EL QUE CREE EN JESÚS HARÁ LAS OBRAS QUE ÉL HIZO

Juan 14:12-14
12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.
13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Los ateos anticristianos suelen citar esas palabras de Jesús para enseñar que él mentía, o para enseñar que Jesús no existió. Según esos hijos del diablo, como los cristianos no hacemos las señales milagrosas que Jesús hizo, entonces significa que Jesús era un mentiroso o que esas palabras que aparecen en el Evangelio de Juan son una fábula. Vamos a pulverizar ese argumento satánico esgrimido por los ateos anticristianos:.

Observad bien lo que dijo Jesús:

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.

Cualquiera que tenga un mínimo de cerebro podrá ver que Jesús estaba hablando en tiempo FUTURO: “él las hará”. Según las narraciones evangélicas y el libro de Hechos, los apóstoles de Cristo hicieron grandes señales milagrosas, que confirmaban el Evangelio, y el resto de los que creemos en Jesús también haremos esas señales y prodigios sobrenaturales, la pregunta es: ¿cuando las haremos?, pues obviamente cuando resucitemos y estemos en el Reino de Dios, entonces esas señales que Jesús y sus apóstoles hicieron también las haremos nosotros, e incluso haremos prodigios mayores, ya que tendremos un cuerpo glorificado semejante al cuerpo glorioso de Cristo (Filp.3:20-21, etc.). Por consiguiente, Jesús dijo bien claro que los que creemos en él haremos señales prodigiosas, LO QUE NO DIJO JESÚS ES CUANDO LAS HAREMOS. Con lo cual, ese argumento satánico que esgrimen los ateos annticristianos queda destrozado completamente.

Sal 53:1  Dice el necio en su corazón:  No hay Dios. Se han corrompido,  e hicieron abominable maldad;  No hay quien haga bien.
Sal 53:2  Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres,  Para ver si había algún entendido  Que buscara a Dios.
Sal 53:3  Cada uno se había vuelto atrás;  todos se habían corrompido;  No hay quien haga lo bueno,  no hay ni aun uno.

Apo 21:8  Pero los cobardes e incrédulos,  los abominables y homicidas,  los fornicarios y hechiceros,  los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre,  que es la muerte segunda.

http://www.gabitogrupos.com/cristianos/template.php?nm=1378360149

Tito Martínez