PARA SER SALVOS HAY QUE CREER EN LOS DOS DIOSES

En el sistema iglesiero apostata enseñan la mentira de que para tener la vida eterna hay que creer solamente en el Dios Padre. Otros dicen que para tener la vida eterna hay que creer solo en Jesús, veamos como mienten los dos:

1- La vida eterna la da el Dios Padre, pero por medio de su Hijo, o dicho en otras palabras, la vida eterna la dan los dos dioses, el Padre y el Hijo. La vida eterna procede del Padre, y por medio del Hijo la tenemos (1Co.8:6). Obviamente la vida eterna la da Jesús, ¡¡pero porque antes el Padre se la dio a él!!:

Jua 5:26  Porque como el Padre tiene vida en sí mismo,  así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

Observa que esa vida eterna se la dio el Padre al Hijo, y el Hijo nos la da a nosotros.

2- Los del SIA enseñan que para tener la vida eterna solo hay que creer en Jesús, y ellos citan Juan 3:18, donde dice “el que EN ÉL CREE“, refiriéndose a Jesús. Pero lo que dicen ellos es falso, porque en otros pasajes Jesús dijo bien clarito que la vida eterna consiste en conocer al PADRE como único Dios verdadero, y a Jesucristo como el enviado (Jn.17:3), y en otro pasaje Jesús dijo que para tener la vida eterna hay que creer en el Dios Padre que envió a Jesús:

Jua 5:24  De cierto,  de cierto os digo:  El que oye mi palabra,  y cree al que me envió,  tiene vida eterna;  y no vendrá a condenación,  mas ha pasado de muerte a vida.

Por lo tanto, ahí lo tenemos, para tener la vida eterna tenemos que creer en los dos dioses, el Padre y el Hijo, el Padre es el Dios supremo, único y verdadero, y Jesús es el Hijo de Dios, el enviado, y si quieres tener la vida eterna, has de creer EN LOS DOS, ¡¡no solo en Jesús!!, decir que para ser salvos hay que creer solo en Jesús, o hay que creer solo en el Dios Padre, es una gran mentira y una doctrina de demonios enseñada por los apostatas de la fe.

3- Juan 3:18 dice que la condenación viene por rehusar creer en el nombre del unigénito Hijo de Dios, ¿y sabes lo que significa el nombre hebreo del Mesías?, SIGNIFICA IEVE SALVA, lo cual significa que el Hijo de Dios se llama igual que su Padre IEVE. Cristo es el que salva, pero el Dios Padre también salva, por lo tanto, tenemos dos dioses salvadores, el Padre y el Hijo.
Por lo tanto, los que se condenarán son los que rehúsan creer en estos dos dioses salvadores, el Padre y el Hijo, los cuales comparten el mismo nombre: IEVE. Repito, decir que para ser salvos solo hay que creer en Jesús es una burda mentira iglesiera contraria al Evangelio.

Tito Martínez