LA MASTURBACIÓN

En el sistema iglesiero apóstata, el SIA, se enseña que la masturbación es pecado, que el don de lenguas existe en las iglesias pentecostales, que el diezmo es cristiano, y que el rapto pretribulacional es la esperanza de los cristianos para irse volando al cielo antes de que venga la gran tribulación.

En este documento voy a demostrar que el sistema iglesiero apostata miente descaradamente, y que millones de personas que pertenecen al SIA han sido engañados y engañadas con esas espantosas doctrinas falsas y apostatas, hasta el punto de convertirlos en auténticos reprimidos y tarados o taradas sexuales, a los cuales ROBANdescaradamente los falsos pastores y los falsos evangelistas por medio del falso diezmo monetario iglesiero, y esos mismos falsos pastores y falsos evangelistas les han metido en la cabeza que muy pronto Jesús vendrá y se irán al cielo para no pasar por la gran tribulación.

Se perfectamente que este documento va a enfurecer tremendamente a todos esos emisarios de Satanás que se hacen pasar por ministros de Cristo, y que con su apariencia de piedad han conseguido engañar a millones de personas absolutamente ignorantes de la verdadera doctrina, pero estoy absolutamente obligado a desenmascarar a esos falsos maestros y enseñar la verdad que usted va a conocer seguidamente en este libro.

LA MASTURBACIÓN

Los falsos pastores y falsos evangelistas del sistema iglesiero apostata, el SIA, enseñan que si usted se masturba, entonces usted está en pecado, y por tanto se ha de arrepentir de esa práctica si desea ser salvo. El resultado de esa nefasta y diabólica doctrina iglesiera santurrona es que dentro del SIA hay montones de tarados y taradas reprimidos y reprimidas sexuales, llenos de complejos de culpa absolutamente injustificados.

Cada vez que he hablado con algún iglesiero o iglesiera santurrón o santurrona sobre este asunto de la masturbación, y les he preguntado que me digan donde dice la Biblia que la masturbación es pecado, ¡nunca me han dado un solo texto bíblico donde Dios condene la masturbación!, generalmente esos santurrones o santurronas me dicen que la masturbación es pecado porque SIENTEN que es pecado, y otros me dicen que es pecado porque en sus iglesias, o sus pastores, les enseñan que esa práctica es pecado, es decir, son SUS SENTIMIENTOS y sus pastores los que para ellos definen que es pecado o que no es pecado, ¡para ellos no es la Biblia quien tiene la última palabra!, sino ELLOS MISMOS, con lo cual se están poniendo por encima de Dios, ¡se están haciendo pasar por Dios!

En primer lugar vamos a ver lo que es el pecado, si esto no lo tenemos claro, entonces estaremos siendo engañados por Satanás. Vamos a leer unos cuantos pasajes:

1Jn 3:4  Todo aquel que comete pecado,  infringe también la ley;  pues el pecado es infracción de la ley.

El apóstol Juan lo dijo bien claro, el pecado es infracción de la ley, ¿de que ley?, ¡de la ley de Dios!. El apóstol Pablo dijo lo siguiente:

Rom 3:20  ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;  porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

Rom 7:7  ¿Qué diremos,  pues?  ¿La ley es pecado?  En ninguna manera.  Pero yo no conocí el pecado sino por la ley;  porque tampoco conociera la codicia,  si la ley no dijera:  No codiciarás.

Rom 7:8  Mas el pecado,  tomando ocasión por el mandamiento,  produjo en mí toda codicia;  porque sin la ley el pecado está muerto.

Ahí lo tenemos bien claro, ¡es la santa ley de Dios lo que nos dice lo que es pecado!, por lo tanto, NO SON NUESTROS SENTIMIENTOS LO QUE NOS DICE LO QUE ES PECADO, no es lo que el pastor o la pastora digan lo que nos da el conocimiento del pecado, ¡sino lo que Dios dice en su santa ley!

Por consiguiente, la pregunta que hemos de hacernos es la siguiente: ¿la santa ley de Dios dice que la masturbación es pecado?, ¡en ninguna parte!, usted jamás va a encontrar en la ley de Dios una condena de la masturbación, ya sea la masturbación masculina, o la femenina.

Veamos lo que dice un autor iglesiero santurrón que está en contra de la masturbación, lo siguiente lo he tomado de esta página Web:

http://www.gotquestions.org/espanol/pecado-masturbacion.html

Pregunta: “¿Masturbación – Es pecado de acuerdo con la Biblia?”

Respuesta: La Biblia nunca menciona o declara específicamente, que la masturbación sea o no pecado. El hecho de que en la Biblia no se mencione la masturbación, no necesariamente significa que practicarla sea correcto. La Biblia nos dice que la inmoralidad sexual y toda inmundicia aún ni debemos nombrarlas (Efesios 5:3). No veo cómo masturbarse puede pasar esa prueba en particular. Algunas veces una buena prueba para saber si algo es o no pecado, sería analizar si al hacerlo, se sentiría orgulloso de contarlo a otros. Si se siente en aprietos o pasa vergüenza al darse cuenta de que otros saben lo que ha hecho, es muy probable que aquello sea pecado. Otra buena prueba es determinar si honestamente, de buena consciencia, puede pedir a Dios que bendiga y use esa actividad en particular, para Sus propios buenos propósitos. Yo no pienso que la masturbación califica como algo de lo que uno pueda estar “orgulloso” o que pueda en verdad agradecer a Dios por hacerlo.

Observe bien lo que enseña ese autor iglesiero apostata, él reconoce que la Biblia nunca dice que la masturbación sea pecado, por lo tanto, si la ley de Dios nunca dice que la masturbación sea pecado, ¡es que no es pecado!, porque como ya hemos visto, es la santa ley de Dios la que nos dice que es el pecado.

Seguidamente ese falso maestro iglesiero cita el pasaje de Efesios 5:3, para condenar la masturbación, pero resulta que ese pasaje de Pablo NO HABLA PARA NADA DE LA MASTURBACIÓN, lo único que menciona es la FORNICACIÓN Y TODA INMUNDICIA, ¡el texto no habla de la masturbación por ninguna parte!, la palabra griega que ha sido traducida por “inmundicia” es akadsarsía, y que se traduce también por concupiscencia, es decir, LOS DESEOS MALOS, ¿y donde dice la Biblia que masturbarse sea un deseo malo?, ¡en ninguna parte!, los deseos malos o la concupiscencia es sencillamente lo que Dios detesta o aborrece, como por ejemplo, la fornicación, el adulterio, o la homosexualidad, lo cual sí que está claramente condenado por Dios en su santa ley, ¡¡pero la masturbación jamás es condenada en la ley de Dios!!, es decir, ¡nunca es considerada pecado!

El autor iglesiero apostata de ese artículo dice lo siguiente:

“Algunas veces una buena prueba para saber si algo es o no pecado, sería analizar si al hacerlo, se sentiría orgulloso de contarlo a otros.”

Observe que ese autor no dice que para saber lo que es el pecado tenemos que ir a la santa ley de Dios, ¡no!, para ese engañador el conocimiento del pecado lo tenemos si al hacerlo nos sentimos orgullosos de contarlo a otros, es decir, para ese idiota santurrón si lo que he hecho se lo cuento a otros, entonces no es pecado, pero si no lo cuento a otros, entonces sí que es pecado, ¿pero se puede ser mas engañador y merluzo?. La Biblia, sin embargo, dice bien claro que es LA LEY DE DIOS LO QUE NOS DA EL CONOCIMIENTO DEL PECADO, pues el pecado es INFRACCIÓN DE LA LEY, y en la santa ley de Dios jamás se dice que la masturbación sea pecado, ¡nunca!

Dios nos dio a los solteros y a las solteras el escape de la masturbación por la sencilla razón de que gracias a ello evitamos que caigamos en el pecado de la fornicación o del adulterio. Cuando el deseo lícito y normal sexual le viene a un soltero o a una soltera, la masturbación hace que se quede relajado o relajada, y ese deseo se calma, evitando así que caiga en los pecados que he mencionado antes. Ahora bien, cuando reprimimos ese deseo lógico y normal por el sexo opuesto, entonces nos convertimos en tarados mentales, en unos reprimidos o reprimidas sexuales e hipócritas, algo que es muy peligroso, pues nos lleva a tener una conciencia sucia que nos acusa constantemente de algo que NO ES PECADO, ¡¡pues la santa ley de Dios jamás dice que eso sea pecado!!.

Yo, como soltero-viudo que soy, le agradezco en gran manera a Dios por poder masturbarme de vez en cuando, pues gracias a ello evito caer en el pecado de la fornicación.

¡Los santurrones iglesieros que dicen que no se masturban nunca sencillamente MIENTEN!, tal como dice el famoso maestro evangélico James Dobson, director del Ministerio radial ‘Enfoque a la Familia’, el cual dice lo siguiente:

“entre 95 y 98 por ciento de los muchachos lo practican — y al resto se les conoce por ser mentirosos”.

Y entre las féminas, sin duda que casi todas ellas también suelen masturbarse, sean o no sean iglesieras.

Los iglesieros e iglesieras santurrones dicen que la masturbación no glorifica a Dios, y que por tanto, ha de ser pecado. El argumento es de lo más idiota e infantil, por ejemplo, ¿el comer glorifica a Dios?. ¡pues claro que sí!, si comemos de una forma moderada, y conforme Dios enseña en la Biblia. Lo mismo sucede con la masturbación, es un deseo corporal normal y humano, si lo hacemos de forma moderada y correcta entonces glorifica a Dios. Comer no es pecado, pero si usted come mal, o come demasiado, enferma y puede morirse, y eso no glorifica a Dios. Lo mismo sucede con la masturbación, no es pecado, pero si usted abusa de ella, se debilitará o incluso puede enfermar. Pero decir que la masturbación es pecado es tan falso e idiota como decir que comer es pecado.

Muchos santurrones y santurronas iglesieros dicen que quien se masturba no tiene dominio propio. Semejante afirmación es tan idiota y falsa que solo alguien con poco cerebro se la puede creer. Eso es tan falso como decir que quien come no tiene dominio propio. Si yo como demasiado, y engordo como una foca, es porque no tengo dominio propio y no me controlo en la alimentación, pero si yo como de forma normal y moderada, entonces sí que tengo dominio propio. Lo mismo sucede con la masturbación, si una persona se masturba muchas veces, y no puede dejar de masturbarse, significa que no tiene dominio propio, y esa falta de moderación o de dominio propio le puede pasar factura. Pero si una persona se masturba de forma normal y moderada, sin dejarse dominar por nada, entonces sí que tiene dominio propio. Yo, personalmente, no me dejo dominar por nada, ni por la comida, ni por el sexo. Cuando mi cuerpo me pide masturbarme, sencillamente lo hago, y le doy gracias a Dios por ello, y entonces mi organismo queda relajado y en armonía, sin que la conciencia me acuse de que eso es pecado, ya que la ley de Dios jamás dice que eso sea pecado.

Muchos santurrones y santurronas engañados por el diablo suelen decir la idiotez de que la masturbación es pecado porque eso es una relación sexual fuera del matrimonio. Realmente solo un tarado o tarada mental puede esgrimir semejante argumento falso y estúpido. La masturbación no es ninguna relación sexual con otra persona, sencillamente es una satisfacción sexual privada y con uno mismo, es decir, no tiene que ver absolutamente nada ni con la fornicación, ni con el adulterio, y por eso es que Dios jamás la condena en su santa ley.

Otro típico argumento falso que el sistema iglesiero apostata siempre esgrime para condenar la masturbación es que, para masturbarse, hay que mirar a una mujer, o a un hombre, y Jesús dijo lo siguiente:

Mat 5:27  Oísteis que fue dicho:  No cometerás adulterio.

Mat 5:28  Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla,  ya adulteró con ella en su corazón.

Es decir, según esos engañadores del SIA, si usted, que es varón, se masturba mirando a una mujer, ¡está cometiendo adulterio!, lo cual es una idiotez, ya que el adulterio es cuando uno mira y desea a una mujer CASADA, para acostarse con ella. Jesús claramente estaba hablando del adulterio, es decir, de mirar a una mujer CASADA, pero eso de ninguna manera significa que desear a cualquier mujer ya sea adulterio, por ejemplo, si yo deseo acostarme con mi novia, eso de ninguna manera es adulterio, ya que ella no está casada.

Ese pasaje de Jesús tampoco tiene que ver nada con la masturbación, sino con el adulterio. Jesús JAMÁS condenó mirar y desear a una mujer, lo que condenó es mirar y desear a la esposa de otro, es decir, el adulterio, tal como dice la santa ley de Dios:

Éxo 20:14  No cometerás adulterio.

Éxo 20:17  No codiciarás la casa de tu prójimo,  no codiciarás la mujer de tu prójimo,  ni su siervo,  ni su criada,  ni su buey,  ni su asno,  ni cosa alguna de tu prójimo.

Jesús sencillamente estaba hablando del adulterio, no deseando en nuestro corazón acostarnos con la esposa del vecino. Pero en ninguna parte dijo Jesús que no podamos mirar y desear a una mujer no casada.

Muchos engañadores incluso dicen la mentira diabólica de que la masturbación es fornicación, y citan 1Corintios 6:8-10, pero ese pasaje de Pablo no habla por ninguna parte de la masturbación, sino de los fornicarios, los idólatras, los adúlteros, los afeminados, los maricones, los ladrones, los avaros, los borrachos, los maldicientes, y los estafadores, ¡ninguno de ellos heredarán el reino de Dos!, por la sencilla razón de que todas esas cosas son pecado, y quebrantan la santa ley de Dios, pero en ninguna parte dice ese pasaje que los que se masturban no heredarán el reino de Dios, ¡la masturbación no tiene que ver nada con esos pecados mencionados en ese pasaje!

Precisamente todos esos pecados mencionados por Pablo en ese pasaje SON LOS QUE MAS SE PRACTICAN DENTRO DEL SISTEMA IGLESIERO APOSTATA, ya sea el católico, o el “evangélico”. En el SIA lo que más abunda son los fornicarios, los idólatras, los adúlteros, los afeminados, los maricones, los ladrones, los avaros, los borrachos, los maldicientes y los estafadores, ¡de estos los hay a miles dentro de esas iglesias apostatas y del diablo!, pero eso sí, bien disfrazados esos hipócritas con un manto de falsa piedad, y luego condenando a las llamas eterna del infierno a la persona que se autosatisface sexualmente con una simple bartola (masturbación), mientras que ellos roban a otros, o los estafan, o son idólatras, o son maricones, o adúlteros, o afeminados, ¡ya recibirán lo que se merecen esos hijos del diablo en el día del juicio!

Los santurrones iglesieros que condenan la masturbación siempre suelen citar el caso de Onán, que aparece en Génesis 38. Esos iglesieros ignorantes dicen que como Onán se masturbó, entonces Dios lo castigó quitándole la vida. Veamos como mienten esos falsos maestros que condenan la masturbación, vamos a leer el texto completo:

Gén 38:6  Después Judá tomó mujer para su primogénito Er,  la cual se llamaba Tamar.

Gén 38:7  Y Er,  el primogénito de Judá,  fue malo ante los ojos de IEVE,  y le quitó IEVE la vida.

Gén 38:8  Entonces Judá dijo a Onán:  Llégate a la mujer de tu hermano,  y despósate con ella,  y levanta descendencia a tu hermano.

Gén 38:9  Y sabiendo Onán que la descendencia no había de ser suya,  sucedía que cuando se llegaba a la mujer de su hermano,  vertía en tierra,  por no dar descendencia a su hermano.

Gén 38:10  Y desagradó en ojos de IEVE lo que hacía,  y a él también le quitó la vida.

¿Cual fue el pecado de Onán?, ¿el pecado fue hacerse una bartola?, ¡de ninguna manera!, el pecado consistió en que desobedeció a su padre Judá, y en lugar de dar descendencia a Tamar, cuando se acostaba con ella se corría en tierra, y esto fue lo que desagradó a IEVE, y por eso le quitó la vida, por lo tanto, Dios lo mató porque desobedeció a su padre Judá. Dios no lo mató por masturbarse. Por lo tanto, cuando se identifica la masturbación con el “onanismo” se está cometiendo un gran error, ya que no tiene que ver nada la masturbación, con lo que hizo Onán.

Otro pasaje que los iglesieros santurrones o santurronas suelen citar para condenar la masturbación es el asunto del flujo de esperma, que aparece en Levítico 15:1-17, leamos ese pasaje, y vamos a ver como en ninguna parte Dios condena el flujo de esperma en los varones, flujo que puede ser voluntario, o involuntario, es decir, puede deberse a sueños eróticos, donde el varón se corre y mancha los calzones con el esperma, o puede deberse a una simple bartola, leamos el pasaje:

Lev 15:1  Habló IEVE a Moisés y a Aarón,  diciendo:

Lev 15:2  Hablad a los hijos de Israel y decidles:  Cualquier varón,  cuando tuviere flujo de semen,  será inmundo.

Lev 15:3  Y esta será su inmundicia en su flujo:  sea que su cuerpo destiló a causa de su flujo,  o que deje de destilar a causa de su flujo,  él será inmundo.

Lev 15:4  Toda cama en que se acostare el que tuviere flujo,  será inmunda;  y toda cosa sobre que se sentare, inmunda será.

Lev 15:5  Y cualquiera que tocare su cama lavará sus vestidos;  se lavará también a sí mismo con agua,  y será inmundo hasta la noche.

Lev 15:6  Y el que se sentare sobre aquello en que se hubiere sentado el que tiene flujo,  lavará sus vestidos,  se lavará también a sí mismo con agua,  y será inmundo hasta la noche.

Lev 15:7  Asimismo el que tocare el cuerpo del que tiene flujo,  lavará sus vestidos,  y a sí mismo se lavará con agua,  y será inmundo hasta la noche.

Lev 15:8  Y si el que tiene flujo escupiere sobre el limpio,  éste lavará sus vestidos,  y después de haberse lavado con agua,  será inmundo hasta la noche.

Lev 15:9  Y toda montura sobre que cabalgare el que tuviere flujo será inmunda.

Lev 15:10  Cualquiera que tocare cualquiera cosa que haya estado debajo de él,  será inmundo hasta la noche;  y el que la llevare,  lavará sus vestidos,  y después de lavarse con agua,  será inmundo hasta la noche.

Lev 15:11  Y todo aquel a quien tocare el que tiene flujo,  y no lavare con agua sus manos,  lavará sus vestidos,  y a sí mismo se lavará con agua,  y será inmundo hasta la noche.

Lev 15:12  La vasija de barro que tocare el que tiene flujo será quebrada,  y toda vasija de madera será lavada con agua.

Lev 15:13  Cuando se hubiere limpiado de su flujo el que tiene flujo,  contará siete días desde su purificación,  y lavará sus vestidos,  y lavará su cuerpo en aguas corrientes,  y será limpio.

Lev 15:14  Y el octavo día tomará dos tórtolas o dos palominos,  y vendrá delante de IEVE a la puerta del tabernáculo de reunión,  y los dará al sacerdote;

Lev 15:15  y el sacerdote hará del uno ofrenda por el pecado,  y del otro holocausto;  y el sacerdote le purificará de su flujo delante de IEVE.

Lev 15:16  Cuando el hombre tuviere emisión de semen,  lavará en agua todo su cuerpo,  y será inmundo hasta la noche.

Lev 15:17  Y toda vestidura,  o toda piel sobre la cual cayere la emisión del semen,  se lavará con agua,  y será inmunda hasta la noche.

Como puede ver, ese pasaje no condena por ninguna parte la masturbación, lo único que dice es que, dentro de Israel, aquellos que tenían flujo o escape de esperma serían INMUNDOS, es decir, estarían impuros o sucios hasta la noche, y debían lavarse con agua todo su cuerpo. ¡¡En ninguna parte Dios condena la masturbación en ese pasaje!!, simplemente era una ley HIGIÉNICA dentro de la nación de Israel. Esa impureza de los varones israelitas que tenían flujo de esperma no significa de ninguna manera que ellos estuvieran pecando por hacerse bartolas, por la sencilla razón de que si seguimos leyendo Levítico 15 veremos que se habla también de la MENSTRUACIÓNde las mujeres israelitas, ¡¡y se dice bien claro que eso también era un impureza o inmundicia!!:

Lev 15:19  Cuando la mujer tuviere flujo de sangre,  y su flujo fuere en su cuerpo,  siete días estará apartada;  y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche.

Lev 15:20  Todo aquello sobre que ella se acostare mientras estuviere separada,  será inmundo;  también todo aquello sobre que se sentare será inmundo.

Nadie en su sano juicio diría que la menstruación femenina es un pecado, de igual manera el flujo de esperma en los varones tampoco es pecado, o dicho en otras palabras, ¡hacerse bartolas no es pecado!, Dios jamás lo condena en la Biblia, simplemente dice que estará sucio o inmundo hasta que se lave todo el cuerpo con agua.

Esos iglesieros e iglesieras santurrones y santurronas suelen citar también Gálatas 5:24, para condenar la masturbación, pero resulta que ese pasaje no habla de la masturbación por ninguna parte, lo que dice ese texto es que los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos, y cuando dice “pasiones y deseos” se está refiriendo al PECADO, ¡a las pasiones y deseos pecaminosos!, es decir, a lo que Dios condena en su santa ley. Pero la Biblia JAMÁS dice que la masturbación sea un deseo pecaminoso, simplemente es un deseo del cuerpo, como el comer también es un deseo del cuerpo, o el beber, etc. Los verdaderos cristianos hemos sencillamente muerto al pecado, ¡al pecado!, es decir, A LO QUE DIOS LLAMA PECADO, pero eso no significa de ninguna manera que el cristianos no se puedan masturbar.

Esos mismos iglesieros santurrones también citan los siguientes pasajes para condenar la masturbación:

Colosenses 3

5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

2 Timoteo 2

22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

Como puede ver, en esos pasajes no se habla de la masturbación por ninguna parte, sino de la fornicación, la impureza, las pasiones desordenadas, los malos deseos, la avaricia y las pasiones juveniles. Por “pasiones juveniles” algunos puede creer que se refiere a la masturbación, pero eso es falso, porque la masturbación la practican tanto los jóvenes, como los adultos o incluso los ancianos, por lo tanto, las pasiones juveniles es otra cosa diferente, se está refiriendo a las TENTACIONESpropias de los jóvenes, tal como lo vierte esta versión:

(BLS) No te dejes llevar por las tentaciones propias de tu edad. Tú eres joven, así que aléjate de esas cosas y dedícate a hacer el bien. Busca la justicia, el amor y la paz, y únete a los que con toda sinceridad adoran a Dios y confían en él.

Las tentaciones propias de los jóvenes son especialmente la FORNICACIÓN, es decir, el irse con prostitutas. Los jóvenes no deben dejarse llevar por esas tentaciones o deseos sexuales pecaminosos, sino alejarse de ellos, pero en ninguna parte se dice que los jóvenes no se puedan masturbar.

Y respecto a las “pasiones desordenadas” se está refiriendo, obviamente, a los deseos malos, que están en contra de la santa ley de Dios, y que por tanto, son pecado, pero la ley de Dios jamás dice que la masturbación sea pecado.

Otro pasaje que los santurrones iglesieros e iglesieras siempre citan para condenar la masturbación es el siguiente:

2 Corintios 7

1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Los ignorantes iglesieros santurrones y apostatas dicen que “toda contaminación de carne y de espíritu” se refiere también a la masturbación, pero ese pasaje de Pablo no habla de la masturbación por ninguna parte. Veamos qué es lo que contamina la carne y el espíritu:

Mat 15:19  Porque del corazón salen los malos pensamientos,  los homicidios,

los adulterios,  las fornicaciones,  los hurtos,  los falsos testimonios,  las

blasfemias.

Mat 15:20  Estas cosas son las que contaminan al hombre;  pero el comer con

las manos sin lavar no contamina al hombre.

En ninguna de esas cosas se menciona la masturbación, ¡la masturbación no contamina la carne ni el espíritu!,Jesús dijo bien claro que lo que contamina al ser humano son los malos pensamientos, los asesinatos, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios y las blasfemias, ¿donde se mencionan ahí las bartolas?, ¡en ninguna parte!. Los iglesieros santurrones apostatas sencillamente deforman la palabra de Dios, y condenan algo que Dios no condena en ninguna parte de la Biblia, mientras que permiten en sus iglesias apostatas llenas de hipocresía existan las abominaciones y pecados mas antibiblicos, como la idolatría, la avaricia, la homosexualidad, la estafa, los robos. los adulterios, las fornicaciones, los falsos testimonios, etc., cosas que sí que contaminan al ser humano.

Tito Martínez

las21tesis@gmail.com