¿LOS SANTOS DE DIOS HEMOS DE TRABAJAR CON LOS MUNDANOS PECADORES?

Realmente muchos pastorcillos santurrones del SIA están como cabras, y son descerebrados totales. Ellos enseñan que los cristianos no debemos trabajar con gente mundana y pecadora, o que debemos dejar trabajos donde tenemos que relacionarnos con mundanos. Veamos cual es la respuesta bíblica sobre este asunto: Yo por ejemplo en mi trabajo tengo a mis compañeros, los cuales son todos ellos inconversos o ateos, y no por eso voy a dejar mi trabajo, el cual, por cierto, me gusta mucho.

Veamos lo que dijo el apóstol Pablo en estas sabias palabras:

1Co 5:9  Os he escrito por carta,  que no os juntéis con los fornicarios;
1Co 5:10  no absolutamente con los fornicarios de este mundo,  o con los avaros,  o con los ladrones,  o con los idólatras;  pues en tal caso os sería necesario salir del mundo.
1Co 5:11  Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que,  llamándose hermano,  fuere fornicario,  o avaro,  o idólatra,  o maldiciente,  o borracho,  o ladrón;  con el tal ni aun comáis.

La enseñanza de Pablo es bien clara, nosotros los santos de Dios no debemos juntarnos con los fornicarios, pero seguidamente Pablo aclaró el asunto, y dijo que no se refería a los fornicarios del mundo, sino a falsos hermanos que dicen ser cristianos, pero son fornicarios, avaros, borrachos, etc, con los tales no hemos ni de comer. Pero Pablo en ninguna parte dijo que no debemos juntarnos o trabajar con los pecadores del mundo, pues en tal caso TENDRÍAMOS QUE SALIR DEL MUNDO, es decir, tendríamos que morirnos y abandonar este mundo.

En nuestros trabajos seguro que tenemos que tratar con gente o compañeros que son del mundo, que son fornicarios, avaros, descerebrados, etc., etc., pues sencillamente NO DEBEMOS JAMAS HUIR DE ESE TIPO DE CRIATURAS MUNDANAS, simplemente hemos de tratar con ellos, y ser luz para ellos, pero jamás hemos de dejar un trabajo donde estemos rodeados por gente del mundo pecadora, lo que si hemos de hacer es dejar a falsos hermanos que son pecadores asquerosos e hipócritas, con ese tipo de gentuza no hemos de comer ni un mini perolo sustentado ecológico.

Como dije al principio, yo en mi trabajo estoy rodeado de gente del mundo, todos mis compañeros son mundanos y pecadores, unos más que otros, pero esto de ninguna manera significa que yo no tenga que huir de ellos o esconderme como una sabandija, sino que he de trabajar con ellos, yo soy buen compañero para todos ellos, y ellos me aprecian y respetan, y todos saben perfectamente cuales son mis creencias biblicas, pues conocen mi sitio Web, de modo que también soy luz para ellos. Pero jamás de los jamases hagáis caso de esos descerebrados GILIPOLLAS que se hacen pasar por pastores, y que enseñan esa babosada de que los cristianos no podemos tener un trabajo donde estemos rodeados de gente pecadora del mundo.

Obviamente lo que sí hemos de evitar los santos de Dios es todo tipo de trabajos que sean malos para nosotros o para otros, pues hemos de hacer a los demás lo que nosotros queremos que nos hagan a nosotros. Por ejemplo, yo jamás trabajaría en una fábrica de cigarrillos, donde hacen esa basura para matar poco a poco a millones de seres humanos, o no trabajaría jamás en una farmacéutica, donde hacen falsas medicinas que matan también poco a poco a los humanos, o no trabajaría de chuloputas, promoviendo la prostitución, o no trabajaría de actor porno, donde se practica la fornicación, por lo tanto, antes de trabajar en algo, hemos de ver en qué consiste ese trabajo, para que no afecte a nuestro crecimiento espiritual, pero repito, jamás de los jamáis dejéis un trabajo por el simple hecho de estar rodeados de compañeros que son pecadores. Eso es una burrada inventada por los falsos pastores del SIA.

Mi trabajo, por ejemplo, consiste en la seguridad privada en la Universidad, donde no hago daño a nadie, y además es un trabajo cómodo y bonito, sin embargo, estoy rodeado de viles pecadores de la pradera, con los cuales tengo que relacionarme, y no pasa nada de nada.

Gracia y paz

Tito Martínez