EL DIABLO ENGAÑA AL MUNDO POR MEDIO DE ESOS FALSOS TESTIMONIOS DE HEMBRAS

LEER: EL DESTINO DE LOS MALVADOS, TERTULIA BIBLICA SOBRE EL INFIERNO, La verdadera interpretación de la parábola del Rico y el Lazáro

Es increíble hasta qué punto Satanás puede engañar y cegar a la humanidad, y para hacerlo utiliza especialmente a HEMBRAS HUMANAS, como es el caso de esa muchacha del video llamada Ángélica Zambrano:

Esa muchacha está controlada por el diablo, el cual, como sabemos, se disfraza como ángel de luz, tal como dijo el apóstol Pablo.

Recordemos siempre que el diablo utilizó al principio a Eva, para engañar a Adán, y exactamente lo mismo sucede hoy en día, pero a una escala mucho mayor, a escala planetaria, y lo asombroso es que el diablo sigue repitiendo la misma mentira que dijo a Eva, es decir, que somos inmortales, ¡¡y ese es el mensaje que esa criatura engañada por Satanás propaga en ese asqueroso video antibiblico y anticristiano!!, y lo penoso es que miles de personas iglesieras y santurronas que ven ese video son también engañados por el diablo, ya que con esa apariencia falsa de santidad y suaves palabras consigue engañar a muchos más fácilmente.  

Recordemos que el diablo se apareció a Eva de una forma muy hermosa y atractiva, para poder engañarla, y lo mismo sucede hoy con ese tipo de falsos testimonios, donde personas, especialmente hembras, que están controladas por Satanás, pero con una falsa apariencia de piedad cuentan fábulas mentirosas absolutamente contrarias a la doctrina biblica y cristiana. Esto ya lo predijo el apóstol Pablo:

1Ti 4:7  Desecha las fábulas profanas y de viejas.  Ejercítate para la piedad;

2Ti 4:2  que prediques la palabra;  que instes a tiempo y fuera de tiempo;  redarguye,  reprende,  exhorta con toda paciencia y doctrina.

2Ti 4:3  Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina,  sino que teniendo comezón de oír,  se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,

2Ti 4:4  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

Gracia y paz.

Tito Martínez