ATORMENTADOS DÍA Y NOCHE POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS

Por Tito Martínez

En el sistema iglesiero apostata, el SIA, siempre se cita el pasaje de Apocalipsis 20:10 para intentar demostrar la doctrina repugnante y satánica de los sufrimientos eternos en el infierno. En este sencillo estudio bíblico usted va a comprobar como esos apostatas del SIA mienten descaradamente, y conocerá la verdadera interpretación de ese pasaje.

El susodicho texto dice lo siguiente en la versión Reina Valera de 1960:

Apo 20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Vamos a hacer una exégesis sana y bíblica de ese pasaje:

1- En la versión Reina Valera se dice “donde estaban la bestia y el falso profeta”. Otras versiones dicen: “donde están la bestia y el falso profeta”.

Observe que ese pasaje del Apocalipsis se cumplirá AL FINAL DEL MILENIO, cuando Satanás sea arrojado al lago de fuego. Mil años antes la bestia y el falso profeta ya fueron arrojados a ese mismo lago de fuego (Ap.19:20).

Ahora bien, ponga mucha atención: los traductores del SIA que han vertido esa versión de Apocalipsis 20:10 han FALSIFICADO de la forma mas descarada ese pasaje bíblico, AÑADIENDO LA EXPRESIÓN “DONDE ESTABAN”, o “DONDE ESTÁN”, y con esa repugnante falsificación diabólica los traductores lo que pretenden hacer creer al lector ignorante de la verdadera doctrina es que la bestia y el falso profeta estarán vivos durante mil años en el lago de fuego, es decir, que ellos jamás serán destruidos en el fuego, sino que estarán vivos cuando el diablo sea arrojado también en el lago de fuego mil años después. Pero el engaño diabólico queda desenmascarado cuando nos damos cuenta que esas palabras no existen por ninguna parte en los manuscritos griegos de ese pasaje, sino que fueron añadidas de forma fraudulenta para engañar. Veamos lo que dice el texto griego literal de ese pasaje:

cap78s

Presione aquí para ampliar imagen

Como puede ver, el pasaje lo que dice sencillamente es que el diablo será arrojado al lago de fuego, donde también fueron arrojados la bestia y el falso profeta. ¡¡El texto no dice por ninguna parte que la bestia y el falso profeta estén vivos en el lago de fuego!!, lo que dice simplemente es que la bestia y el falso profeta fueron arrojados al lago de fuego, y el diablo será arrojado a ese mismo lugar.

Y ahora vamos a la frase que los apostatas del SIA les encanta repetir una y otra vez para enseñar esa doctrina satánica y asquerosa de los sufrimientos eternos en el infierno.

2- El verso 10 dice lo siguiente:

“y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.”

Cualquier persona que no sepa interpretar correctamente esa frase puede ser muy fácilmente engañado por los apostatas del SIA, haciéndole creer en la doctrina diabólica de los sufrimientos eternos en el infierno, sin embargo, acá tiene la verdadera interpretación:

Satanás, la bestia y el falso profeta, así como todos los seguidores y adoradores de la bestia, serán arrojados al lago de fuego, donde serán atormentados con fuego y azufre,y el humo de su tormento subirá por los siglos de los siglos, tal como leemos en Apocalipsis 14:9-11.

Esa expresión del fuego que nunca se apaga, y el humo de su tormento que sube por los siglos de los siglos lo que significa es una DESTRUCCIÓN ABSOLUTA Y ETERNA
Esa expresión del fuego que nunca se apaga, y el humo de su tormento que sube por los siglos de los siglos lo que significa es una DESTRUCCIÓN ABSOLUTA Y ETERNA

Ahora bien, ponga mucha atención, resulta que esa expresión del fuego que nunca se apaga, y el humo de su tormento que sube por los siglos de los siglos lo que significa es una DESTRUCCIÓN ABSOLUTA Y ETERNA, ¡jamás vida eterna en tormento!. Vamos a comprobarlo:

Isa 34:5 Porque en los cielos se embriagará mi espada; he aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema.

Isa 34:6 Llena está de sangre la espada de IEVE, engrasada está de grosura, de sangre de corderos y de machos cabríos, de grosura de riñones de carneros; porque IEVE tiene sacrificios en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom.

Isa 34:7 Y con ellos caerán búfalos, y toros con becerros; y su tierra se embriagará de sangre, y su polvo se engrasará de grosura.

Isa 34:8 Porque es día de venganza de IEVE, año de retribuciones en el pleito de Sion.

Isa 34:9 Y sus arroyos se convertirán en brea, y su polvo en azufre, y su tierra en brea ardiente.

Isa 34:10 No se apagará de noche ni de día, perpetuamente subirá su humo; de generación en generación será asolada, nunca jamás pasará nadie por ella.

Esa es una profecía del juicio de Dios contra Edom. Se dice bien claro que su fuego no se apagará ni de día ni de noche, perpetuamente subirá su humo, y de generación en generación quedará ASOLADA (destruida), es decir, la profecía se refiere a la DESTRUCCIÓN TOTAL DE EDOM, el fuego que sube perpetuamente indica una destrucción eterna y completa, ¡¡de ninguna manera significa un sufrimiento eterno!!.

Lo mismo sucederá con la capital de la gran ramera, Roma, el Apocalipsis dice lo siguiente:

Apo 19:1 Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro;

Apo 19:2 porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.

Apo 19:3 Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos.

Observe como el pasaje dice que el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. ¿Significa eso que la ciudad de Roma estará ardiendo por toda la eternidad y que nunca será destruida?, ¡por supuesto que no!, lo que significa es que la ciudad de Roma, capital de la gran ramera, será totalmente destruida por fuego y dejará de existir EN UNA SOLA HORA, y nunca más será hallada:

Apo 18:19 Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada!

Apo 18:20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella.

Apo 18:21 Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.

Como puede ver, la profecía del Apocalipsis dice bien claro que la ciudad de Roma será desolada o destruida en una sola hora, y nunca más será hallada, es decir, dejará de existir. Por lo tanto, cuando Apocalipsis 19:3 dice que el humo del tormento de Roma subirá por los siglos de los siglos, lo que significa es que su destrucción será total y eterna, nunca más volverá a existir esa ciudad maldita sede de la gran ramera.

Lo mismo sucede con el pasaje de Apocalipsis 20:10. Cuando ese texto dice que Satanás, la bestia y el falso profeta serán atormentados (quemados) día y noche por los siglos de los siglos, de ninguna manera significa que ellos estarán vivos por toda la eternidad, sino que ellos serán totalmente DESTRUIDOS, aniquilados en ese fuego, el tormento o la destrucción de ellos será para siempre, nunca más volverán a vivir, de la misma manera que la ciudad de Roma será quemada y dejará de existir, también Satanás, la bestia y el falso profeta serán quemados en el lago de fuego, destruidos totalmente y dejarán de existir. Lo que es una total aberración diabólica es citar Apocalipsis 20:10 para basar la doctrina satánica de los sufrimientos eternos en el infierno, ya que ese pasaje en ninguna parte dice que Satanás, la bestia y el falso profeta vivirán para siempre, sino que serán arrojados al lago de fuego, donde serán atormentados (quemados) y destruidos para siempre día y noche, por los siglos de los siglos, indicando así que su destrucción será eterna y completa.