los muchos falsos cristos-galletas que estos papistas locos se zampan en sus blasfemas misas les han demolido el cerebro, y ya les es imposible razonar, y un ejemplo lo tenemos en este papista que da semejantes argumentos estúpidos y falsos.

Vamos a ver, papista adorador de galletas, ese argumento que has dado es una de la cosas más falsas e idiotas que se puedan decir. Tu doctrina de que tu iglesia católica romana es la única y verdadera iglesia el Mesías, porque en sus disfraces sacerdotales utilizan ropas de color blanco, solo puede decirlo un tarao mental. Siguiendo ese mismo argumento idiota y falso, entonces los mahometanos que se van en manada, y como locos, a la Meca, para adorar un meteorito, son también la única y verdadera iglesia del Mesías, ¡porque esos mahometanos van disfrazados con telas blancas!

El llevar vestimentas de color blanco de ninguna manera significa que seamos verdaderos cristianos, ¡hasta el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz! (2Co.11:14), y si Satanás se disfraza de blanco resplandeciente o luminoso, ¡cuánto más su iglesia en la tierra, la gran ramera, la iglesia católica romana!

16- Veamos ahora la siguiente tontería que dice ese papista desquiciado:  “si para ser cristiano uno debe autonombrarse santo, cristiano, discípulo o hermano, ¿Entonces por qué usted se llama a sí mismo “teólogo bíblico”?

En la Biblia nunca se dice que los cristianos, los seguidores de Cristo, sean “teólogos bíblicos”. Así que si seguimos su barata lógica, Martínez, usted NO ES CRISTIANO.”

Pero vamos a ver, papista loco e idólatra, ¿y cuando he dicho yo que los cristianos se tengan que llamar “teólogos bíblicos”. Esto es solamente un título que yo me aplico a mi mismo, pues, como demuestro, soy un teólogo bíblico. Los verdaderos cristianos del siglo 1 se llamaban santos, discípulos, hermanos o cristianos, ¡pero jamás católicos!, ese título de “católico” NO ES CRISTIANO, porque los católicos no son verdaderos cristianos. Sin embargo, para el mundo engañado por el Diablo ser católico es ser sinónimo de cristiano, cuando son dos cosas totalmente diferentes. No se puede ser cristiano y católico al mismo tiempo, pues las doctrinas de la gran ramera, la iglesia católica romana, son opuestas a las doctrinas enseñadas por el Mesías Jesús  y por sus apóstoles. Si los católicos fueran cristianos, entonces los cristianos del siglo 1, mencionados en el Nuevo Testamento, se habrían llamado también “católicos”, ¡pero NINGUNO de ellos era católico!

Y ya, para terminar, ¿de donde saca usted esa estúpida y falsa doctrina de que un cristiano no puede utilizar el insulto de forma justa?. El Mesías Jesús  lo hacía, sus apóstoles lo hacían y yo también lo hago, papista necio e idólatra adorador de galletas. Lo que un verdadero cristiano jamás podrá hacer es insultar de forma falsa, grosera y calumniosa, que es lo que los papistas hacéis.

RESPUESTA AL PAPISTA MARCOS

La Siguiente respuesta mía forma parte del debate doctrinal que estoy llevando en mi foro de teología bíblica judeo-cristiana con el papista Marco. Puede seguir este debate en la siguiente dirección: http://groups.msn.com/TEOLOGIABIBLICAJUDEO-CRISTIANA/general.msnw?action=get_message&mview=0&ID_Message=26662&LastModified=467563062289838375

1. El papista Marco dice que la expresión de Apocalipsis 18:21 “nunca más será hallada” significa “dejar de existir para siempre“. Efectivamente, eso es lo que significa esa expresión, pero lo que ese papista embustero no entiende es que dicha expresión le traiciona y desenmascara su mentira de que la gran ramera era la Roma pagana del siglo 1, ¿por qué?, porque la profecía del Apocalipsis dice bien claro que esa maldita ciudad de Roma será destruida por fuego en una sola hora, será arrasada y DEJARÁ DE EXISTIR, NUNCA MÁS SERÁ HALLADA (Ap.18:17-21), ¡¡¡Roma dejará de existir!!!, y nunca más será hallada. ¿Lo entiendes, engañador papista?, esa ciudad de Roma será borrada del mapa, y desaparecerá para siempre de la faz de la tierra, y no solo eso, la profecía bíblica dice bien claro que serán LA BESTIA (el falso mesías) Y SUS DIEZ REYES ALIADOS QUIENES LA DESTRUIRÁN CON FUEGO, léelo, hereje: “Y los diez cuernos que viste y la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. (Ap.17:16-17). Vamos a ver papista, utiliza la poca materia gris que te queda: ¿cuando en la Historia la bestia (el falso mesías) y sus diez reyes aliados destruyeron la ciudad de Roma y esta dejó de existir?, ¡¡NUNCA!!, esa profecía jamás se ha cumplido en la Historia pasada, por la sencilla razón de que la ciudad de Roma aun existe. ROMA AUN NO HA DEJADO DE EXISTIR PARA SIEMPRE, PEDAZO DE EMBUSTERO, sino que esa maldita ciudad aun sigue existiendo y es la capital de la iglesia más falsa, perversa, idólatra y asesina de toda la Historia, la iglesia católica romana, la gran ramera. Mira, papista, yo te reto en este foro a que nos demuestres a todos cuando se cumplió esa profecía del Apocalipsis. Ya que tu dices que esa profecía se cumplió en el siglo 1, entonces dinos quien fue esa bestia (el falso mesías) y sus diez reyes aliados que destruyeron con fuego la ciudad de Roma en una sola hora y dejó de existir, ¡danos el nombre de esa bestia (el falso mesías) y de sus diez reyes aliados que destruyeron en el siglo uno la ciudad de Roma!, pero si no nos demuestras esto, entonces significará que mientes como un bellaco, y que esa profecía del Apocalipsis aun no se ha cumplido, sino que se cumplirá en el futuro, cuando la capital de tu secta, la gran ramera, sea destruida por fuego en una sola hora, y entonces es cuando esa maldita ciudad dejará de existir, y nunca más será hallada. ¡Ese será el final de tu iglesia del diablo!

2. El papista dice seguidamente que la gran ramera era solo la ciudad de Roma del siglo uno, pero no una institución que tenga su centro de poder en la ciudad de Roma. Pero vamos a ver, papista necio, ¿pero no dices tu y tu secta que la gran ramera era la INSTITUCIÓN IMPERIAL QUE TENÍA SU SEDE EN LA ROMA PAGANA DEL SIGLO UNO?, es decir, vosotros mismos enseñáis que la gran ramera era la INSTITUCIÓN imperial del siglo uno, pedazo de hipócrita. La diferencia es que tu dices que esa institución imperial era la pagana del siglo uno, y yo afirmo que esa institución que tiene su sede en Roma es la institución POLÍTICO-RELIGIOSA conocida como la iglesia católica romana. La gran ramera no solo se refiere a la institución imperial pagana y religiosa que imperaba en Roma en uno, sino que también se refiere a la institución pagana y religiosa conocida como iglesia católica romana, y además, como ya he demostrado en el punto uno, la Roma pagana del siglo uno JAMÁS FUE DESTRUIDA POR FUEGO EN UNA SOLA HORA, y la ciudad de Roma no dejó de existir para siempre, pues dicha ciudad de Roma aun existe y cualquiera puede ir a visitarla.

3. Por supuesto que algunos profetas del Antiguo Testamento describieron a la ciudad de Jerusalén como una ramera, porque los judíos se habían vuelto a la idolatría, habían sido infieles a su esposo, IEVE , y entonces esa ciudad se convirtió en ramera, una ciudad repleta de idolatrías y hechicerías. Pero resulta que la gran ramera del Apocalipsis NO ES JERUSALÉN, sino la ciudad de Roma, la ciudad de las siete colinas, en la cual tiene su sede otra iglesia que dice ser la esposa del Mesías, pero es una GRAN RAMERA. La ramera del Antiguo Testamento es Jerusalén, y no tiene que ver nada con la gran ramera del Apocalipsis, la cual tiene su sede en Roma, es decir, es la IGLESIA DE ROMA. Es muy significativo que la ramera del Antiguo Testamento, Jerusalén, NUNCA ES LLAMADA “LA GRAN RAMERA”, sino solo “ramera”, sin embargo, la gran ramera del Apocalipsis es mucho peor y más grande que la antigua ramera de Jerusalén, y por eso es que es denominada LA GRAN ramera. Por lo tanto, decir que la gran ramera del Apocalipsis es Jerusalén es una burda mentira que algunos papistas embusteros y medio idiotas se han inventado para engañar a necios como tu. Lo curioso es que esos mismos papistas embusteros e idiotizados por Roma unas veces dicen que la gran ramera era la ROMA pagana del siglo uno, ¡¡y luego dicen que la gran ramera era la ciudad de Jerusalén!!. A ver, ¿en qué quedamos, papistas idiotas?, ¿era la Roma pagana, o era la ciudad de Jerusalén?, porque la gran ramera no pueden ser las dos ciudades, ya que el Apocalipsis identifica a la gran ramera CON UNA SOLA CIUDAD, ¡¡no con dos ciudades!!

4. Después el papista mentiroso ha soltado un argumento que es muy falso y diabólico, fruto solo de su crasa ignorancia bíblica. El papista engañador dice que la gran ramera no puede ser su iglesia católica con sede en Roma, sino solo la ciudad PAGANA de Roma del siglo uno, porque en Nahún 3:1-7 se habla de la antigua ciudad pagana de Nínive, y se dice que era un ciudad ramera, a causa de su idolatría y hechicerías, pero Nínive no era una iglesia, sino una ciudad pagana. Este argumento del papista es falso y falaz en extremo, ¿por qué?, porque resulta que en la época del profeta Jonás, que vivió décadas antes del profeta Nahún, NÍNIVE SE ARREPINTIÓ POR LA PREDICACIÓN DE JONÁS, Y ENTONCES IEVE  DECIDIÓ NO DESTRUIRLA. Es decir, en la época del profeta Jonás Nínive creyó en el profeta Jonás y se arrepintieron de sus pecados e idolatrías, es decir, ¡los ninivitas se convirtieron en parte del pueblo de Dios, porque se arrepintieron y creyeron en el mensaje del profeta Jonás!. Pero resulta décadas después de este suceso este pueblo de Dios que vivía en Nínive VOLVIÓ A SU IDOLATRÍA Y HECHICERÍAS, y entonces, en la época de Nahún, esa ciudad de Nínive, que había sido parte del pueblo de Dios, SE HABÍA CONVERTIDO EN UNA RAMERA, llena de maldad y de idolatría. Por eso es que Nahún 3:1-7 dice que Nínive era una ciudad RAMERA, ¡porque antes había sido parte del pueblo de Dios!. Lo mismo sucede con la gran ramera mencionada en el Apocalipsis. Esa gran ramera, con sede en la ciudad de Roma, es la religión falsa e idólatra, la cual se infiltró totalmente en la iglesia de Roma, esta iglesia, al principio, era una iglesia verdadera y fiel al Evangelio, como podemos ver en la epístola de Pablo a los romanos, esa iglesia de Roma, en el siglo uno, formaba parte del pueblo de Dios, la Iglesia de Dios, pero siglos después SE APARTÓ DE LA VERDAD Y VOLVIÓ A LA MALDITA IDOLATRÍA, es decir, ¡¡la gran ramera era la religión falsa que imperaba en Roma en el siglo uno, y que después pasó a la iglesia de Roma!!, la cual practica la más asquerosa y diabólica idolatría, postrándose de rodillas ante millones de imágenes de talla, o adorando a pedazos de galletas de harina (los falsos cristos-hostia) como si fueran Dios mismo. ¡Qué repugnante idolatría!, y encima esa iglesia falsa y del diablo dice ser la única y verdadera iglesia del Mesías, ¡pretende ser la ESPOSA del Mesías!, sin embargo, en lugar de ser la esposa del Mesías es la gran ramera, la iglesia de Satanás en la tierra, llena de millones de asesinatos, fornicaciones y hechicerías, con lo cual ha engañado al mundo entero y extraviado a las naciones con sus abominaciones, y los reyes de la tierra se han embriagado con el vino de su maldita fornicación espiritual, que es la IDOLATRÍA, tal como dice el Apocalipsis, y por eso es que al final esa iglesia perversa, asesina y diabólica será destruida por fuego y dejará de existir, ya que la bestia (el falso mesías) y sus diez reyes aliados la odiarán a muerte, y destruirán con fuego, y en una sola hora, su capital, Roma (Ap.17:16), y entonces esa ciudad de Roma y su maldita iglesia dejará de existir, y nunca más será hallada (Ap.18:21), repito, ¡esta profecía JAMÁS SE HA CUMPLIDO en el pasado, sino que se cumplirá en el futuro.

5. El papista embustero dice seguidamente una de las mayores mentiras e idioteces que alguien pueda decir. El dice que el Vaticano y Roma son dos ciudades diferentes e independientes. Este papista engañador y medio analfabeto suelta esa idiotez, y el tío se queda tan pancho, como diciendo, “mira, que listo soy”. Pero lo que dice ese papista embustero es una bobada elevada al cubo, ya que EL VATICANO Y ROMA ES LO MISMO. El Vaticano PERTENECE A LA CIUDAD DE ROMA DESDE HACE CIENTOS DE AÑOS. El Vaticano son simplemente unos cuantos edificios papales que pertenecen a la ciudad de Roma desde hace centenares de años, así ha sido desde hace más de 1500 años, pues la ciudad de ROMA siempre ha sido la sede de la iglesia papal, la gran ramera. En ROMA siempre ha tenido su sede el papote-bestia de turno, excepto en algún corto período de la Historia, cuando los papotes-bestias de turno tenían su sede papal en Francia, en Aviñón. Pero ROMA siempre ha sido la sede de la gran ramera, la iglesia católica romana. Lo que sucedió en el año 1929 fue sencillamente que el Vaticano, por disposición del dictador fascista italiano Mussolini, se convirtió artificialmente en un “Estado independiente”, ¡¡PERO DENTRO DE LA CIUDAD DE ROMA!!. El Vaticano y Roma siempre han estado unidos, el Vaticano forma parte de la ciudad de Roma, y por eso es que esa maldita iglesia, la gran ramera, es llamada LA IGLESIA DE ROMA, no se la llama “la iglesia Vaticana“, sino la iglesia DE ROMA, porque sencillamente el Vaticano y Roma son una misma cosa. Pero ahora viene este papista descerebrado y embustero, y nos suelta la ridícula mentira de que el Vaticano y Roma son dos ciudades diferentes e independientes, y seguro que hay algún papista medio tonto, o tonto entero, que se lo cree.

6. Después dice el papista mentiroso el típico argumento de la gran ramera, es decir, dice que su iglesia no puede ser la gran ramera, porque el Vaticano no tiene su sede sobre siete colinas. Ese argumento falso y ridículo ya lo he refutado muchas veces, pero este tío no se entera. El Apocalipsis dice que es LA CIUDAD DE ROMA la que se sienta sobre las siete colinas, pero resulta que la gran ramera está unida e identificada con la ciudad de ROMA, por eso se la llama la “iglesia DE ROMA, no la “iglesia vaticana”!, sino la iglesia de Roma, es decir, la gran ramera es la iglesia católica romana, ya que es esa maldita ciudad, Roma, la que se sienta sobre las famosas siete colinas. Es la ciudad de Roma la que será destruida por fuego en una sola hora, y nunca más será hallada (Ap.18:17.21), y al ser destruida esa maldita ciudad de Roma, ¡la IGLESIA de Roma también será destruida!, porque esa iglesia idólatra y falsa forma parte de esa ciudad de Roma, es la CAPITAL de esa iglesia falsa.

7. Seguidamente el papista me insulta e injuria, porque he dicho que serán los masones illuminati, liderados por la bestia, quienes destruirán su iglesia, la gran ramera. Aquí el papista mentiroso demuestra una total ignorancia de su propia iglesia papista y de sus peores enemigos. Este papista necio y medio analfabeto no se entera que desde hace unos 200 años existe una conspiración illuminati/masónica/socialista/judaica y diabólica para destruir, no solo el catolicismo, sino en general todo el cristianismo y todo tipo de iglesias y religiones, excepto el satanismo. Estos masones illuminati y anticristianos son adoradores de Satanás, y están controlados por una cúpula de judíos anticristianos y multimillonarios que deciden todo, estos masones/iluminati fueron los mismos que durante la Revolución francesa de finales del siglo 18 casi exterminan totalmente el catolicismo de Francia, y son los mismos que hoy en día maquinan y trabajan desde dentro y desde fuera de las iglesias para que esa iglesia falsa, la gran ramera, así como todos los cristianos verdaderos del mundo, sean al final destruidos, exterminados, asesinados. El propósito u objetivo único de la masonería illuminati, socialista, comunista y judaica-sionista es destruir totalmente el cristianismo y borrar del mapa a todas las iglesias, para implantar su futuro nuevo orden mundial masón e illuminati, y que hoy ya controla casi todas las naciones, sus economías y cientos de iglesias. ¡Estos masones illuminati, controlados por la sinagoga de Satanás, son los mayores enemigos de la iglesia católica romana, la gran ramera!, ya que ellos odian a muerte el papismo, y especialmente a todos los verdaderos cristianos bíblicos fundamentalistas, a los cuales al final perseguirá y matará la bestia (el falso mesías), junto con su aliado religioso, el futuro papa judío, el falso profeta, cuando ambos estén gobernado el mundo durante 42 meses (Ap.13:5, 7), y estos masones-illuminati, controlados por el judaísmo anticristiano, son los que al final también odiarán a muerte a la gran ramera a la que antes apoyaron, y el falso mesías (la bestia), junto con sus diez reyes aliados, decidirán entonces destruir con fuego esa capital de la gran ramera, Roma, y entonces Roma desparecerá para siempre, y nunca más será hallada (Ap.18:17-21). Eso que tu dices, de que esta profecía del Apocalipsis se cumplió en el siglo uno, es solo una burda y ridícula mentira. Te recuerdo lo que dije en el punto 1: yo te reto en este foro a que nos demuestres a todos cuando se cumplió esa profecía del Apocalipsis. Ya que tu dices que esa profecía se cumplió en el siglo 1, con la Roma pagana, entonces dinos quien fue esa bestia (el falso mesías) y sus diez reyes aliados que destruyeron con fuego la ciudad de Roma en una sola hora y dejó de existir, ¡danos el nombre de esa bestia (el falso mesías) y de sus diez reyes aliados que destruyeron en el siglo uno la ciudad de Roma!, pero si no nos demuestras esto, entonces significará que mientes como un bellaco, y que esa profecía del Apocalipsis aun no se ha cumplido, sino que se cumplirá en el futuro, cuando la capital de tu secta, la gran ramera, sea destruida por fuego en una sola hora, y entonces es cuando esa maldita ciudad dejará de existir, y nunca más será hallada. ¡Este será el desastroso y terrorífico final de tu iglesia del diablo que se hace pasar por la única iglesia-esposa del Mesías!

8. LA GRAN RAMERA MENCIONADA EN EL APOCALIPSIS NO ERA SOLAMENTE LA ROMA PAGANA DEL SIGLO 1, SINO QUE TAMBIÉN ES LA ROMA PAPAL, LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA. La mentira de los papistas ha quedado desenmascarada. ¡¡La iglesia católica romana no es la verdadera iglesia de Dios, sino que es la gran ramera mencionada en el Apocalipsis!!, la cual se hace pasar por la iglesia de Dios, sin embargo, es una iglesia falsa, fornicaria, comercial, apóstata, dada a la más repugnante y diabólica IDOLATRÍAS Y HECHICERÍAS, y por eso es que al final esa iglesia apóstata, perversa y asesina recibirá el justo juicio de Dios y será destruida totalmente, y entonces Roma nunca más será hallada, dejará de existir (Ap.18:17-21).

9. El papista Marco dice seguidamente que la expresión “nunca más será hallada”, mencionada en Apocalipsis 18:21, no es literal, sino simbólica, es decir, según ese papista, esa frase es mentira, y no significa lo que dice, es decir, según ese papista, cuando el Apocalipsis dice que la ciudad de Roma será destruida por fuego en una sola hora, y nunca más será hallada, no significa eso, sino todo lo contrario. Veamos la falsedad de ese argumento: En Hechos 13:34 leemos la misma expresión: “Y en cuanto a que le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción, lo dijo así”. Este “nunca más” significa sencillamente lo que dice. El Mesías murió y resucitó y NUNCA MÁS volverá a morir.

En Hebreos 8:12 aparece la misma expresión: “Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades”. Igualmente, el “nunca más” significa lo que dice, es decir, Dios jamás se acordará de nuestros pecados.

En Apocalipsis 3:12 aparece la misma expresión: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí”. Una vez más la expresión “nunca más” es bien sencilla de entender. Por lo tanto, cuando Apocalipsis 18:21 dice que la capital de la gran ramera, Roma, será destruida por fuego en una sola hora, y NUNCA MÁS será hallada, significa eso, que dicha ciudad desaparecerá para siempre de la faz de la tierra, y dejará de existir, nunca más se la encontrará. Esto es clave y es fundamental, porque si realmente la gran ramera fuera solamente la Roma pagana del siglo 1, como enseñan falsamente papistas, ¡entonces esa ciudad de Roma ahora no existiría!, sino que habría desaparecido de la tierra hace muchos siglos, y nunca más sería hallada, pero resulta que la ciudad de Roma aun existe, y dicha ciudad es la capital de la gran ramera, la iglesia católica romana, por lo tanto, esa destrucción de Roma predicha en el Apocalipsis se cumplirá en el FUTURO. Cuando los papistas dicen que esa profecía se cumplió en el siglo uno, están mintiendo como bellacos, ¡y ellos saben que están mintiendo!, ya que ellos no pueden demostrar cuando fue destruida la ciudad de Roma en una sola hora, y cuando dejó de existir, y no lo pueden demostrar por la sencilla razón de que esa ciudad de Roma jamás fue destruida ni dejó de existir, porque ella aun existe, ¡la gran ramera no era solamente la Roma pagana del siglo 1, sino que esta gran ramera aun subsiste con todo su poder maléfico en la Roma papal!

10. El papista Marco dice luego que la gran ramera era solo la Roma pagana del siglo 1, y no ninguna institución religiosa, como es el papismo. A ver, papista, si el Apocalipsis la llama LA GRAN RAMERA, entonces solo puede referirse a una institución RELIGIOSA E IDOLÁTRICA, es decir, a una RELIGIÓN FALSA, infiel, fornicaria, pues practica la idolatría en multitud de formas. Ciertamente en la Roma pagana del siglo uno se practicaba la religión falsa en multitud de formas, y con toda clase de idolatrías y hechicerías, por eso es que esa Roma pagana era una gran ramera, pero esta gran ramera no desapareció con la caída de la religión pagana del imperio romano, sino que siguió existiendo DENTRO DE LA IGLESIA DE ROMA, la cual apostató de la fe y se convirtió en una iglesia falsa llena de idolatrías, comercio y hechicerías. Por lo tanto, es totalmente falso decir que la gran ramera era solamente la Roma pagana del siglo uno, ya que esta gran ramera siguió existiendo dentro del CATOLICISMO ROMANO, Y AUN EXISTE EN NUESTROS DÍAS. Esta iglesia apóstata de Roma pretende ser la única y verdadera Iglesia de Dios en la tierra, sin embargo, no es la verdadera Iglesia de Dios, sino que es la gran ramera, la iglesia de Satanás en la tierra, llena de idolatrías, abominaciones y asesinatos, pero bien disfrazada con un manto de falsa piedad, para poder engañar al mundo entero con sus mentiras, abominaciones y hechicerías.

Al principio de la era cristiana esa iglesia de Roma fue fiel al Evangelio, llena de verdaderos cristianos, como podemos ver en la epístola de Pablo a los Romanos, sin embargo, con el paso de los siglos esa iglesia de Roma APOSTATÓ DE LA FE, como predijo Pablo en 1Tm.4:1, 2Ts.2:3-4, esos apóstatas y herejes escucharían a espíritus engañadores, y enseñarían doctrinas de demonios, hasta que la iglesia de Roma se convirtió en la llamada iglesia católica romana, la gran ramera. Gracias a Dios esa gran apostasía predicha por el apóstol Pablo no afectó a todos los cristianos del mundo, sino solo a los cristianos falsos, y especialmente a la iglesia de Roma, la cual se unió al poder imperial de Roma en el siglo 4, y la gran ramera entró de lleno dentro de esa iglesia de Roma.

11. Seguidamente ese papista me pregunta lo siguiente: “¿De donde sacas que al ser una mujer-ramera la Gran ramera se hará pasar por ESPOSA DEL MESÍAS?.” Ese papista no entiende que si es una ramera infiel, ¡es porque pretende ser la esposa del Mesías!. En el Antiguo Testamento IEVE  también llamó RAMERA a Jerusalén, porque IEVE  consideraba a esa ciudad como SU ESPOSA, pero al ir los judíos en pos de la idolatría, Jerusalén se convirtió en ciudad RAMERA. Lo mismo sucede ahora en el Nuevo Testamento. La gran ramera del Apocalipsis es mucho peor y más grande que la ramera de Jerusalén en el Antiguo Testamento, por eso es que el Apocalipsis la llama LA GRAN ramera, y esta iglesia falsa e infiel solo puede ser esa IGLESIA que pretende ser la esposa del Mesías, pero esa iglesia se ha ido en pos de la idolatría, y ahora ya no es la esposa del Mesías, sino una GRAN RAMERA, madre de otras iglesias rameras que salieron de ella (Ap.17:5), llena de abominaciones e idolatrías, como así sucede con la iglesia católica romana.

12. Seguidamente el papista cita el pasaje de Isaías 23:15-18, donde a la ciudad de Tiro se la llama RAMERA, y con esta cita el papista pretende hacernos creer que la gran ramera de Apocalipsis 17 y 18 no puede ser la iglesia católica romana, porque Tiro no era ninguna iglesia. El argumento del papista es totalmente falso y diabólico. Obviamente Tiro no era ninguna iglesia, como tampoco lo era la Roma pagana del siglo uno, ¡pero sí era una ciudad llena de IDOLATRÍAS , HECHICERÍAS Y COMERCIO, y por eso se la llama “ramera”, porque esa ciudad comerciaba con otras potencias del mundo de entonces, vivía en la opulencia y practicaba todo tipo de idolatrías y hechicerías, y de esta manera Tiro era una ciudad ramera. Sin embargo, en Apocalipsis 17 y 18 se describe a una GRAN RAMERA, la cual es identificada con la ciudad de Roma. Los papistas, como Marco, dicen que esa gran ramera era SOLAMENTE la Roma pagana del siglo 1, pero no la Roma papal. Eso que dicen los papistas es mentira, porque aun aceptando que la Roma pagana e idolátrica del siglo 1 era una gran ramera, llena de comercio, lujos e idolatrías de todo tipo, como lo era la ciudad de Tiro, ¡esto no significa que la gran ramera fuera solamente esa Roma pagana del siglo 1. La gran ramera siguió existiendo aun después de la caída de la Roma pagana e imperial, pues esa gran ramera SUBSISTE DENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA, es decir, dentro de la ROMA PAPAL. La Roma papal es sencillamente la heredera y sucesora de la antigua Roma pagana de los césares. El propio título pagano de PONTIFEX MÁXIMUS, que tenían los antiguos emperadores romanos, es exactamente el mismo título pagano que tienen los PAPAS del romanismo, esto lo puede comprobar cualquiera viendo, por ejemplo, algunas medallas o monedas papales, donde claramente aparece la inscripción pagana PONTIFEX MÁXIMUS.

La iglesia católica romana practica todo tipo de comercio con otras naciones, ¡e incluso comercia con almas de hombres!, por medio de esa doctrina anticristiana y repugnante del purgatorio, donde muchos pagan dinero a esa iglesia falsa para que se hagan misas por los muertos, o “misas de difuntos”, con el fin de que así la supuesta alma del difunto salga del purgatorio rumbo al cielo, ¡esto es puro COMERCIO DE ALMAS, lo cual está claramente profetizado en Apocalipsis 18, leamos: “Y los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías; mercadería de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol; y canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres.” (Ap.18:12-13).

Esta iglesia falsa y apóstata, repleta de lujos y comercio mundano, adora imágenes, adora a falsos cristos en forma de galletas de harina, y a los cuales llaman “hostia”, etc. Es decir, la gran ramera mencionada en el Apocalipsis era TANTO LA ROMA PAGANA DEL SIGLO UNO, COMO LA ROMA PAPAL, la cual es la sucesora directa de la Roma pagana. Ambas instituciones, la Roma pagana y la Roma papal, son asesinas de millones de cristianos (Ap.17:6). La Roma pagana asesinaba a los cristianos en los circos romanos, y la Roma papal los torturaba y asesinaba por medio de la inquisición papal, la cual duró centenares de años. Esta Roma papal, idólatra y asesina pretende ser la única esposa o Iglesia del Mesías, la única iglesia verdadera, pero al igual que sucedió con Jerusalén en el Antiguo Testamento, esta iglesia falsa se convirtió también en una ramera, pero aun más grande y malvada: LA GRAN ramera. La idolatría, el comercio, los asesinatos, las hechicerías y el lujo de la Roma pagana del siglo 1 ENTRÓ DE LLENO EN LA IGLESIA DE ROMA, todas esas riquezas mundanas corrompieron la iglesia de Roma, la cual al principio fue pura y fiel al Evangelio, como vemos en la epístola a los Romanos, pero siglos después se convirtió en la gran ramera.

Roma es la capital de esta gran ramera, ya que el Vaticano FORMA PARTE de la ciudad de Roma, no son dos ciudades diferentes, sino UNA SOLA CIUDAD, así lo ha sido durante cientos de años, y lo seguirá siendo hasta que la profecía del Apocalipsis se cumpla, y esa maldita ciudad sea destruida por fuego en una sola hora, y entonces nunca más será hallada (Ap.18:17-21).

13. Una vez más el papista mentiroso sale con el cuento de que la gran ramera no puede ser la iglesia papal, pues el Vaticano no está asentado sobre las siete colinas o montes. Ese argumento estúpido e infantil ya lo he refutado muchas veces. EL VATICANO FORMA PARTE DE LA CIUDAD DE ROMA. El Vaticano y Roma no son dos ciudades diferentes, sino una sola ciudad, así lo ha sido desde hace centenares de años. Roma es la capital de la gran ramera, por eso es que la iglesia católica no es llamada la iglesia VATICANA, sino la iglesia DE ROMA, porque es en ROMA donde tiene su sede esa iglesia falsa y ramera. Si yo quiero ir a visitar el Vaticano, ¿a que ciudad tengo que ir?, ¡pues a ROMA!, Y NADA MÁS QUE A ROMA. Por lo tanto, ese falso argumento papista queda destrozado, ya que la capital de la gran ramera no es el Vaticano, sino ROMA. El Vaticano son solamente unos cuantos palacios donde tiene su morada el papote-bestia de turno, pero esos palacios lujosos están en ROMA, forman parte de Roma. Por lo tanto, papista, todo tu argumento no vale nada, es falso, falaz e idiota.

14. Seguidamente, el papista dice que cuando Juan habló de la gran ramera se refería a dos ciudades: a Roma y a Jerusalén. Eso que dice el papista es una burda mentira, no tiene ni idea del Apocalipsis, porque este libro sagrado dicen bien claro que la gran ramera es UNA SOLA CIUDAD: “Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.” (Ap.17:18). Este pasaje identifica claramente a la gran ramera (la mujer) con LA GRAN CIUDAD que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan, y esa ciudad era ROMA, no Jerusalén, y además dice “la gran ciudad“, en singular. Si la gran ramera fueran dos ciudades, Roma y Jerusalén, como dice ese papista, entonces ese pasaje diría: “Y la mujer que has visto SON LAS DOS GRANDES CIUDADES DE ROMA Y JERUSALÉN“, sin embargo, cuando el Apocalipsis menciona a la gran ramera solo habla de UNA GRAN CIUDAD, que es ROMA, la cual era la ciudad imperial que gobernaba a los reyes de la tierra en los días de Juan.

Como ya he demostrado más arriba, esta gran ramera llena de idolatrías, asesinatos, comercio y hechicerías que existía en Roma en los días de Juan entró de lleno en la iglesia católica romana, y subsiste dentro de ella, y en el futuro esta ciudad, Roma, será destruida para siempre, y nunca más será hallada, y así es como desaparecerá totalmente esa iglesia ramera, asesina, comercial, hechicera y perversa que reina aun sobre muchos reyes papistas de la tierra.

15. El papista afirma que la destrucción de la gran ramera, predicha en Apocalipsis 18:17-21, se cumplió en el siglo 5, cuando cayó el imperio romano de occidente bajo las hordas salvajes de los vándalos, los hunos, etc. Veamos con qué facilidad se refuta esa estúpida mentira que ha dicho el papista:

a) La profecía del Apocalipsis dice bien claro que lo que será destruido por fuego en una sola hora será la maldita CIUDAD DE ROMA, como dice bien claro Apocalipsis 18:17-21, la gran ramera está identificada con UNA CIUDAD, la ciudad que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan, es decir, la ciudad de ROMA (Ap.17:18), y cuando esa maldita e idólatra ciudad sea arrasada por el fuego en una sola hora, DESAPARECERÁ PARA SIEMPRE DE LA FAZ DE LA TIERRA, nunca más será hallada (Ap.18.21). Ahora bien, resulta que cuando cayó el imperio romano de occidente en el año 476 bajo los bárbaros LA CIUDAD DE ROMA NO DEJÓ DE EXISTIR, sino que ahí la tenemos, viva y coleando, y cualquiera puede ir de turista a verla, pues es la capital del actual estado Italiano, y también la capital de la gran ramera, la iglesia católica romana. Por lo tanto, lo que dice el papista es totalmente mentira, pues LA CIUDAD DE ROMA NO DEJÓ DE EXISTIR EN EL SIGLO 5, cuando cayó el imperio romano de occidente.

b) La profecía del Apocalipsis dice bien claro que serán la bestia (el falso mesías) y sus diez reyes aliados quienes destruirán la ciudad de Roma por fuego, en una sola hora (Ap.17:16). El papista dice que esta profecía se cumplió también en el siglo 5, cuando cayó el imperio romano de occidente bajo las hordas de los vándalos, los hunos, etc. Lo que dice el papista es una absoluta mentira, porque esa profecía JAMÁS se cumplió en el siglo 5, sino que se cumplirá en el futuro, cuando la ciudad e Roma sea destruida y nunca más será hallada. El papista dice que esa bestia mencionada en el Apocalipsis 13 era el emperador Nerón, el cual quemó la ciudad e Roma en el año 64, pero eso es una total idiotez, porque Nerón no cumple esa profecía, ya que NERÓN JAMÁS TUVO DIEZ REYES ALIADOS, y además la ciudad de Roma no dejó de existir para siempre, sino que fue quemada solo en su parte antigua, Y LUEGO RECONSTRUIDA POR NERÓN. Por lo tanto, lo que dice el papista es una burda mentira totalmente ridícula y contraria a la profecía del Apocalipsis.

c) El papista dice luego que esos diez reyes aliados con la bestia, mencionados en Apocalipsis 17:16, no serán diez reyes literales, es decir, que según él el Apocalipsis miente, y luego, ese papista menciona los diez mandamientos o Decálogo. Pero a ver, papista, ¿es que no ves que los Diez mandamientos del Decálogo son DIEZ mandamientos, (Ex.20)?, es decir, el 10 es un número LITERAL. Lo mismo sucede con los diez reyes aliados que tendrá la bestia, ellos serán DIEZ reyes literales, el número es LITERAL porque TODAS LAS CIFRAS MENCIONADAS EN EL APOCALIPIS SON SIEMPRE LITERALES. Por ejemplo, cuando el Apocalipsis menciona los siete sellos, son SIETE sellos literales, no, 4, ni 398, ni 239282 sellos, sino 7. Lo mismo sucede con las 7 copas, o las 7 trompetas, o los 2 testigos, o los 42 meses, o los 144.000 sellados, etc. TODAS ESAS CIFRAS SON SIEMPRE LITERALES EN EL APOCALIPSIS, por lo tanto, esos diez reyes aliados de la bestia también serán diez reyes literales, y ESTOS DIES REYES JAMÁS EXISTIERON EN LOS PRIMEROS SIGLOS DE CRISTIANISMO. ¡¡Nerón jamás tuvo diez reyes aliados, ni tampoco ningún otro emperador de Roma!!, porque esta profecía es futura, se cumplirá en el futuro, y cuando se cumpla, entonces esos diez reyes, junto con el falso mesías, la bestia, odiarán a muerte a tu iglesia católica romana, la gran ramera, y decidirán destruirla con fuego en una sola hora, y es entonces cuando la ciudad de Roma será volatilizada por fuego en una sola hora, y desaparecerá para siempre de la faz de la tierra, es decir, NUNCA MÁS SERÁ HALLADA (Ap.18:21). Por lo tanto, cuando los falsos maestros papistas decís que esa profecía del Apocalipsis se cumplió con la caída del imperio romano de occidente en el siglo 5, estáis mintiendo como bellacos y demostrando ser hijos del padre de la mentira, el diablo.

17. A continuación el papista dice que la gran ramera no se refiere a una religión falsa e idolátrica, sino solamente a la Roma del siglo 1. Veamos la falsedad de esa doctrina, ¿qué religión imperaba en Roma en los días de Juan?, ¡era la religión pagana, asesina e idolátrica, encabezada por el pontifex máximus, que era el emperador de Roma. Esta religión falsa e idolátrica pasó después a la IGLESIA CATÓLICA ROMANA, la cual está encabezada por otro pontifex máximus, que es el papote/bestia de turno, es decir, la gran ramera no solo era la religión falsa que imperaba en Roma en el siglo uno, sino que también es la Roma papal, encabezada por el papote, es decir, la gran ramera es la iglesia católica romana, la cual es una religión falsa y apestosa repleta de idolatría, asesinatos, comercialismo y hechicerías, por lo tanto, LA GRAN RAMERA SUBSISTE DENTRO DEL CATOLICISMO ROMANO, y esta gran ramera será destruida en el futuro para siempre, cuando su capital, Roma, sea destruida por fuego por la bestia y sus diez reyes aliados, tal como dice el Apocalipsis. Cuando la Biblia habla de ciudades rameras siempre se refiere a la IDOLATRÍA de esas ciudades, a su comercialismo, hechicerías y falsas doctrinas. Esto lo vemos en ciudades como Tiro, Nínive o Jerusalén, las cuales son llamadas en la Biblia ciudades rameras A CAUSA DE SU RELIGIÓN FALSA, la cual era una religión de idólatras, hechiceros y asesinos, y por eso es que Dios se puso en contra de esas malvadas ciudades. Lo mismo sucede con la gran ramera mencionada en el Apocalipsis. Esta gran ramera es identificada con una gran ciudad, la cual era y es ROMA, la ciudad de las siete colinas. Esta ciudad de Roma estaba llena de idolatría, asesinatos y hechicerías en los días de Juan, e igualmente hoy en día sigue siendo una ciudad llena de idolatría, asesinatos, comercialismo e idolatrías, pues es la capital de la gran ramera, la iglesia católica romana, la cual es una iglesia LLENA DE IDOLATRÍA, ASESINATOS Y HECHICERÍAS, y no solo eso, la ciudad de Roma también es la capital de la Unión Europea, pues en ella se firmó el nacimiento del Mercado Común, el Tratado de Roma, y después la Constitución de la Unión Europea, es decir, Roma es la capital mundial del comercialismo, mayor aun que la ciudad de Nueva York. Por lo tanto, el papista miente como un bellaco cuando dice que la gran ramera no se refiere a la religión falsa que tiene su centro de poder en Roma.

18. Cierto que una ciudad ramera no siempre pretende ser la esposa del Mesías o esposa de IEVE , pero en otras ocasiones sí que pretende ser la esposa del Mesías o esposa de IEVE . Jerusalén, por ejemplo, era una ciudad fiel IEVE , pero se convirtió en una ciudad ramera, porque se fue en pos de los falsos dioses, y abandonó a su esposo IEVE . Igualmente, el Nuevo Testamento enseña que la esposa o desposada del Mesías Jesús  es SU IGLESIA, por lo tanto, una iglesia que abandona al Mesías para practicar la idolatría se convierte en una ramera. Las ciudades de Tiro o Nínive ciertamente nunca pretendieron ser la esposa de IEVE , sin embargo, Dios las llamó ciudades rameras PORQUE LA RELIGIÓN DE ESAS CIUDADES ERA FALSA E IDOLÁTRICA, Y ADEMÁS PERSEGUIAN AL PUEBLO DE DIOS, A ISRAEL. Lo mismo sucede con la gran ramera mencionada en el Apocalipsis, es una gran ramera porque es una religión falsa e idolátrica, la cual pretende ser la esposa del Mesías, su iglesia, y además persigue al pueblo de Dios, es asesina de millones de verdaderos cristianos, ¡y esta profecía se cumple perfectamente en la IGLESIA CATÓLICA ROMANA. Esta iglesia falsa está repleta de idolatría, hechicerías y falsas doctrinas. Es culpable del asesinado de millones de cristianos verdaderos, los cuales fueron asesinados durante siglos de inquisición papal. Por lo tanto, cuando este papista y su secta enseñan que la iglesia católica romana no es la gran ramera están mintiendo descaradamente, y una vez más demostrando ser hijos del padre de la mentira, Satanás.

19. El papista repite una vez más el cuanto falso de que el Vaticano no forma parte de la ciudad de Roma, sino que son dos ciudades diferentes. Ya he refutado muchas veces esa mentira del papista, pero no se entera. A ver, ¿si yo quiero hacer una visita al Vaticano para ver la Capilla Sixtina, ¿a qué ciudad tengo que ir?, ¡pues a la ciudad de ROMA!, solo a Roma. El Vaticano es solo una ciudad artificial a partir del año 1929, cuando se creó el llamado “Estado Vaticano”, pero hasta esa fecha el Vaticano siempre ha pertenecido a la ciudad de ROMA. El Vaticano y Roma forman una sola ciudad, por eso es que tu iglesia es llamada la iglesia católica ROMANA, o también iglesia DE ROMA, ¿lo entiendes?, tu iglesia no es llamada iglesia vaticana, sino iglesia de Roma, porque esa iglesia falsa tiene su sede en ROMA, siendo el Vaticano solamente los palacios donde vive el papote/bestia de turno. Pero esa idiotez tuya de que el Vaticano y Roma son dos ciudades diferentes es una mentira tan falsa e idiota. Por lo tanto, cuando el Apocalipsis identifica a la gran ramera con la ciudad de Roma, la ciudad de la siete colinas, esa profecía se cumple perfectamente en TU IGLESIA, LA IGLESIA DE ROMA, la cual tiene su sede en la ciudad de Roma, siendo el Vaticano solamente los palacios romanos donde vive el papote/bestia de turno.

20. El papista dice luego que es un chiste decir que la Roma papal asesinó a millones de cristianos. ¡Tu sí que eres un chiste, mamarracho!, ¿es que no has oído hablar de la INQUISICIÓN PAPAL, analfabeto? Esa maldita inquisición de tu maldita iglesia, la gran ramera, torturó y asesinó de las formas más despiadadas a decenas de millones de cristianos verdaderos durante varios siglos de inquisición papal, esos cristianos mártires eran llamados de diferentes nombres, como valdenses, husitas, protestantes, luteranos, hugonotes, etc, etc, millones de ellos fueron vilmente asesinados por ordenes de los papotes/bestias de turno, y tu iglesia diabólica los buscaban, los torturaban de las formas más diabólicas y luego eran quemados vivos, ahogados, descuartizados, etc. Y ahora viene un perro como tu, y dices que todo eso es ¡un chiste!, ¡pero serás gilipollas!, ¡el chiste eres tu!, porque lo que dices son solo mentiras e idioteces salidas de una mente diabólica y entenebrecida por la maldad y la mentira.

21. Después este papista me pregunta que cual es esa gran ciudad a la que el Apocalipsis llama la gran ramera. Pues cual va a ser, es ROMA, dentro de la cual está el Vaticano, porque como ya he demostrado el Vaticano es parte integral de Roma, y seguro que la parte más importante. Eso que tu y otros descerebrados decís, de que la gran ramera era también la ciudad de Jerusalén, es una burda mentira, porque cuando el Apocalipsis habla de la gran ramera siempre se refiere a UNA SOLA CIUDAD, la cual gobernaba a los reyes de la tierra en los días de Juan (Ap.17:18), y esa gran ciudad que reinaba sobre los reyes de la tierra en los días de Juan era solamente ROMA, no Jerusalén. La iglesia católica romana es sencillamente la sucesora directa de esa gran ramera. Cuando esa ciudad de Roma sea destruida por la bestia y sus diez reyes aliados en una sola hora, entonces NUNCA MÁS SERÁ HALLADA (Ap.18.21), es decir, dejará de existir para siempre esa ciudad, profecía que obviamente aun no se ha cumplido, sino que se cumplirá en el futuro, ya que LA CIUDAD DE ROMA AUN EXISTE.

22. Por supuesto que la ciudad de Jerusalén también es llamada “gran ciudad” (Ap.11:18), ¡pero NUNCA es llamada LA GRAN RAMERA, este título solo es aplicado en el Apocalipsis a la ciudad de la siete colinas, es decir, ROMA. El Apocalipsis sencillamente habla de dos grandes ciudades, Jerusalén y Roma, pero la gran ramera es solamente Roma, nunca Jerusalén. Un sencillo ejemplo, a ver si lo entiende: si yo digo que París es una gran ciudad, y Nueva York es una gran ciudad, yo de ninguna manera estoy diciendo que París y Nueva York sean la misma ciudad, sino que son DOS CIUDADES DIFERENTES Y GRANDES. Lo mismo sucede en el Apocalipsis, Roma es llamada “gran ciudad”, y Jerusalén también es llamada “gran ciudad”, ¡pero son dos ciudades totalmente diferentes!, la gran ramera es solamente la ciudad que reinaba y aun reina sobre los reyes de la tierra en los días de Juan (Ap.17:18), y esta ciudad que gobernaba sobre los reyes de la tierra en el siglo 1 era solamente ROMA, no Jerusalén

23. Uno de los principales argumentos falsos que suelen dar los papistas para decir que su iglesia es la única y verdadera Iglesia de Dios es que, según ellos, el catolicismo está lleno de santos. Veamos al falsedad de ese argumento papista:

La gran ramera, la iglesia católica romana NO TIENE VERDADEROS MÁRTIRES CRISTIANOS, ¡no tiene ni uno!, aquellos papistas idólatras y herejes que murieron asesinados por sus enemigos a través de la Historia fueron asesinados defendiendo las MENTIRAS doctrinales de su secta, ¡pero no murieron por la verdad de la Palabra de Dios!.

Los verdaderos mártires cristianos son solamente aquellos que dan sus vidas POR CAUSA DE LA PALABRA DE DIOS Y POR EL TESTIMONIO DE JESÚS  (Ap.6;9, 20:4). Pero los falsos santos del papismo jamás fueron muertos por causa de la Palabra de Dios ni por el testimonio de Jesús , sino que murieron o bien por meterse en la política y dar un mal ejemplo, o bien defendiendo las blasfemias y mentiras doctrinales de la gran ramera, que es la iglesia católica romana, como por ejemplo la blasfemia del falso cristo galleta, etc, etc.

Algunos papistas incluso intentan justificar las mentiras y asesinatos del papado, diciendo que la iglesia católica romana no tiene que ver nada con el poder papal. Eso que dicen esos papistas es una estúpida mentira y un total disparate, ya que EL PODER PAPAL ES QUIEN GOBIERNA LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA, ¡¡no existiría la iglesia católica romana sin el poder papal, o sea, sin el papado!!

La iglesia católica romana es la gran ramera por la sencilla razón de que lo es, ya que ella es la sucesora directa de la Roma pagana e idólatra del siglo 1. Cuando esa ciudad de Roma sea destruida por fuego en una sola hora, NUNCA MÁS SERÁ HALLADA (Ap.18:21), es decir, será destruida para siempre, y dejará de existir, desaparecerá de la faz de la tierra, pero resulta que la ciudad de Roma AUN EXISTE, y ella es la capital mundial de la gran ramera, la iglesia católica romana, lo cual significa que esa profecía del Apocalipsis se cumplirá en el futuro, cuando la bestia (el falso mesías) y sus diez reyes aliados odien a esa iglesia falsa y la destruyan con fuego en sola hora, y entonces la capital de la gran ramera, Roma, desaparecerá para siempre y nunca más será hallada (Ap.17:16, 18:17-21).

HISTORIA DE LA INQUISICIÓN Y LA REFORMA EN ESPAÑA

Por: Samuel Vila

EL MEJOR LIBRO SOBRE LA HISTORIA DE LA REFORMA PROTESTANTE EN ESPAÑA Y COMO LA GRAN RAMERA, LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA, ASESINÓ A MILES DE CRISTIANOS PROTESTANTES EN ESPAÑA, BAJO EL REINADO DE FELIPE II

Datos biográficos del pastor Samuel Vila

http://www.clie.es/?page=shop/author&author_id=464

DESCARGUE EL AUDIO

Duración: 10 horas y 15 minutos.

Ocupa 216 megas.

Descargue en libro PDF

Para descargar el archivo de audio y guardarlo en el disco duro haga clic en el icono en forma de altavoz con el botón derecho del ratón, y luego seleccionar “Guardar destino como” y elegir la carpeta donde quiere guardar el archivo