¿MANDÓ DIOS MATAR A MUJERES, NIÑOS Y HOMBRES DE LOS PUEBLOS VENCIDOS? (Respuesta a un Ateo)

http://www.gabitos.com/cristianos/template.php?nm=1424785271

Pregunta por Porque77

¿MANDÓ DIOS MATAR A HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS DE LOS PUEBLOS VENCIDOS?…

Jesucristo es Dios hecho Hombre. Y Jesucristo guiaba a Moisés y al pueblo cuando atravesaba las naciones paganas. Entonces, la pregunta también se podía formular de la siguiente manera: ¿Mandó Jesucristo matar a hombres, mujeres y niños de los pueblos vencidos?…

Veamos lo que nos dice el viejo testamento sobre las guerras que los judíos mantenían con los pueblos vecinos:

“Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, y vayan contra Madián y hagan la venganza de Yavé en Madián……… Y pelearon contra Madián, como Yavé lo mandó a Moisés, y mataron a todo varón……. Y salieron Moisés y el sacerdote Eleazar, y todos los príncipes de la congregación, a recibirlos fuera del campamento. Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la guerra, y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres?……… Matad, pues, ahora a todos los varones de entre los niños; matad también a toda mujer que haya conocido varón carnalmente” (Versículos de Números 31)

“Y nos salió Sehón al encuentro, él y todo su pueblo, para pelear en Jahaza. Mas Yavé nuestro Dios lo entregó delante de nosotros; y lo derrotamos a él y a sus hijos, y a todo su pueblo. Tomamos entonces todas sus ciudades, y destruimos todas las ciudades, hombres, mujeres y niños; no dejamos ninguno”. (Deuteronomio 2:32-34)

“Y tomamos entonces todas sus ciudades; no quedó ciudad que no les tomásemos; sesenta ciudades, toda la tierra de Argob, del reino de Og en Basán. Todas estas eran ciudades fortificadas con muros altos, con puertas y barras, sin contar otras muchas ciudades sin muro. Y las destruimos, como hicimos a Sehón rey de Hesbón, matando en toda ciudad a hombres, mujeres y niños”. (Deuteronomio 3:4-6)

Siguiendo estas costumbres del viejo testamento de hacer guerras y cometer genocidios contra los pueblos enemigos y vencidos, muchos caudillos poderosos de los pueblos llamados “cristianos” cometieron actos similares en muchas ocasiones, y durante siglos, después de Jesucristo, no han parado las guerras, las penas de muerte y genocidios en diversos pueblos llamados “cristianos”.

En la Edad Media, siguiendo las leyes del viejo testamento (las leyes de la guerra y de la espada), los pueblos llamados “cristianos”, durante siglos impusieron terribles sistemas de terror y de inquisiciones que dejaron espantado al mundo.

Como locura final de todos estos hechos, los pueblos del mundo aún recuerdan las dos grandes guerras mundiales (Primera y Segunda Guerras Mundiales) provocadas por pueblos donde se supone que dominaban las religiones llamadas “cristianas”…

Y como locura final de todos estos hechos, los pueblos llamados “cristianos” conocidos como aliados de las naciones, arrojaron bombas atómicas sobre ciudades llenas de hombres, mujeres y niños de la nación de Japón… Hiroshima y Nagasaki tuvieron que vivir este horror que dejó aterrorizado al mundo. Y las terribles heridas de aquel horror aún existen en los cuerpos destrozados de muchas personas afectadas por los efectos de las bombas atómicas.

Para ver más sobre estos bombardeos, podéis ver la siguiente página: Bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki

Estimados amigos, después de ver estos desastres, yo os pregunto:

¿Es éste el cristianismo que nos predicó Jesús?…

Quedáis invitados a responder a estos interrogantes.

Respuesta

Los pueblos cananeos eran tan malvados y perversos, que esa es la razón por la cual Dios ordenó a Israel que los exterminaran de la tierra, incluyendo por supuesto a los niños, ya que estos, al hacerse mayores, se harían igual de malvados que sus padres, y además de eso, matando a esos niños cananeos estos no se condenarán al lago de fuego.

Dios es muy sabio y sabe perfectamente lo que hace. Esto es lo que no entienden los ateos, los anticristianos, o incluso muchos que se hacen pasar por “cristianos”, los cuales acusan falsamente al Dios de Israel (que es el Padre celestial), de ser un monstruo de maldad… pero ya pagarán muy caro esa terrible blasfemia y calumnia contra Dios.

Leamos algunos pasajes que describen este asunto:

Deu 2:33 Mas IEVE nuestro Dios lo entregó delante de nosotros; y lo derrotamos a él y a sus hijos, y a todo su pueblo.
Deu 2:34 Tomamos entonces todas sus ciudades, y destruimos todas las ciudades, hombres, mujeres y niños; no dejamos ninguno.
Deu 2:35 Solamente tomamos para nosotros los ganados, y los despojos de las ciudades que habíamos tomado.
Deu 2:36 Desde Aroer, que está junto a la ribera del arroyo de Arnón, y la ciudad que está en el valle, hasta Galaad, no hubo ciudad que escapase de nosotros; todas las entregó IEVE nuestro Dios en nuestro poder.
Deu 2:37 Solamente a la tierra de los hijos de Amón no llegamos; ni a todo lo que está a la orilla del arroyo de Jaboc ni a las ciudades del monte, ni a lugar alguno que IEVE nuestro Dios había prohibido.

1Sa 15:1 Después Samuel dijo a Saúl: IEVE me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, está atento a las palabras de IEVE.
1Sa 15:2 Así ha dicho IEVE de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto.
1Sa 15:3 Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos.

Alguien se preguntará también el por qué Dios ordenó a Israel que mataran a las vacas, las ovejas, los camellos y los asnos de los amalecitas, pues simple: para que ese malvado pueblo cananeo desapareciera para siempre de la tierra, eliminando el sustento y el medio de transporte de ellos.

Gracia y paz

Tito Martínez