La seguridad extrema abandera los Juegos Olímpicos de Londres