PIEDAD CON LOS MALVADOS NO ES AMAR A LOS MALVADOS

Por Tito Martínez

El sistema iglesiero apostata, el SIA, comete un grandísimo error. Una cosa es tener piedad de los malvados, y otra muy diferente es amar a los malvados. Dios tuvo piedad de los ninivitas, y por eso les envió a Jonás, para que se arrepintieran, pero otra cosa muy diferente es que Dios ame a los malvados. El pasaje lo dice bien claro, que Dios tuvo PIEDAD de esa ciudad, ¡¡no que Dios amara a los malvados de Nínive!:

Jon 4:11  ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?

Si ese pasaje de Jonás enseñara que Dios ama a los malvados, entonces sería una total contradicción con otros pasajes de la Biblia donde se dice bien claro que Dios aborrece a los malvados.

A ver si esto queda claro: en esos pasajes del libro de Jonás lo que se enseña es la PIEDAD o misericordia que Dios tuvo con los ninivitas, dándoles tiempo para que se arrepintieran, pero esos pasajes del libro de Jonás no enseñan por ninguna parte que Dios ame a los que practican el mal.

Los hijos de Dios tenemos piedad o misericordia de los malvados, ya que les predicamos el Evangelio para que se arrepientan, pero esto de ninguna manera significa que los hijos de Dios amemos a los malvados.

Los verdaderos hijos de Dios amamos lo que Dios ama, y odiamos lo que Dios odia.
Dios tiene misericordia o piedad con los malvados, siendo paciente con todos ellos, para que todos procedan al arrepentimiento, ¡¡pero eso de ninguna manera significa que Dios ame a los malvados!!. De igual manera nosotros, los santos, tenemos piedad o misericordia con los malvados, no queriendo que se condenen, sino que se arrepientan, ¡¡pero esto de ninguna manera significa que nosotros amemos a los que practican la iniquidad!!.

Mientras los del SIA no entiendan esta gran verdad, entonces ellos seguirán enseñando el error, y diciendo la burrada antibiblica de que Dios ama a todos los malvados. ¡¡LOS SANTURRONES DEL SIA ESTÁN CONFUNDIENDO LA MISERICORDIA DE DIOS CON LOS MALVADOS, CON EL AMOR DE DIOS POR SUS HIJOS!!. Y en ese gran error han caído todos los iglesieros del sistema iglesiero apostata, el SIA.

¡Y ahora se está enseñando la verdad!