LA PARABOLA DE LA GRAN CENA DEL REINO DE DIOS

La siguiente parábola contada por Jesús es una de las más hermosas e importantes que existen en la Biblia, la enseñanza encerrada en ella es impresionante. Vamos a conocerla bien:

Luc 14:15  Y oyendo esto uno de los que estaban sentados con Él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios.

Luc 14:16  Él entonces le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos.

Luc 14:17  Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los que habían sido convidados: Venid, que ya todo está preparado.

Luc 14:18   Y comenzaron todos a una a excusarse. El primero le dijo: He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses.

Luc 14:19   Y el otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses.

Luc 14:20   Y el otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir.

Luc 14:21  Y vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y mete acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos.

Luc 14:22  Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar.

Luc 14:23   Y dijo el señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.

Luc 14:24   Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena.

Esta es su correcta interpretación:

1- El hombre que prepara la gran cena representa al Dios Padre, el Señor supremo, el cual invita a la nación de Israel a participar de un gran festín en su Reino.

2- El siervo que es enviado por el Padre de familia representa a Jesús, el cual fue enviado por el Padre para anunciar el Evangelio a la nación de Israel, invitándoles a que se arrepientan y puedan así entrar como invitados a la gran cena del Reino de Dios que en el futuro vendrá a la tierra.

3- Todos esos invitados, Israel, rechazaron el mensaje del siervo de Dios, es decir, rechazaron el mensaje del Evangelio predicado por Jesús. Ya conocemos la Historia, dicha nación de los judíos rechazaron a Jesús como Mesías e Hijo de Dios, y lo entregaron a los romanos para que fuera clavado en un madero:

Jua 18:35  Pilato le respondió:  ¿Soy yo acaso judío?  Tu nación,  y los principales sacerdotes,  te han entregado a mí.  ¿Qué has hecho?

4- Entonces el siervo de Dios (Jesús) hizo saber esas cosas al Padre de familia, y le dijo que los invitados han rechazado la invitación a participar de esa gran cena en su Reino. El mensaje es bien claro: la nación de Israel rechazó a su Mesías y su Evangelio. Entonces el Señor de la parábola, el Dios Padre, se enojó contra esos invitados (Israel) que han rechazado ese ofrecimiento a participar en la gran cena. Entonces el Padre de familia le dice al siervo (Jesús) que salga por las calles y las plazas de la ciudad, para meter en la casa del Padre a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos. La enseñanza es simple: la nación de Israel rechazó el Evangelio predicado por Jesús, pero hubo gente en Israel que sí aceptó ese mensaje de Jesús, eran los pobres y los que tenían necesidad de médico, a los cuales Jesús sanó física y espiritualmente, estos fueron los que creyeron en Jesús y le siguieron, pasando así a formar parte de la familia de Dios, ellos son, por tanto, los que entrarán en la casa del Padre de familia, es decir, ellos llegan a formar parte de la Iglesia de Dios.

5- El siervo de Dios, Jesús, le dice al Padre de familia que se ha hecho como él dijo, y que además hay más sitio en la casa del Padre para que entre aun más gente y puedan así participar de esa gran cena.

6- Entonces el Padre de familia, el Señor, le dice al siervo (Jesús) que se marche por los caminos y por los vallados, y ponga a toda esa gente en necesidad, es decir, que les ponga en sus mentes y corazones la necesidad de la salvación. La mayoría de las versiones biblicas han traducido ese pasaje “fuérzalos a entrar” o “oblígalos a entrar”, pero eso es una pésima traducción, ya que el texto griego dice “pon bajo necesidad“:

(IntEspWH+) και 2532:CONJ Y ειπεν 3004:V-2AAI-3S dijo ο 3588:T-NSM el κυριος 2962:N-NSM Señor προς 4314:PREP hacia τον 3588:T-ASM a el δουλον 1401:N-ASM esclavo εξελθε 1831:V-2AAM-2S Sal εις 1519:PREP hacia dentro τας 3588:T-APF a los οδους 3598:N-APF caminos και 2532:CONJ y φραγμους 5418:N-APM muros και 2532:CONJ y αναγκασον 315:V-AAM-2S pon bajo necesidadεισελθειν 1525:V-2AAN entrar ινα 2443:CONJ para que γεμισθη 1072:V-APS-3S sea llenada μου 1473:P-1GS de mí ο 3588:T-NSM la οικος 3624:N-NSM casa

Traducir ese pasaje por “fuérzalos a entrar” o “oblígalos a entrar” es estúpido y falso, porque es como si Jesús obligara por la fuerza a que la gente crea en él, pero eso es falso, Jesús no actúa a sí, él jamás obliga a nadie a que creamos en él, sino que él sencillamente nos ofrece la salvación, y pone en nuestra mente la necesidad de la salvación y del perdón de nuestros pecados, como por ejemplo hizo con la mujer samaritana, a la cual puso en necesidad, haciendo que ella deseara beber de esa agua de vida que Jesús da, refiriéndose al perdón y a la salvación que Jesús da a todo el que cree en él.

El mensaje de esa parábola de Jesús es hermoso, después que esos judíos que creyeron en Jesús entraran en la familia de Dios, el mensaje del Evangelio fue llevado también a muchas más personas que vivían fuera de la ciudad, es decir, fuera de Jerusalén, refiriéndose a los samaritanos y a los gentiles de todas las naciones, a los cuales les fue llevado el Evangelio:

Luc 24:46  y les dijo:  Así está escrito,  y así fue necesario que el Cristo padeciese,  y resucitase de los muertos al tercer día;

Luc 24:47  y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones,  comenzando desde Jerusalén.

Hch 1:8  pero recibiréis poder,  cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,  y me seréis testigos en Jerusalén,  en toda Judea,  en Samaria,  y hasta lo último de la tierra.

Todos estos gentiles que creen en el mensaje de Jesús, juntamente con los judíos que creen en Jesús, son los INVITADOS a esa gran cena que el Padre de familia hará en su reino, cuando Jesús (el siervo de Dios) venga a la tierra. Estos invitados a la gran cena son sencillamente la esposa de Cristo, los santos, los cuales hemos sido llamados o invitados por Dios a participar de la gran boda o unión con Cristo,que se efectuará cuando Jesús venga en gloria y nos reunamos con él en el aire (1Ts.4:15-17), y esto mismo está confirmado en el Apocalipsis:

Apo 19:7  Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria;  porque han llegado las bodas del Cordero,  y su esposa se ha preparado.

Apo 19:8  Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino,  limpio y resplandeciente;  porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Apo 19:9  Y el ángel me dijo:  Escribe:  Bienaventurados los que son invitados a la cena de las bodas del Cordero.  Y me dijo:  Estas son palabras verdaderas de Dios.

Como podemos ver, la cena de bodas del Cordero es sencillamente la misma gran cena mencionada por Jesús en esa parábola, los invitados a esa cena son la esposa de Cristo, su Iglesia.

7- Todos aquellos que fueron invitados a participar de esa gran cena, pero rechazaron la invitación ofrecida por el siervo de Dios (Jesús) no disfrutarán de esa gran cena, y por tanto, no entrarán jamás en la casa del Padre, sino que morirán en sus pecados y al final serán arrojados al lago de fuego, donde serán atormentados con fuego y azufre, y luego destruidos totalmente en cuerpo y alma (Ap.14:9-10, Mt.10:28, Ap.20:15).

Gracia y paz

Tito Martínez