¿Resurección de Juan Pablo II?

http://www.gabitogrupos.com/cristianos/template.php?nm=1398639626

Hermanos, esa doctrina de que Juan Pablo II resucitará y se convertitá en la bestia es una de las mayores mentiras enseñada por los tipos más embusteros. El propio falso profeta Cristian Silva enseña esa mentira.

Esos analfabetos biblicos que enseñan esa patraña no tienen ni idea de la profecia biblica, ellos no entienden Apocalipsis 13 ni el 17.
Juan dijo bien claro esto:

Apo 17:8 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.
Apo 17:9 Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,
Apo 17:10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.
Apo 17:11 La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición

Vamos a ver, ¿donde dice ese pasaje que esa bestia será Juan Pablo II?, ¡no lo dice por ninguna parte!, eso es una burda mentira del diablo. Ese pasaje se interpreta por sí mismo, veamos:

1- Esa bestia era, es decir, existió en el siglo primero antes de que fuera escrito el Apocalipsis, pero esa bestia ya no era, es decir, ya no existia cuando fue escrito el Apocalipsis, esto demuestra de forma irrefutable que esa bestia es IMPOSIBLE que se refiera a Juan Pablo II, ya que Juan Pablo II no existio en el siglo uno.

La pregunta es: ¿que bestia o emperador anticristiano existió antes de que fuera escrito el Apocalipsis?, ¡fue el emperador Nerón!, el más sádico y satánico emperador que persiguió a los cristianos. El murió en el año 68, antes de que fuera escrito el Apocalipsis, por eso es que Juan dijo “ya no es”, es decir, ese emperador bestial y anticristiano ya no existia cuando se escribió el Apocalipsis.

2- Juan dijo que esa bestia saldrá del abismo, es decir, volverá a existir, ¡¡el emperador Nerón volverá a existir y a perseguir a los cristianos!!. Precisamente esta doctrina fue enseñada por todos los cristianos del primer siglo, los cuales enseñaban también que Nerón volverá a existir en el futuro.

3- Los siete reyes del verso 10 de ninguna manera son papas, pues el pasaje dice bien claro que, en la época que fue escrito el Apocalipsis, CINCO DE ESOS SIETE REYES YA CAYERON, lo cual pulveriza esa doctrina diabólica de que esos siete reyes son papas, ya que el papado aun no existia en el siglo uno. Esos cinco reyes o reinos que cayeron antes de que fuera escrito el Apocalipsis fueron los siguientes: Egipto, Asiria, Babilonia, Medo-Persia y Grecia, luego dice “uno es”, refiriendose al reino o imperio que existia en esa época, es decir, el romano, y el otro reino, el séptimo, aun no ha venido, pero cuando venga durará breve tiempo, este será el gobierno mundial de la bestia, el cual durará solamente 42 meses (Ap.13:5). La bestia será también el octavo reino, Y ES DE ENTRE LOS SIETE, es decir, esto significa que el futuro falso mesías, la bestia, será también un octavo reino, pero al mismo tiempo forma parte de los siete, porque ese falso mesías romano será resucitado por el diablo, y se convertirá en el octavo reino.

En fin, esa doctrina de que esos siete reyes son siete papas es una imbecilidad absoluta, sin ninguna base biblica ni histórica.
Juan Pablo II JAMÁS resucitará para convertirse en la primera bestia, por la sencilla razón de que la primera bestia de Apocalipsis 13 no será ningún papa, sino un emperador. Los falsos maestros que enseñan esa mentira de que Juan Pablo II resucitará y se convertirá en la bestia dijeron que este suceso ocurriria en octubre del 2011, cuando fue beatificado ese papote, pero como podeis ver, todo fue mentira, nada sucedió, Juan Pablo II siguió muerto, y muerto quedará hasta que Dios lo resucite en el día del juicio para ser arrojado al lago de fuego por idolatra.

Gracia y paz.

Tito Martínez