APOCALIPSIS 8 Y 9 (EL SÉPTIMO SELLO)

Y 9El séptimo sello 

APOCALIPSIS 8

1 Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. 2 Y vi a los siete mensajeros celestiales que estaban en pie ante el Poderoso; y se les dieron siete trompetas. 3 Otro mensajero celestial vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los apartados para el Poderoso, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 4 Y de la mano del mensajero celestial subió a la presencia del Poderoso el humo del incienso con las oraciones de los apartados para el Poderoso. 5 Y el mensajero celestial tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto. 

Las trompetas 

6 Y los siete mensajeros celestiales que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.

7 El primer mensajero celestial tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde.

Cuando Jesús abre el séptimo sello los siete mensajeros celestiales que están en el cielo delante del Poderoso tocan las siete trompetas, y la ira del Poderoso es derramada sobre la tierra.

Observe que cuando Jesús abrió el sexto sello es cuando llega la ira del Poderoso a la tierra, y es en este séptimo sello donde se describe con más lujo de detalles como será esa terrible ira del Poderoso cuando llegue a la tierra al final de esa gran tribulación de 42 meses.

El primer mensajero celestial tocará la trompeta, y caerá granizo y fuego mezclados con sangre. La tercera parte de los árboles se quemará, y toda la hierba verde también será quemada. Observe que estos castigos del Poderoso no tienen que ver nada con una guerra mundial. Serán estos siete mensajeros celestiales extraterrestres los que causarán todo este daño en la tierra, a causa de la maldad humana. Esta ira del Poderoso caerá al final de los 42 meses del reinado de la bestia, y todos los malvados sabrán perfectamente que esa ira del Poderoso supremo, el Padre, ha llegado (Ap.6:16-17).

8 El segundo mensajero celestial tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

El segundo mensajero celestial tocará la trompeta, y como una gran montaña ardiendo será precipitada en el mar, y la tercera parte del mar se convertirá en sangre, muriendo la tercera parte de los animales marinos y la tercera parte de los barcos. Muy posiblemente se este refiriendo a la caída de un gran asteroide a la tierra, o tal vez se refiera a que alguna isla o parte de un continente se precipite en el océano a causa del gran terremoto.

9 Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.

10 El tercer mensajero celestial tocó la trompeta, y cayó del cielo un gran asteroide ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. 11 Y el nombre de ese asteroide ardiente es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.

El tercer mensajero celestial tocará la trompeta y un gran asteroide ardiendo como una antorcha caerá a la tierra, y afectará a la tercera parte de los ríos y de las fuentes de las aguas. El nombre de ese asteroide será ajenjo, ya que la tercera parte del agua dulce será envenenada y se convertirán en amargas, muriendo muchas personas a causa de esas aguas envenenadas. En este pasaje sí que se dice claramente que ese asteroide caerá del cielo, el tamaño de esa roca cósmica deberá ser muy grande, ya que envenenará la tercera parte del agua potable del mundo. Sin duda este asteroide que caerá como una antorcha ardiendo formará parte de esa caída de “estrellas” procedentes del espacio exterior mencionada por Jesús en Mateo 24:29-30 y en Apocalipsis 6:13.

12 Entonces el cuarto mensajero celestial tocó su trompeta, y se dañó la tercera parte del sol y la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, y se oscurecieron. Así que la tercera parte del día quedó sin luz, y también la tercera parte de la noche.

El cuarto mensajero celestial tocará la trompeta y entonces se oscurecerá la tercera parte del sol. La tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas. Como consecuencia, la luz del día disminuirá una tercera parte, y la luz de la noche también. Esto mismo es lo que profetizó Jesús cuando dio que habría señales en el sol, en la luna y en las estrellas (Lc.21:25), esta será una señal de la cercana venida gloriosa de Cristo.

13 Entonces miré, y oí la voz de un águila que cruzaba los cielos gritando fuerte: «¡Terror, terror, terror para todos los habitantes de este mundo por lo que vendrá cuando los últimos tres mensajeros celestiales toquen sus trompetas!».

APOCALIPSIS 9

1 El quinto mensajero celestial tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. 2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. 4 Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello del Poderoso en sus frentes. 5 Se les ordenó que no las mataran, sino que las torturaran durante cinco meses con un terrible dolor similar al dolor que causa la picadura del escorpión. 6 Y Durante esos días, las personas buscarán la muerte, pero no la encontrarán; desearán morir, ¡pero la muerte escapará de ellas!

7 Las langostas parecían caballos preparados para la batalla. Llevaban lo que parecían coronas de oro sobre la cabeza, y las caras parecían humanas;

8 Su cabello era como el de una mujer, y tenían dientes como los del león.

El quinto mensajero celestial tocará la trompeta, y una estrella caerá del cielo a la tierra, y le será dado la llave del pozo del abismo. Sin ninguna duda esta estrella se refiere a algún ángel de Satanás, pues los ángeles, sean de Dios o de Satanás, son llamados también estrellas en la Biblia (Job.38:7, Dn.8:10, Ap.1:20, 12:4).

Este ángel tendrá el poder de abrir el pozo del abismo. En este abismo se encuentran encerrados espíritus inmundos (Lc.8:31), y es el lugar donde Satanás será arrojado y atado durante mil años (Ap.20:1-3). Cuando ese ángel abra el pozo del abismo, saldrá humo como de un gran horno, y del humo saldrán una especie de langostas monstruosas que picarán a los que no tengan la marca de Dios en sus frentes. Esos insectos no los matarán, sino que los atormentarán durante cinco meses con un dolor espantoso. Aquellos que sean picados por esas langostas buscarán el suicidio, pero la muerte huirá de ellos. Imagínese que esas personas por ejemplo se lanzarán desde un edificio al vacío, y no morirán, sino que quedarán vivos, o que intentarán ahorcarse, pero tampoco morirán.

9 Llevaban puestas armaduras de hierro, y sus alas rugían como un ejército de carros de guerra que se apresura a la batalla. 10 Tenían colas que picaban como escorpiones, y durante cinco meses tuvieron el poder para atormentar a la gente. 11 Su rey es el mensajero del abismo; su nombre es el Destructor, pero en hebreo es Abadón y en griego es Apolión.

12 El primer terror ya pasó pero, mira, ¡vienen dos terrores más!.

Juan hace una descripción de esas langostas. El dijo que parecen caballos preparados para la batalla. Tienen una especie de coronas de oro sobre sus cabezas, y sus caras parecían humanas. El cabello de esas criaturas es como el de una mujer, y tienen dientes como de león.Tienen armaduras de hierro, y cuando vuelan, sus alas hacen un ruido espantoso parecido al de carros de guerra que corren en la batalla. Tienen colas como las de los escorpiones, y con ese aguijón atormentarán a los que sufran su picadura durante cinco meses. Se trata, por tanto, de algún tipo de criatura demoníaca que mora en el abismo. Quien gobierna sobre ellos es el ángel del abismo, y que parece referirse al mensajero celestial que caerá del cielo con la llave del abismo. La llave indica poder y autoridad, lo cual significa que ese ángel de Satanás que caerá del cielo a la tierra es quien gobierna a esas criaturas del abismo. El nombre de este ángel de Satanás es Destructor.

13 Entonces el sexto ángel tocó su trompeta, y oí una voz que hablaba desde los cuatro cuernos del altar de oro que está en la presencia del Poderoso. 14 Y la voz le dijo al sexto mensajero celestial, que tenía la trompeta: «Suelta a los cuatro mensajeros celestiales que están atados en el gran río Éufrates». 15 Y fueron desatados los cuatro mensajeros que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres. 16 Oí que su ejército estaba formado por doscientos millones de tropas a caballo. 17 Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre. 18 La tercera parte de toda la gente de la tierra murió a causa de estas tres plagas: el fuego, el humo y el azufre ardiente que salían de la boca de los caballos. 19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban.

20 Sin embargo, los que no murieron en esas plagas aun así rehusaron abandonar sus fechorías y volverse al Poderoso. Siguieron rindiendo culto a demonios y a ídolos hechos de oro, plata, bronce, piedra y madera, ¡ídolos que no pueden ni ver ni oír ni caminar!; 21 y no abandonaron sus asesinatos, ni sus hechicerías, ni su fornicación, ni sus robos.

El sexto mensajero celestial tocará la trompeta, y desatará a cuatro mensajeros celestiales que están atados en el río Eufrates. Estos ángeles movilizarán un ejército de 200 millones de soldados, los cuales matarán a la tercera parte de la humanidad en la hora, día, mes y año establecido. Este inmenso ejército solo una nación de la tierra podría movilizarlo, y esa nación es China, con una población de unos 1600 millones de personas.

Juan describió los vehículos de guerra de ese ejército de 200 millones de tropas. Tenían corazas de color rojo, azul y amarillo, y la cabezas de esos vehículos eran parecidas a cabezas de leones, y de la boca de esos vehículos salían fuego, humo y azufre, y que es una clara descripción del tipo de armamento que saldrá de esos vehículos de guerra. El fuego se puede referir a armamento nuclear, y el humo y el azufre a armamento químico. Ese tipo de armamento matará a la tercera parte de la humanidad. Observe como Juan dijo también que en la parte trasera de esos vehículos de guerra tenían un arma parecida a una serpiente, es decir, de forma alargada, la cual tenía cabezas, y con ellas dañaban. Esta es una asombrosa descripción de ametralladoras que se encuentran en la parte trasera de esos vehículos de guerra. Las ametralladoras es un arma alargada, y las cabezas con las que dañan se refiere a los proyectiles o balas.

Los impíos que no mueran seguirán con su maldad, y no abandonarán su idolatría ni se arrepentirán.