LOS EXTRATERRESTRES QUE FORNICARON CON LAS HIJAS DE LOS HOMBRES

Por: Tito Martínez

“Cuando los seres humanos comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y tuvieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los seres humanos eran hermosas. Entonces tomaron como mujeres a todas las que desearon…. Al unirse los hijos de Dios con las hijas de los seres humanos y tener hijos con ellas, nacieron gigantes, que fueron los famosos héroes de antaño. A partir de entonces hubo gigantes en la tierra.

Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal, se arrepintió de haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón. Entonces dijo: “Voy a borrar de la tierra al ser humano que he creado. Y haré lo mismo con los animales, los reptiles y las aves del cielo. ¡Me arrepiento de haberlos creado!.  Ésta es la historia de Noé. Noé era un hombre justo y honrado entre su gente. Siempre anduvo fielmente con Dios. Tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Pero Dios vio que la tierra estaba corrompida y llena de violencia.  Al ver Dios tanta corrupción en la tierra, y tanta perversión en la gente, le dijo a Noé: “He decidido acabar con toda la gente, pues por causa de ella la tierra está llena de violencia. Así que voy a destruir a la gente junto con la tierra.” (Génesis 6:1-7, 9-11. Nueva Versión Internacional).

“Así sucedió, quecuando en aquellos días se multiplicaron los hijos de los hombres, les nacieron hijas hermosas y bonitas; y los Vigilantes, hijos del cielo las vieron y las desearon, y se dijeron unos a otros: “Vayamos y escojamos mujeres de entre las hijas de los hombres y engendremos hijos… Y eran en total doscientos los que descendieron sobre la cima del monte que llamaron “Hermon”… Todos y sus jefes tomaron para sí mujeres y cada uno escogió entre todas y comenzaron a entrar en ellas y a contaminarse con ellas, a enseñarles la brujería, la magia y el corte de raíces y a enseñarles sobre las plantas.Quedaron embarazadas de ellos y parieron gigantes de unos tres mil codos de altura que nacieron sobre la tierra y conforme a su niñez crecieron Entonces Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel observaron la tierra desde el santuario de los cielos y vieron mucha sangre derramada sobre la tierra y estaba toda llena de la injusticia y de la violencia que se cometía sobre ella… Entonces el Altísimo, Grande y Santo habló y envió a Sariel al hijo de Lamec.Y le dijo: “Ve hacia Noé y dile en mi nombre, ‘escóndete’; y revélale la consumación que viene, pues la tierra entera va a perecer, un diluvio está por venir sobre toda la tierra y todo lo que se encuentre sobre ella perecerá” (Libro del profeta Enoc, capítulos 6-10).

LOS HIJOS DE DIOS DE GÉNESIS 6:2

¿Quiénes eran los hijos de Dios mencionados en Génesis 6:2 los cuales fornicaron con las hijas de los hombres?

Desde principios del Cristianismo existen dos opiniones en cuanto a la identidad de esos hijos de Dios que se unieron sexualmente a las hijas de los hombres. Unos cristianos dicen que eran los hijos de Set, es decir, seres humanos, descendientes de Adán y Eva por la línea de Set. La otra opinión es que esos hijos de Dios no eran humanos, sino un grupo de ÁNGELES que pecaron, los cuales se unieron con Satanás, ese grupo de ángeles abandonaron su morada en el cielo, y  descendieron a la tierra en forma de varones, para fornicar con las hembras humanas, y crear una nueva especie de gigantes malvados, esta es la opinión que yo creo, pues es la única que se puede demostrar con la propia Biblia, como veremos seguidamente.

En el texto del libro de Enoc, que he publicado más arriba, se da la razón a la segunda opinión, es decir, esos hijos de Dios no eran humanos, sino “vigilantes del cielo”, es decir, ÁNGELES que pecaron, los cuales, en número de 200, descendieron del cielo y se unieron sexualmente con las hijas de los hombres, dando como resultado una nueva especie de seres gigantes y malvados. La cifra de 3000 codos de altura seguramente es una errónea traducción de algún copista de la antigüedad, pues es una cifra exagerada. Errores de este tipo también se encuentran en algunos pasajes de la Biblia, donde se da una cifra que no coincide con algún pasaje paralelo de otro libro de la Biblia, pero esto no significa que la Biblia sea falsa, sencillamente algún copista de la antigüedad copió mal esa cifra, y el error quedó plasmado en las sucesivas y variadas traducciones, por lo tanto, esa cifra errónea de 3000 codos de altura que aparece en el libro de Enoc no significa que el relato de Enoc sea falso.

En este estudio vamos a analizar las dos interpretaciones, para conocer cual de las dos es la verdadera. También vamos a hacer un análisis breve del libro del profeta Enoc, para saber si dicho libro fue inspirado o no por Dios y escrito realmente por el profeta Enoc, séptimo descendiente de Adán, o fue escrito por un falso Enoc, en el siglo 2º antes del Mesías, como enseñan los “eruditos” de la alta crítica liberal.

ARGUMENTOS DE LOS QUE AFIRMAN QUE LOS HIJOS DE DIOS ERAN HOMBRES

Seguidamente vamos a ver los argumentos de aquellos que enseñan que los hijos de Dios de Génesis 6:2 eran los hijos de Set:

1- Génesis 6:2 no dice que esos hijos de Dios fueran ángeles.

2- El Señor Jesús  dijo que los ángeles no se casan.

3- Génesis 6: 5-6 dice que el Señor vio la maldad del ser humano en la tierra, no dice que viera la maldad de los ángeles que fornicaron con las hijas de los hombres.

Esos son los tres argumentos fundamentales que esgrimen aquellos que enseñan que esos hijos de Dios de Génesis 6:2 eran hombres. Esos tres argumentos se pueden refutar muy fácilmente con la Biblia, como voy a demostrar seguidamente.

ARGUMENTOS BÍBLICOS QUE DEMUESTRAN QUE ESOS HIJOS DE DIOS ERAN ÁNGELES ALIADOS CON SATANÁS

1- El hecho de que en Génesis 6:2 no se diga que esos hijos de Dios eran ángeles, no significa que no lo fueran. Esos HIJOS DE DIOS también son mencionados en el libro de Job, donde se dice bien claro, y por dos veces, que Satanás, acompañado por estos hijos de Dios aliados con él se acercaron al trono de Dios para acusar a Job: “Y un día vinieron LOS HIJOS DE DIOS a presentarse delante de IEVE , entre los cuales vino también Satanás” (Job 1:6, 2:1).

Estos hijos de Dios celestiales (los ángeles) también son mencionados en el siguiente pasaje de Job: “¿O quién puso su piedra angular, cuando las estrellas todas del alba alababan, y se regocijaban todos LOS HIJOS DE DIOS?” (Job.38:7).El pasaje está hablando de la creación del mundo, y entonces los HIJOS DE DIOS se regocijaron y alabaron a Dios por la creación de la tierra. Obviamente es IMPOSIBLE que esos hijos de Dios fueran hombres, ni mucho menos los hijos de Set, ya que el hombre aun no había sido creado en la tierra. Por consiguiente, cuando Génesis 6:2 dice que los hijos de Dios tomaron para sí a las hijas de los hombres para procrear con ellas, significa sencillamente que un grupo rebelde de ÁNGELES del cielo abandonaron su estado, su morada en el cielo, y su condición espiritual para procrear con las más hermosas mujeres terrestres de esa época. El texto de Génesis hace una clara diferencia entre los hijos de Dios, y las HIJAS DE LOS HOMBRES, ¡lo cual indica sin ninguna duda que esos hijos de Dios no eran hombres, sino ángeles que pecaron!. Por supuesto que los cristianos también somos hijos de Dios, porque hemos sido engendrados por Dios el Padre (Jn.1:12-13), por lo tanto, la Biblia habla de DOS clases de hijos de Dios: los ángeles, y los seres humanos que creemos en el Mesías. Sin embargo, los hijos de Dios mencionados en Génesis 6:2 y en el libro de Job eran ÁNGELES, NO SERES HUMANOS.

Hay otros pasajes en la Biblia donde, por ejemplo, se mencionan ángeles visitando la tierra para hacer alguna misión, ¡y nunca se les llama “ángeles”, sino VARONES!, un ejemplo de esto lo podemos ver en pasajes como Lucas 24:4, Hechos 1:10. Por lo tanto, decir que uno es un ángel solamente cuando la Biblia dice que es un ángel es una argumento estúpido y falso en extremo.

2- El Mesías Jesús  dijo que los ángeles no se casan, pero él estaba refiriendo claramente a los ángeles DE DIOS, ya que cuando los santos resuciten y sean glorificados, serán como ESOS ángeles de Dios en el cielo:  “Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.” (Mt.22.30). Sin embargo, hay otra clase de ángeles: los ángeles de SATANÁS: “Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.” (Ap.12:7-9). Un grupo de estos ángeles de Satanás abandonaron su condición (rango) y su morada en el cielo, para descender a la tierra y fornicar con las hijas de los hombres, tal como dijo el apóstol Judas, hermano de Jacobo: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.” (Jud.1:6-7).

Observe bien los textos que he resaltado, ¿qué dicen?, pues dicen lo siguiente:

a) El apóstol Judas dijo que ciertos ÁNGELES no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada. Los ángeles viven en el cielo, por lo tanto, si abandonaron su propia morada, significa que abandonaron su morada en el cielo, para descender a la tierra.

b) ¿Cual fue el pecado terrible de esos ángeles?, ¡la FORNICACIÓN!, porque seguidamente el apóstol Judas mencionó a Sodoma y Gomorra, dos ciudades llenas de fornicación que fueron destruidas por Dios, pues bien, leamos lo que dijo: “…los cuales DE LA MISMA MANERA QUE AQUELLOS (los ángeles que no guardaron su dignidad) HABIENDO FORNICADO E IDO EN POS DE VICIOS CONTRA NATURALEZA”, es decir, lo que dijo el apóstol en este pasaje es que los habitantes de Sodoma y Gomorra COMETIERON EL MISMO PECADO QUE COMETIERON ESOS ÁNGELES, es decir, la FORNICACIÓN. Ahora bien, ¿cuando esos hijos de Dios o ángeles cometieron el pecado de fornicación?, pues sencillamente cuando bajaron del cielo (dejaron su morada) y fornicaron con las hijas de los hombres, algo que está narrado en Génesis 6 y en el libro del profeta Enoc 6. Por consiguiente, esto pulveriza esa falsa creencia de que esos hijos de Dios de Génesis 6 fueran hombres, ya que, además, el fruto de esa unión sexual fue una nueva raza de gigantes, ¡algo completamente IMPOSIBLE si esos hijos de Dios hubieran sido meros hombres!. Por cierto, pruebas arqueológicas espectaculares de esa antigua raza de gigantes que habitaron la tierra antes del diluvio existen en muchos lugares del planeta, e incluso leyendas y crónicas de la antigüedad los mencionan (por ejemplo los famosos Titanes o gigantes de los griegos, los cuales eran seres gigantescos y muy violentos).

3- El tercer argumento de aquellos que dicen que esos hijos de Dios de Génesis 6:2 eran hombres también se puede refutar muy fácilmente, veamos:

Efectivamente, en Génesis 6:5-6 se hace referencia a la maldad humana que había en la tierra en esa época, pero una maldad humana que aumentó en gran manera a causa de esa unión sexual entre esos hijos de Dios celestiales (o extraterrestres) con las hijas de los hombres, ya que el resultado de esa unión fue una terrible raza de gigantes que llenaron la tierra de violencia, corrompiendo también a los seres humanos. La doctrina de que los hijos de Dios mencionados en Génesis 6 eran simplemente hombres como nosotros es totalmente falsa, por la sencilla razón de que el pasaje de Génesis 6 diferencia claramente entre esos hijos de Dios, y las hembras humanas, lo cual significa que esos hijos de Dios no eran seres humanos, sino los ÁNGELES QUE PECARON, NO GUARDANDO SU DIGNIDAD DE ÁNGELES, Y QUE ABANDONARON SU MORADA EN EL CIELO, mencionados por Pedro y por Judas.

IEVE  se estaba refiriendo solamente a la maldad de los hombres, los cuales se habían corrompido en extremo (Gen.6:5), en este pasaje IEVE  no se estaba refiriendo de ninguna manera a los hijos de Dios mencionados en el v.2, sino solamente a los HOMBRES. Esos hijos de Dios angelicales YA HABÍAN PECADO en el pasado, cuando abandonaron su morada en el cielo, para fornicar con las hijas de los hombres (Jud.6), y fue DESPUÉS que nacieron esos gigantes, fruto de la unión de esos seres celestiales con las humanas, cuando la maldad humana se extendió por toda la tierra.

El profeta Enoc en su maravilloso e INSPIRADO libro lo único que hizo es dar muchos más detalles sobre este suceso tan importante en la Historia humana, y que trastocó el mundo antediluviano, llenando toda la tierra con una nueva raza de gigantes de gran violencia, e igualmente los hombres se llenaron de violencia, y todo esto fue la causa de que IEVE  el Padre decidiera destruir el mundo antiguo por medio del diluvio.

Respecto a la traducción de Génesis 6:4 que vierte la versión Reina Valera, he de decir que es realmente mala. En Génesis 6:4, en la Versión Reina Valera, se hace referencia a gigantes que ya existían en la tierra antes de que esos hijos de Dios se unieran sexualmente con las hijas de los hombres. Pero resulta que en otras traducciones bíblicas más fieles traducen ese pasaje de la siguiente manera: Los gigantes aparecieron en la tierra cuando los hijos de Dios se unieron con las hijas de los hombres para tener hijos con ellas…”Versión Dios habla hoy, Versión Biblia de las Américas, Versión Latinoamericana Católica, Versión Biblia Vida, y otras. La unión sexual de esos hijos de Dios celestiales, aliados con Satanás, con las hijas de los hombres, fue una nueva raza HÍBRIDA de gigantes, los cuales llenaron la tierra de violencia.

FÓSILES Y HUELLAS DE ANTIGUOS GIGANTES DE CASI CINCO METROS DE ALTURA

Información sobre esos antiguos gigantes o híbridos de mujeres humanas y ángeles de Satanás se encuentra en Internet, como podemos ver en las siguientes fotografías asombrosas que he tomado de la siguiente página Web: http://geocities.yahoo.com.br/arqbib/gigante.html

En la primera foto vemos el fémur de uno de esos antiguos gigantes, el cual tenía una altura de casi cinco metros.

A finales de los años 50, durante la construcción de una carretera al sureste de Homs, en el valle del Eufrates, sureste de Turquía, se encontraron algunas tumbas de gigantes. Esos gigantes tenían más de 4 metros de la altura. En el interior de dos de esas tumbas se encontraron huesos del muslo, concretamente del fémur, que medían cerca de 1 metro 20 cm. de la longitud.  Se calcula que este gigante tenía más de 4 metros de altura, y pies de 53 centímetros de largo. Uno de los huesos (fotos abajo) se está expone en el museo fósil de TM Blanco, en la ciudad de Crosbyton, Texas, U.S.A.

fosil1fosil2

Esta huella de una pisada humana fosilizada en roca de granito se encuentra en la Reserva forestal de Cleveland, U.S.A. y fue descubierta en febrero de 2002. La huella mide casi 60 centímetros, lo cual significa que el gigante debía medir unos 4 metros de altura.

Estos asombrosos restos arqueológicos de esos huesos humanos gigantes y de esas huellas de pies gigantes obviamente los gobiernos del mundo siempre intentan ocultarlos y no darlos publicidad en los medios de comunicación masivos, ya que no les interesa que el mundo sepa que la narración del Génesis sobre esa antigua raza de gigantes es completamente cierta.

fosil4En el parque de los Dinosaurios, al lado de la cañada Rose, en el estado del Texas, en las cercanías del río Paluxy, existen huellas de dinosaurios y de seres humanos, ¡todas juntas!, lo cual demuestra sin ninguna duda que los humanos y los dinosaurios habitaron la tierra antediluviana al mismo tiempo.

fosil3La foto muestra la huella de un pie humano de una mujer. Esa huella tiene 45 centímetros de largo, y se estima que esa gigante medía 3.5 metros de altura, y pesaba 454 kilogramos de peso.

En el año 1876 un gigante fosilizado de 3.65 metros de altura y con 6 dedos en el pie derecho llegó a Londres. El fósil del gigante fue desenterrado por Sr. Dyer durante una operación de explotación minera en el condado Antrim, Irlanda. Enseguida lo llevaron para exponerlo en Dublín, Liverpool y Manchester. En una edición de diciembre de 1895 de la Revista British Strand Magazine publicaron una foto del fósil del gigante, tomada en el depósito de Mercancías del Broad Street, de la Compañía de Ferrocarriles del Noroeste, siendo más tarde publicada de nuevo en el libro Traces of the Elder Faiths of Ireland, de W. G. Wood-Martin.

fosil 6En las fotos de la izquierda vemos una huella de gigante junto con otra de Acrocantossauro. Comparando los tamaños de las huellas se calcula que la altura del gigante era casi la misma que la del dinosaurio (poco más de 4 metros). En la foto de al lado una comparación del tamaño de un Acrocantossauro con los seres humanos de tamaño normal.

LOS APÓSTOLES PEDRO Y JUDAS CITARON EL LIBRO DE ENOC

El apóstol Pedro mencionó a esos ángeles que pecaron, y que luego fueron encadenados en cierto lugar, hasta el día del juicio: “Pues si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el juicio” (2P.2:4, Biblia de Jerusalén). El apóstol Judas habló del mismo asunto que Pedro, él dijo lo siguiente: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día” (Jud.1:6). Ahora bien, resulta que Pedro y Judas estaban citando lo que está escrito en el libro del profeta Enoc, donde se desarrolla con más detalle lo que Pedro y Judas dijeron: “Y a Miguel le dijo el Señor: ve y anuncia a Shemihaza y a todos sus cómplices que se unieron con mujeres y se contaminaron con ellas en su impureza, ¡que sus hijos perecerán y ellos verán la destrucción de sus queridos! Encadénalos durante setenta generaciones en los valles de la tierra hasta el gran día de su juicio. En esos días se les llevará al abismo de fuego, a los tormentos y al encierro en la prisión eterna.” (Enoc 10:11-13). Esto demuestra sin ninguna duda que PARA LOS APÓSTOLES EL LIBRO DE ENOC ERA UN LIBRO INSPIRADO POR DIOS Y EXACTO. Esos ángeles que pecaron fornicando con las hijas de los hombres fueron arrojados después por Dios a unos abismos, llamado por Pedro “Tártaro”, donde están aprisionados y reservados para el día del juicio, y es a estos ángeles a los que el apóstol Pablo se refería, cuando dijo que, en el futuro, los cristianos glorificados JUZGARÁN A LOS ÁNGELES, es decir, juzgarán a esos ángeles rebeldes que están reservados para el día del juicio: “¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?” (1Co.6:3).

EL LIBRO DE ENOC ES INSPIRADO POR DIOS

Como ya vimos, los apóstoles Pedro y Judas citaron el libro de Enoc cuando hablaron de esos ángeles que pecaron, fornicando con las hijas de los hombres (2Pedro 2:4, Judas 1:6-8). Por lo tanto, ¡para los apóstoles y resto de los primeros cristianos el libro de Enoc era un libro inspirado por Dios!.

Aquellos que dicen que el libro de Enoc es apócrifo y no inspirado por Dios se basan en que dicho libro no forma parte del Canon Hebreo ni del Canon Cristiano, pero ese argumento es falso en extremo, primero porque para todos los hebreos y primeros cristianos hebreos el libro de Enoc era considerado como PROFÉTICO, tenido en gran estima y leído, por la sencilla razón de que Enoc fue el mayor profeta de Dios en los tiempos antes del diluvio mundial. La Biblia dice que Enoc “caminó con Dios, y Dios se lo llevó”, esto no solo lo dice la Biblia, sino que está narrado con más detalles en el propio libro de Enoc.

El libro de Enoc es inspirado por Dios porque si lo leemos atentamente, y en especial todos los pasajes proféticos, vemos como todas esas profecías de Enoc se cumplieron perfectamente, y otras están por cumplirse, ¡esto sería imposible si dicho libro no fuera inspirado por Dios! La no inclusión del libro de Enoc en el Canon de Biblia no significa en absoluto que no sea inspirado por Dios. Por ejemplo, sabemos que hay dos cartas que el apóstol Pablo escribió a la iglesia de Corinto, las cuales se perdieron, es decir, además de las dos cartas de Pablo a los Corintios, que tenemos en el Nuevo Testamento, hubo dos más que se perdieron, ¡las cuales sin ninguna duda también eran inspiradas por Dios!, pues tenían la AUTORIDAD APOSTÓLICA. Lo mismo sucede con el libro de Enoc. Después de 15 a 16 siglos se le consideró perdido, pero resulta en el año 1773, el conocido viajero inglés J. Bruce lo reencontró en la Abisinia, Etiopía. Seguidamente fue traducido al inglés en 1821 por el profesor Lawrense en Oxford, y en 1901, fue traducido al sueco.  ¡El libro profético de Enoc fue escrito especialmente para ser leído por la generación de los últimos días!, por eso es que se reencontró en el siglo 18.

Imaginemos que los arqueólogos reencontraran esas dos cartas perdidas de Pablo a los Corintios, esas cartas de Pablo no forman parte del actual Canon del Nuevo Testamento, sin embargo, serían cartas de Pablo INSPIRADAS POR DIOS. Pues lo mismo sucede con el libro de Enoc, el libro no se encuentra en el Canon cristiano, porque es un libro que se PERDIÓ durante muchos siglos, y en el siglo 18 fue encontrada una antiquísima copia manuscrita en Abisinia.

En Judas 6 se dice bien claro que unos ángeles pecaron, abandonaron su morada en el cielo, y FORNICARON CON SERES HUMANOS, de la misma manera que fornicaron las ciudades de Sodoma y Gomorra. ¿Cuando se cumplió ese texto de Judas?, ¿donde menciona la Biblia ese suceso?, pues muy sencillo: Génesis 6:1-4, en este pasaje leemos que unos hijos de Dios se unieron sexualmente con las hijas de los hombres, es decir, fornicaron con ellas, y estos hijos de Dios no eran hombres, sino ÁNGELES, tal como ya he demostrado más arriba.

Los enemigos acérrimos de la veracidad histórica de la Biblia, es decir, los falsos eruditos de la llamada “alta crítica”, afirman que el libro de Enoc fue escrito por un desconocido y falso Enoc dos siglos antes del Mesías, ¡pero eso es una burda mentira que solo puede ser creída por aquellos falsos cristianos que se dejan engañar por esos falsos eruditos!, porque resulta que el apóstol Judas dijo lo siguiente: “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.” (Judas 1:14).

En ese asombroso texto el apóstol citó una profecía dicha por ENOC, EL SÉPTIMO DESDE ADÁN, es decir, ¡quien escribió esa profecía no fue un falso Enoc del siglo 2º antes del Mesías! sino el verdadero Enoc, el SÉPTIMO descendiente de Adán. Ahora bien, ¿sabe usted en qué parte del libro de Enoc se encuentra esa impresionante profecía mencionada por Judas?, pues veamos: “Mirad que Él viene con una multitud de sus santos, para ejecutar el juicio sobre todos y aniquilará a los impíos y castigará a toda carne por todas sus obras impías, las cuales ellos han perversamente cometido y de todas las palabras altaneras y duras que los malvados pecadores han hablado contra Él.” (Enoc 2:9).

¿Qué significa todo esto?, pues muy simple: que esa opinión de la alta crítica liberal, de que el libro de Enoc fue escrito por un falso Enoc dos siglos antes del Mesías es una burda mentira, una patraña antibíblica y falsa, porque el propio apóstol Judas dijo bien claro que esa profecía del libro de Enoc fue escrita por el verdadero ENOC, el SÉPTIMO DESCENDIENTE DE ADÁN.