EL IEVE DE ZACARIAS 14 ES JESUCRISTO

1- Zacarias 14 dice que IEVE vendrá del cielo con todos sus santos. Pero Jesús dijo que quien vendrá del cielo con todos sus santos es él mismo:

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria (Mt.25:31).

2- Zacarías 14 dice que IEVE vendrá del cielo para juzgar y destruir a las naciones enemigas. Quien vendrá del cielo para destruir a las naciones enemigas es Jesús:

Apocalipsis 11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. 12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. 13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DEL DIOS. 14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. 15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira de Dios Todopoderoso. 16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

3- Zacarias 14 dice que IEVE vendrá del cielo para reinar sobre la tierra. Quien vendrá del cielo para reinar sobre la tierra es Jesús:

Mateo 31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los perfectos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, 32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

4- Por consiguiente, los embusteros que niegan que el Señor IEVE mencionado en Zacarias 14 es Jesús sencillamente no creen en las sagradas Escrituras, y además son hijos del diablo, pues están mintiendo, y son, por tanto, hijos del padre de la mentira.