LOS CRISTIANOS HEMOS DE CONTENDER LA FE

Satanás engaña al mundo entero (Ap.12:9), y una de las mejores maneras que el diablo tiene de engañar al mundo entero es por medio de las religiones falsas, ¡¡especialmente por medio de la cristiandad apostata, el SIA, es decir, el sistema iglesiero apostata!!.

Dentro del SIA hay una corriente diabólica muy extendida entre los falsos cristianos santurrones y apostatas, y esa doctrina consiste en enseñar que los cristianos no tenemos jamás que contender ni insultar a nadie. Ellos citan una serie de pasajes bíblicos muy mal interpretados, y de esta manera han conseguido engañar a muchos santurrones ignorantes de la verdadera doctrina cristiana. En este pequeño estudio bíblico voy a desenmascarar esa doctrina diabólica. Vamos a analizar los pasajes bíblicos que esos apostatas y analfabetos bíblicos del SIA esgrimen para propagar su doctrina falsa y perversa.

Significado

En primer lugar vamos a ir al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, para conocer el significado de la palabra “contender”:

Contender.

Del lat. contendĕre.

Conjug. c. entender.

  1. intr. lidiar (‖ batallar, pelear).
  2. intr. Disputar, debatir, altercar.
  3. intr. Discutir, contraponer opiniones, puntos de vista, etc.

http://dle.rae.es/?id=AUYkY4r

Como puede ver, contender significa batallar, pelear, disputar, debatir, discutir. Y la pregunta es: ¿los cristianos podemos hacer esas cosas?, ¿podemos los cristianos pelear, discutir o debatir?, ¡¡por supuesto que sí!!, y para comprobarlo vamos a analizar unos cuantos pasajes del Nuevo Testamento.

EL APÓSTOL PABLO CONTENDÍA

El libro de los Hechos de los apóstoles dice bien claro y repetidamente que el apóstol Pablo CONTENDÍA, es decir, discutía o debatía con los judíos en las sinagogas, para demostrarles que Jesús es el Mesías:

Hch 17:17  Así que discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos,  y en la plaza cada día con los que concurrían.

Hch 18:4  Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo,  y persuadía a judíos y a griegos.

Hch 18:19  Y llegó a Efeso,  y los dejó allí;  y entrando en la sinagoga,  discutía con los judíos,

Hch 19:8  Y entrando Pablo en la sinagoga,  habló con denuedo por espacio de tres meses,  discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios.

Hch 19:9  Pero endureciéndose algunos y no creyendo,  maldiciendo el Camino delante de la multitud,  se apartó Pablo de ellos y separó a los discípulos,  discutiendo cada día en la escuela de uno llamado Tiranno.

Pablo entraba en las sinagogas de los judíos y discutía o debatía con ellos, es decir, CONTENDÍA con ellos.

Lo que Pablo dijo es que tenemos que evitar discutir sobre cuestiones necias o estúpidas:

Tit 3:9  Pero evita las cuestiones necias,  y genealogías,  y contencionesy discusiones acerca de la ley;  porque son vanas y sin provecho.

Ahí lo tiene bien claro, lo que tenemos que evitar los cristianos son las cuestiones NECIAS, es decir, las discusiones o contenciones acerca de la ley, porque eso es inútil y no sirve para nada. Pero Pablo JAMÁS dijo que los cristianos no podamos discutir o contender. El mismo lo hacía con los judíos, y eso mismo es lo que tenemos que hacer los verdaderos cristianos, ¡¡pero siempre hemos de evitar discutir sobre asuntos estúpidos que no tienen importancia!!.

Los apostatas de la fe y analfabetos bíblicos siempre citan las siguientes palabras del apóstol Pablo para enseñar la mentira de que los cristianos no tenemos que contender:

2Ti 2:23  Pero desecha las cuestiones necias e insensatas,  sabiendo que engendran CONTIENDAS.

2Ti 2:24  Porque el siervo del Señor NO DEBE SER CONTENCIOSO,  sino amable para con todos,  apto para enseñar,  sufrido;

2Ti 2:25  que con mansedumbre corrija a los que se oponen,  por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,

2Ti 2:26  y escapen del lazo del diablo,  en que están cautivos a voluntad de él.

Analicemos esas palabras de Pablo:

1- Los cristianos verdaderos debemos rechazar cualquier tipo de cuestiones necias e insensatas, es decir, nunca debemos contender o discutir sobre asuntos estúpidos que no tienen ninguna importancia. Especialmente debemos evitar discutir sobre cuestiones de la ley.

2- El siervo de Dios no debe ser contencioso. La palabra griega ahí utilizada es “majomái” que corresponde a la número 3164 de la Concordancia de palabras griegas de Strong, y que significa guerrear, es decir, el verdadero cristiano no debe andar en PELEAS FÍSICAS, no debe ser un pendenciero, o dicho en otras palabras, SE ESTÁ REFIRIENDO A NO PELEAR FÍSICAMENTE CON ALGUIEN POR CUESTIONES DE CREENCIAS, es decir, no debe ser un busca peleas que desea darse de tortas con alguien. ¡¡Esto no tiene que ver nada con discutir o debatir ardientemente por la verdadera doctrina!!. Sin embargo, muchos ignorantes descerebrados confunden ser un mamporrero o pendenciero, con discutir sobre doctrina. Pablo ya hemos visto que discutía o debatía con los judíos, él era CONTENCIOSO, pero jamás él se peleaba físicamente con los judíos como si fuera un boxeador. Los cristianos no vamos torturando ni matando a nadie.

3- Observe que Pablo dijo que el siervo de Dios ha de ser también amable para con todos, es decir, debe ser bueno con todos, debe saber enseñar la verdadera doctrina, ¡¡pero esto de ninguna manera significa que no podamos insultar a nadie!!. Por ejemplo, PabloINSULTÓ a Elimas el mago, llamándole HIJO DEL DIABLO (Hch.13:10). Pablo también insultó a algunos falsos cristianos de Galacia, a los cuales llamó NECIOS, es decir, IDIOTAS, imbéciles, gilipollas, etc. (Gal.3:3). Por lo tanto, ¡¡el ser amable con todos no significa que no podamos insultar a quien se lo merezca!!

4- Pablo dijo también que los cristianos tenemos que utilizar la mansedumbre para corregir a los herejes que se oponen a la verdadera doctrina. Ahora bien, resulta que la palabra griega que ha sido traducida por “mansedumbre” es praútes que significa SENCILLEZ, HUMILDAD, es decir, a esos herejes y apostatas debemos corregirlos de forma sencilla, humildemente, pero esto no significa que no podamos insultarles. Cuando refutamos las falsas doctrinas de estos apostatas y engañadores debemos hacerlo de una forma sencilla, es decir, FÁCIL DE ENTENDER, es a este tipo de humildad a lo que se refería el apóstol Pablo. El verdadero manso es el que enseña de forma sencilla, explicando la verdadera doctrina de forma fácil de entender.

Observe que el apóstol Pablo dijo que los engañadores y falsos maestros vienen a nosotros con palabras SUAVES:

Rom 16:17  Mas os ruego,  hermanos,  que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido,  y que os apartéis de ellos.

Rom 16:18  Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo,  sino a sus propios vientres,  y CON SUAVES PALABRAS y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.

La traducción EUNSA lo vierte de la siguiente manera:

pues ésos no sirven a Cristo, nuestro Señor, sino a su propio vientre, y mediante PALABRAS DULCES y aduladoras seducen los corazones de los ingenuos.

Como puede ver, estos herejes y falsos cristianos santurrones emisarios de Satanás siempre vienen con palabras dulces, sin insultar a nadie, de una forma aduladora y amable, ¡¡para así poder inyectar su veneno doctrinal y engañar a muchos!!. Pablo dijo que estos farsantes NO SON SERVIDORES DE CRISTO, son solamente engañadores.

CONTENDER ARDIENTEMENTE POR LA FE

El apóstol Judas Tadeo dijo lo siguiente: 

Jud 1:3  Amados,  por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación,  me ha sido necesario escribiros exhortándoos que CONTENDAIS ARDIENTEMENTE por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Y en el Nuevo Testamento de los santos de Dios ese pasaje de Judas 1:3 lo he traducido de la siguiente manera:

Amados, con gran rapidez he pensado escribiros acerca de la salvación que compartimos. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que debo escribiros sobre otro tema para animaros a que DEFENDÁIS LA VERDADERA DOCTRINA que el Poderoso ha confiado una vez y para siempre a los que han sido apartados para él.

Como puede ver, el apóstol dijo que sí debemos CONTENDER por la fe, es decir, DEFENDER LA VERDADERA DOCTRINA. Por lo tanto, esa doctrina iglesiera de que los cristianos no debemos contender es una burda doctrina de demonios enseñada por los apostatas de la fe. Lo que no tenemos que hacer los cristianos es pelearnos físicamente con nadie por cuestiones doctrinales, ya que nuestra lucha o contención no es contra carne ni sangre (Efe.6:12). Pero solo un vulgar embustero y analfabeto bíblico puede enseñar que los cristianos no tenemos que contender jamás. El contender o discutir sobre doctrina es algo absolutamente correcto y bíblico. Jesús lo hacía, el apóstol Pablo lo hacía, y todos los verdaderos cristianos lo han hecho a lo largo de los siglos.

Dicho esto, pasemos a analizar ahora el tema de los insultos. ¿Podemos insultar los cristianos?, esto lo veremos en el siguiente apartado.

INSULTOS

Todos estos mentirosos santurrones y apostatas de la fe que enseñan que no tenemos que contender, enseñan también que los cristianos no tenemos que insultar a nadie, ellos dicen que insultar es pecado, y que si un cristiano insulta a alguien entonces está controlado por Satanás o es un falso cristiano. Veamos como mienten esos santurrones iglesieros que están al servicio del diablo:

1- Jesús INSULTÓ. El utilizó diferentes expresiones insultantes contra sus enemigos religiosos, a los cuales llamó HIJOS DEL DIABLO, SERPIENTES, HIPÓCRITAS, RAZA DE VÍBORAS, etc (Mt.23:33, Jn.8:44).

2- El apóstol Pablo insultó a Elimas el mago llamándole “hijo del diablo” y también llamó necios (idiotas, imbéciles) a algunos falsos cristianos de Galacia, los cuales se habían apartado del verdadero Evangelio (Hch.13:10, Gal.3:3).

3- El apóstol Pedro llamó ANIMALES IRRACIONALES, INMUNDICIAS Y MANCHAS a los falsos maestros (2Pe.2:12-13). Dicho en otras palabras, Pedro les llamó MIERDAS, ¡¡excrementos apestosos!!. También les llamó “hijos de maldición” (2Pe.2:14). Tremendos esos insultos de Pedro.

Por lo tanto, enseñar que Jesús y sus apóstoles jamás insultaron a nadie es sencillamente MENTIRA. Por supuesto que ellos insultaron a quien se lo merecía, tal como he demostrado, y nosotros, los verdaderos cristianos, debemos hacer lo mismo. Solo un vulgar embustero e hijo del diablo puede enseñar que los cristianos no podemos insultar a nadie. Si el apóstol Pedro, por ejemplo, llamó a los falsos maestros “animales irracionales” e “inmundicias”, eso mismo llamamos nosotros a todos estos engañadores que predican la mentira y que con sus suaves palabras engañan a muchos.

Tito Martínez