APOCALIPSIS 11 (LOS DOS TESTIGOS)

Los dos testigos 

APOCALIPSIS 11

1 Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo del Poderoso, y el altar, y a los que adoran en él. 2 Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los que no conocen al Poderoso, y ellos conquistarán militarmente la ciudad santa durante cuarenta y dos meses.

En esta profecía se predice la futura conquista militar de Jerusalén. Los que no conocen al poderoso, llamados también los gentiles, invadirán Jerusalén y la ocuparán durante 42 meses, es decir, tres años y medio. Todas las cifras del Apocalipsis son siempre literales. Esta invasión de Jerusalén se predice con más detalle en Zacarías 14:2, donde se dice que todas las naciones se reunirán para luchar contra Jerusalén. La ciudad será tomada, las casas serán saqueadas, y violadas las mujeres. La mitad de los habitantes de Jerusalén serán llevados cautivos, y la otra mitad serán dejados en Jerusalén.

Los 42 meses mencionados en este pasaje coinciden con los 42 meses que durará el futuro reinado de la bestia (Ap.13:5). Esto significa que el reinado de la bestia comenzará cuando Jerusalén sea invadida, y entonces la bestia hará la guerra a los santos y los vencerá (Ap.13:7), estos santos son los verdaderos cristianos que forman la Iglesia de Cristo (Ap.19:7-8).

3 Y daré a mis dos testigos que hablen de parte mía por mil doscientos sesenta días, vestidos de ropa áspera de color negra.

Estos dos testigos van a profetizar durante 1260 días. Este periodo de tiempo es exactamente el mismo del verso anterior, es decir, son los 42 meses. El ministerio profético de los dos testigos se va a efectuar durante el reinado de la bestia que durará solamente 42 meses.

Estos dos testigos estarán vestidos con ropas de cilicio, es decir, ropa áspera de color negro, como símbolo de dolor o luto por el martirio de los santos de Dios que se estará efectuando durante ese tiempo.

¿Quiénes serán estos dos testigos?

Observe como el pasaje dice que ellos van a PROFETIZAR durante esos tres años y medio. Profetizar significa en términos bíblicos hablar de parte de Dios, y el apóstol Pablo dijo que quien profetiza, EDIFICA LA IGLESIA (1Co.14:4), esto significa que esos dos testigos van a edificar en la verdadera doctrina la Iglesia de Cristo, y al mismo tiempo exhortarán y consolarán a los verdaderos cristianos que estarán siendo perseguidos y martirizados (1Co.14:3).

El Apocalipsis jamás da los nombres de esos futuros dos testigos. En ninguna parte se dice que sean Moisés y Elías, los que afirman tal cosa están asegurando algo que el Apocalipsis jamás dice, por lo tanto, cuando esos dos testigos aparezcan sabemos perfectamente quienes son. Lo que sí está claro es que la misión de ellos será edificar en la verdadera doctrina la Iglesia de Cristo, la cual estará en la tierra sufriendo persecución.

4 Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Poderoso de la tierra.

En este pasaje se dice que los dos testigos serán los dos olivos y los dos candeleros que estarán en pie delante del Amo.

En Zacarías 4:3-14 también se mencionan dos olivos simbólicos, que representaban en su tiempo al sumo sacerdote Josué, y a Zorobabel, ambos líderes reconstruyeron o edificaron el templo de Jerusalén destruido por los babilonios. Josué y Zorobabel eran ungidos, es decir, tenían el espíritu o energía de Dios gracias al cual pudieron reconstruir el templo de Dios en Jerusalén. De igual manera, los dos testigos también tendrán el espíritu de Dios y reconstruirán la Iglesia de Cristo, edificando en la fe a los santos de Dios.

El templo reconstruido de Jerusalén en los días de Zorobabel era el templo de Dios en la tierra, y la Iglesia de Cristo es también actualmente el templo de Dios en la tierra (1Co.3:16-17, 2Co.6:16, Efe.2:21), esta es la razón por la cual a los dos testigos del Apocalipsis se les llama “los dos olivos”, rememorando a los líderes hebreos del pasado, Josué y Zorobabel, los cuales en ese tiempo eran los dos olivos que reconstruyeron el templo de Jerusalén.

Los dos testigos son llamados también “candelabros”, indicando así que ellos portarán la luz de la verdadera doctrina a otros muchos. El candelabro en el Apocalipsis simboliza siempre a alguien que posee la luz y la sabiduría de Dios, iluminando a otros con el verdadero conocimiento. Por ejemplo, Jesús es el candelabro o lámpara de Dios el Padre, ya que él lleva la luz de la verdad a otros, él es el portador o Lucero de la luz de Dios (Ap.21:23, 22:16). Y Jesús dijo que sus discípulos o seguidores también son lámparas o candelabros que llevan la luz del verdadero conocimiento a otros (Mt.5:14-16). Por lo tanto cuando a los dos testigos se les llama candelabros, significa que ellos llevarán la luz de la verdadera doctrina en un mundo lleno de tinieblas espirituales. Josué y Zorobabel fueron en su tiempo los dos olivos simbólicos que edificaron el templo de Jerusalén, y los dos testigos futuros serán también los dos olivos simbólicos o siervos de Dios que edificarán la Iglesia de Cristo llevando la luz de la verdadera doctrina en medio de un mundo repleto de mentira, oscuridad e ignorancia.

5 Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. 6 Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su ministerio de hablar de parte del Poderoso; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda clase de calamidades, cuantas veces quieran.

Estos dos profetas cristianos de Dios ejercerán el derecho bíblico a la legítima defensa propia. Todos los que quieran matarlos, morirán abrasados cuando esos dos testigos quieran hacerlo. Fuego saldrá de sus bocas que los consumirá y los reducirán a cenizas, e igualmente los terroristas que quieran matarlos, morirán ellos de la misma manera. Por ejemplo, si alguien les apunta con un arma de fuego, y les disparan, entonces la bala le saldrá por la culata y matará al terrorista. Aquellos santurrones del sistema iglesiero apostata que enseñan que los cristianos no tenemos derecho  defendernos de nuestros enemigos, mienten. La defensa propia es un derecho bíblico. Muchos iglesieros apostatas de ese tiempo sin ninguna duda dirán que esos dos testigos de Dios son enviados de Satanás, asesinos y falsos profetas, porque ellos matarán a sus enemigos, y por eso los apostatas se pondrán en el bando de Satanás, la bestia y el falso profeta, y perseguirán a  todos los verdaderos cristianos que ejerzan el derecho a la legítima defensa.

Observe como esos dos profetas de Dios también tendrán poder sobre el clima. Ellos podrán hacer que no llueva durante los tres años y medio de su ministerio. También tendrán poder sobre las aguas, para convertirlas en sangre, y podrán enviar toda clase de calamidades y epidemias cuantas veces quieran. Durante ese tiempo ellos serán el terror de todos los malvados, nadie los podrá vencer, la misión de ellos será edificar la Iglesia de Cristo, pues quien profetiza, edifica la Iglesia (1Co.14:3).

A lo largo de los siglos han existido y aun existen muchos enviados de Satanás y embusteros que se han hecho pasar y se siguen haciendo pasar por esos dos futuros dos testigos de Dios, en este año 2016 ya he conocido al menos a 10 sujetos embusteros que dice ser los dos testigos, pero NINGUNO de ellos cumple las características que tendrán esos dos testigos, pues ninguno de esos mamarrachos y enfermos mentales aniquila con fuego a sus enemigos, ninguno de ellos edifica la Iglesia de Cristo, ninguno de ellos envía plagas a la tierra, por lo tanto, no se deje engañar por ninguno de esos mamarrachos y retrasados mentales que afirman ser los dos testigos, cuando ellos se den a conocer, y se inicie su ministerio profético de tres años y medio, todo el mundo lo sabrá perfectamente.

7 Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. 8 Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Amo fue clavado en el madero de tormento.

Cuando los tres años y medio se cumplan, y el ministerio de ellos ya termine, entonces la bestia que sube del abismo hará la guerra contra ellos y los matará. Esa bestia que sube del abismo es la primera bestia, la cual sube del mar (Ap.13:1, 17:8). Al final del reinado de la bestia, él matará a los dos profetas de Dios. Recuerde que el ministerio profético de los dos testigos se efectuará durante el reinado de la bestia. Los 1260 días y los 42 meses se refieren al mismo periodo de tiempo: los tres años y medio. Este será el tiempo que durará el reinado de la bestia y el ministerio de los dos testigos. Algunos pretenden ver acá un periodo de siete años, sin embargo, eso es falso, el Apocalipsis jamás habla de un futuro periodo de siete años de tribulación, sino de un único periodo de tres años y medio, que se le denomina de tres diferentes formas: 1260 días. 42 meses, y un tiempo, dos tiempos y medio tiempo. Todo ello se refiere al mismo periodo: tres años y medio.

Los cadáveres de los dos testigos de Dios serán expuestos en una gran plaza de Jerusalén, para que todas las naciones sometidas al reinado de la bestia puedan ver la victoria del falso mesías sobre los dos profetas de Dios. La bestia proclamará que ha matado a los dos enviados de Satanás que enviaron toda clase de plagas a la tierra, él hará creer a todos sus seguidores que esos dos testigos eran falsos profetas y enemigos de la paz mundial y de la hermandad de las naciones.

Observe como es llamada Jerusalén en este pasaje, se la compara con Sodoma y Egipto. En ese tiempo Jerusalén estará en poder de la bestia y de todos los enemigos del pueblo de Dios. Será una ciudad repleta de maricones pervertidos y agresivos, tal como eran los que vivían en Sodoma, y también será una ciudad llena de idolatría y hechicería, como lo era Egipto.

9 Y durante tres días y medio, todos los pueblos y todas las tribus, lenguas y naciones se quedarán mirando los cadáveres. A nadie se le permitirá enterrarlos.

Durante tres días y medio no se permitirá que los cadáveres de los dos testigos sean sepultados. Todas las naciones de la tierra podrán ver los cadáveres de esos dos testigos durante esos tres días y medio. Obviamente hoy eso es posible gracias a la televisión.

Cuando este pasaje dice que todas las naciones y tribus y lenguas verán los cadáveres de los dos testigos, se refiere a todas las naciones sometidas al reinado de la bestia, es decir, a los diez reinos aliados de la bestia, pues serán diez reinos o naciones los que entregarán el poder y la autoridad a la bestia (Ap.17:12-14), serán estos diez reinos, y la bestia, los que perseguirán a los santos de Dios y los que al final lucharán contra Cristo en la batalla de Armagedón, por lo tanto, el reinado o gobierno de la bestia NO será mundial, todas las naciones del mundo no se someterán a su gobierno, sino que serán solamente diez reinos, y que corresponden a los diez cuernos que tiene la bestia.

10 Los que pertenecen a este mundo se alegrarán y se harán regalos unos a otros para celebrar la muerte de los dos profetas que los habían atormentado.

Observe como este pasaje dice que solo los que pertenecen a este mundo, es decir, los malvados, se alegrarán por la muerte de los dos testigos de Dios. Ellos se enviarán regalos unos a otros para celebrar el asesinato de los dos profetas de Dios. Por lo tanto, esto demuestra de forma clara que el gobierno de la bestia no será mundial, otras muchas naciones del mundo no estarán bajo el reinado de la bestia, sino que estarán bajo el reinado de Dios y de Cristo, como veremos cuando estudiemos el siguiente capítulo, el 12.

11 Pero después de tres días y medio entró en ellos la energía de vida enviada por el Poderoso, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron.

Al tercer día los dos testigos resucitarán. La energía de vida es el espíritu de vida procedente del Dios Padre, el Poderoso supremo. Ellos se pondrán en pie y todos los que se alegraron de su muerte y se enviaron regalos quedarán espantados al presenciar como ellos vuelven a vivir. Esta resurrección de los dos testigos será vista por televisión por todas las naciones que estén sometidas al gobierno de la bestia, la televisión transmitirá en directo la resurrección de los dos profetas de Dios, lo cual aterrorizará a la bestia y a todos los seguidores de ese falso mesías.

12 Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron.

13 En ese mismo momento, hubo un gran terremoto que destruyó la décima parte de la ciudad. Murieron siete mil personas en el terremoto, y todos los demás quedaron aterrorizados y le dieron honra al Poderoso del cielo.

14 El segundo terror ya pasó pero, mira, el tercer terror viene pronto.

De repente las gentes oirán una voz en el cielo que les dirá a los dos testigos “¡subid acá!”, y ellos subirán al cielo en una “nube” voladora en presencia de todos sus enemigos. Observe que exactamente lo mismo ocurrirá cuando Cristo venga en gloria, entonces su Iglesia también será arrebatada en “nubes” para recibir a Cristo en el aire (1Ts.4:15-17). Esto significa sencillamente que la resurrección y arrebatamiento de estos dos testigos de Dios sucederá cuando Cristo venga y la Iglesia sea arrebatada en “nubes”, esto sucederá al final del reinado de la bestia, que durará 42 meses.

Cuando ocurra el arrebatamiento de los dos testigos, y del resto de santos de Dios, un gran terremoto sacudirá la tierra, la décima parte de la ciudad de Jerusalén será destruida, y morirán siete mil personas. El resto de personas quedarán aterrorizados y darán gloria al Poderoso supremo, el Padre celestial.

A continuación sonará la séptima trompeta, la cual analizaremos seguidamente.