¡LAS HEMBRAS HAN DE CALLARSE EN LAS IGLESIAS!

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=1iGOR09gMkw&feature=player_embedded]

Muchos iglesieros del SIA siempre citan estas palabras de Pablo para enseñar la doctrina diabólica de que las mujeres pueden ser “pastoras” y enseñar doctrina en las iglesias:

Gál 3:27  porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo,  de Cristo estáis revestidos.

Gál 3:28  Ya no hay judío ni griego;  no hay esclavo ni libre;  no hay varón ni mujer;  porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Según esos apostatas del SIA, como Pablo dijo que en la Iglesia de Cristo ya no hay varón ni mujer, entonces significa que las mujeres pueden ser pastoras, pueden enseñar doctrina y pueden ejercer autoridad sobre los varones. Veamos cuan falsa y diabólica es esa doctrina apostata:

Lo que enseñan esos iglesieros hipócritas y santurrones es falso, ese pasaje de Pablo de ninguna manera significa que las mujeres sean iguales que los varones en la Iglesia de Cristo, y que tengan autoridad sobre el varón. En ese pasaje de Pablo se enseña simplemente que todos somos uno en Cristo, pero eso de ninguna manera significa que las mujeres puedan ser pastoras y ejercer autoridad sobre los varones.

Veamos estos pasajes despacito:

1Co 14:34  vuestras mujeres callen en las congregaciones;  porque no les es permitido hablar,  sino que estén sujetas,  como también la ley lo dice.

1Co 14:35  Y si quieren aprender algo,  pregunten en casa a sus maridos;  porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.

1Co 14:36  ¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios,  o sólo a vosotros ha llegado?

1Co 14:37  Si alguno se cree profeta,  o espiritual,  reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.

1Ti 2:11 La mujer aprenda en silencio,  con toda sujeción.

1Ti 2:12  Porque no permito a la mujer enseñar,  ni ejercer dominio sobre el hombre,  sino estar en silencio.

Esas palabras son radicalmente lo contrario a lo que vemos en muchas iglesias apestosas el SIA, donde hay montones de “pastoras” y “maestras” enseñando y ejerciendo dominio o autoridad sobre los varones, ¡eso está en contra de la Palabra de Dios!, por eso es que Pablo dijo que eso que escribió son mandamientos del Señor, ¡no era un invento misógino de Pablo!, sino lo que el Señor manda en las iglesias. Además observad que Pablo estaba hablando de CONGREGACIONES cristianas, es decir, de la Iglesia de Cristo.

La Palabra de Dios es bien clara: las mujeres han de estar calladas en las iglesias, y sujetas a los varones, es indecoroso que las mujeres hablen o enseñen en la congregación, es decir, en la Iglesia, ¡todo lo contrario de lo que vemos en esas sectas apestosas y apostatas del SIA (especialmente en las pentecostales o carismáticas), donde mujeres que se creen pastoras o maestras parlotean babosadas constantemente, o enseñan falsas doctrinas. Ellas deben estar calladas en las iglesias, y si quieren aprender algo han de preguntar a sus maridos, y punto.

Esos pasajes son bien claros, las mujeres han de aprender en silencio y ESTAR SUJETAS A LOS VARONES, el cual es cabeza o jefe de la mujer, así como Cristo es cabeza o jefe del varón, y Dios es la cabeza o jefe de Cristo (1Co.11:3).

El apóstol Pablo no permitía que las mujeres enseñaran doctrina en las iglesias, ni ejercieran autoridad sobre los varones, pero hoy, en las sectas del SIA, se hace todo lo contrario de lo que Dios dijo por medio del apóstol Pablo, pues vemos a montones de señoras haciéndose pasar por “pastoras” o por “profetas” o por “apóstolas”, predicando mentiras doctrinales a tutiplem, sembrando chismes y calumnias contra otros, y profiriendo babosadas, como por ejemplo el falso don de lenguas, el cual ellas especialmente parlotean en esas sectas como puras chifladas dementes, y encima ejerciendo autoridad sobre los varones, lo cual está diametralmente en contra de la voluntad y de los mandamientos de Dios.

En fin, eso que vemos en esas sectas del SIA es una señal más de la apostasia (1Tm.4:1-2).

Esto que os he dicho se lo podéis decir de forma íntegra a los líderes de esas sectas del SIA.

Gracia y paz.

Tito Martínez