CUIDADO CON AQUELLOS QUE HABLAN SIEMPRE CON PALABRAS SUAVES Y JAMÁS INSULTAN A NADIE

¿Pablo fue amable cuando le llamó a Elimas el mago HIJO DEL DIABLO, ENEMIGO DE TODA JUSTICIA?:

Hch 13:10  dijo:  ¡Oh,  lleno de todo engaño y de toda maldad,  hijo del diablo,  enemigo de toda justicia!  ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?

A ver, hermanos; ¿fue amable Pablo con ese?, ¡pues claro que no!, Pablo no fue amable con ese falso profeta y embustero, sino que le INSULTÓ en todo el sentido literal de la palabra

Por lo tanto, cuando Pablo dijo que hemos de ser amables para con TODOS (2Tm.2:24), ¿qué quiso decir Pablo?, eso no significa que no podamos insultar a nadie, lo que significa es que HEMOS DE SER AMABLES CON TODOS LOS QUE DEMANDEN RAZÓN DE NUESTRA FE, leámoslo:

1Pe 3:15  sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones,  y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

Está bien claro, a las personas que pregunten por nuestras creencias, demandando razón de nuestra fe, tenemos que responderlas con amabilidad, con mansedumbre y reverencia, pero a los falsos maestros que enseñan doctrinas de demonios y engañan a muchos NO HAY QUE SER AMABLES CON ELLOS, sino llamarles como enseña la Biblia, es decir, apostatas, hijos del diablo, mentirosos, falsos profetas, etc. Lo que ocurre es que muchos “santurrones” se han dejado engañar por esa mentira asquerosa iglesiera y diabólica de que hemos de utilizar siempre palabras suabecitas y amables con todos los seres humanos, sin insultar jamás a nadie, lo cual es una gran mentira. 

Mirad, los que utilizan siempre ese tipo de lenguaje suave y amable con todos los seres humanos, y jamás insultan a nadie, mirad quienes son:

Rom 16:17  Mas os ruego,  hermanos,  que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido,  y que os apartéis de ellos.

Rom 16:18  Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo,  sino a sus propios vientres,  y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.

Esos son los falsos maestros, ellos siempre vienen con suaves palabras (amabilidad) y lisonjas, para engañar los corazones de los ingenuos. Esos hijos del diablo, que no sirven a Cristo, son los que predican doctrinas de demonios, ellos jamás insultan a nadie, jamás llaman a nadie hijo del diablo o apostata o mentiroso o falso profeta, sino que con su apariencia de amabilidad y lisonjeria inyectan en los idiotas ignorantes que les creen las doctrinas de demonios que los llevarán a la condenación.

Por consiguiente, cuidado con aquellos que dicen que hemos de ser amables con todos los seres humanos, repito, con quienes hemos de ser amables, mansos y reverentes es con todos aquellos que preguntan por nuestras creencias y desean saber más, o tienen curiosidad por conocer los fundamentos de nuestra fe, a esas personas jamás debemos insultar, sino ser mansos con ellos, pacientes y reverentes.

¿Ha quedado clarito de una vez por todas?

Gracia y paz

Tito Martínez