BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO, NO "DEL" ESPÍRITU SANTO

Uno sabe que tiene el espíritu santo cuando anda conforme al espíritu, es decir, cuando obedece al Señor Jesús.

Y respecto a ese pasaje de Hechos 8:14-17, observad que fueron Pedro y Juan quienes oraron por esos samaritanos que se habían bautizado en el nombre de Jesús, y los apóstoles les impusieron las manos para que recibieran después el espíritu santo, es decir, eran LOS APÓSTOLES DE CRISTO quienes tenían únicamente esa autoridad, ¡esa autoridad apostólica no la tiene hoy ningún otro!. Hoy en día ya no están los 12 apóstoles, por lo tanto, el espíritu santo es recibido por los cristianos cuando nos bautizamos en el nombre del Señor Jesús y OBEDECEMOS al Señor Jesús:

Hch 5:32  Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas,  y también el Espíritu Santo,  el cual ha dado Dios a los que le obedecen. comparar con Hechos 2:38.

Por lo tanto, para saber si uno tiene el espíritu de Dios, es decir, si tiene el bautismo con el espíritu santo, pues la única manera es obedeciendo al Señor Jesús, y obedecer a Cristo es sencillamente guardar su doctrina y cumplir sus mandamientos… los que no hacen esto, pues sencillamente son apostatas, ellos no tienen el espíritu de Dios, es decir, no han sido bautizados con el espíritu santo. Esto es muy importante, la Biblia JAMÁS habla del bautismo EN EL espíritu santo, ni tampoco del bautismo DEL espíritu santo, ¡no es el espíritu santo quien bautiza o llena al cristiano!, sino que es JESÚS quien bautiza con su espíritu a todos aquellos que le obedecen. Repito, es Jesús quien bautiza, no el espíritu santo:

Mar 1:8  Yo a la verdad os he bautizado con agua;  pero él os bautizará con Espíritu Santo.

Por lo tanto, cuando los falsos maestros pentecostaloides y falsos pastores de esas apestosas y apostatas sectas del SIA enseñan esa doctrina del “bautismo del espíritu santo” están enseñando una doctrina falsa, y cuando ellos enseñan que ese bautismo pentecostal consiste en hablar en esa babosada diabólica y carnal que ellos hacen pasar por el don del lenguas, entonces están cometiendo un terrible pecado, el llamado “pecado imperdonable”.

Gracia y paz

Tito Martinez