LAS “NUBES” VOLADORAS, LOS CARROS DE JEHOVA