APOCALIPSIS 14 (EL CANTICO DE LOS 144 MIL)

El cántico de los 144 mil 

APOCALIPSIS 14

1 Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.

2 Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus arpas.

El monte Sión mencionado en este pasaje se encuentra en el cielo, se refiere a la Nueva Jerusalén celestial (Heb.12:22).

Observe como el pasaje dice que Jesús estará en pie en este monte Sión celestial, y con él estarán los 1400.000 cristianos sellados. Ellos tendrán el nombre del Padre y de Cristo grabado en sus frentes. Este nombre es IEVE. el cual en la Biblia se aplica tanto al Padre, como al Hijo, los dos son llamados igual.

3 Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra.

Observe como estos 144.000 sellados cantarán un cántico nuevo DELANTE DEL TRONO DE DIOS. Esto demuestra que esos 144.000 estarán en el cielo, porque el trono de Dios está en el cielo (Ap.4:2)

Observe que estos 144.000 cristianos sellados fueron redimidos de entre los de la tierra, es decir, fueron comprados por la sangre de Cristo, ¡pero no dice que ellos sean los ÚNICOS redimidos por Cristo!, esto destroza esa mentira enseñada por los testigos de Jehová, los cuales enseñan que los 144.000 sellado serán los únicos cristianos redimidos por Cristo. Todos los verdaderos cristianos a lo largo de la Historia hemos sido redimidos o comprados por la sangre de Cristo. La redención por medio de Jesucristo se aplica a todos los verdaderos cristianos (Ro.3:24, 1Co.1:30, Efe.1:7, Col.1:14). Todos los cristianos que han sido redimidos por la sangre de Cristo hemos tenido el perdón de los pecados. Por lo tanto, la doctrina de que solo los 144.000 sellados serán los únicos redimido es totalmente diabólica, absurda y falsa. El perdón de los pecados no es solamente para 144.000 personas, sino para todos los verdaderos cristianos.

4 Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para el Poderoso y para el Cordero; 5 y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono del Poderoso.

Los 144.000 cristianos israelitas no estarán contaminados con mujeres. ¿Que significa esto?, ¿significa esto que todos ellos serán varones y solteros?, ¡por supuesto que no!. Las mujeres en la Biblia indican iglesias o congregaciones, sean congregaciones falsas, o congregaciones verdaderas. Por ejemplo, en Apocalipsis 12 la mujer que escapará al desierto se refiere a la congregación de Israel. La mujer de Apocalipsis 17 es una gran ramera, con sede en Roma, y que representa a la iglesia falsa de Roma. La mujer de Apocalipsis 19:7-8 es la esposa de Cristo, su Iglesia. Por lo tanto, cuando ese pasaje dice que los 144.000 sellados no estarán contaminados con mujeres, significa que ellos no estarán contaminados CON LAS DOCTRINAS FALSAS DE LAS IGLESIAS RAMERAS Y APOSTATAS. Ellos estarán limpios de toda esa basura doctrinal que se predica en la cristiandad apostata, el SIA. Decir que esos 144.000 sellados no podrán estar casados, o que serán varones solteros, es una interpretación estúpida y diabólica, el matrimonio es honroso para todos los cristianos (Heb.13:4).

El pasaje dice también que estos 144.000 sellados seguirán al Cordero, a Cristo, indicando así que ellos serán CRISTIANOS, porque solo los que siguen a Cristo son cristianos. Aquellos que enseñan que estos 144.000 sellado no serán cristianos están, por tanto, mintiendo.

El texto dice que estos 144.000 sellados fueron redimidos de entre los hombres como PRIMICIAS para Dios y para Cristo. Observe que el texto no dice que ellos serás los únicos redimidos por Cristo.

La palabra “primicias” significa “los primeros frutos”. En una cosecha los primeros frutos que se recogen son las primicias, y después se recogen muchos más. La explicación es, por tanto, que estos 144.000 cristianos israelitas serán los PRIMEROS ISRAELITAS realmente cristianos. Ellos serán los primeros israelitas que seguirán a Jesucristo, y después de ellos vendrán muchos más israelitas que se convertirán a Jesús, y al final todo Israel será salvo, tal como dijo el apóstol Pablo (Ro.11:25-26).

Estos 144.000 cristianos israelitas enseñarán la verdad. Ninguna mentira saldrá de ellos, pues serán intachables, limpios por la sangre de Cristo, y estarán en el cielo, delante del trono de Dios.

El mensaje de los tres mensajeros celestiales

6 Vi volar por en medio del cielo a otro mensajero celestial, que tenía la Buena Noticia eterna para proclamarla a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,

Un mensajero celestial saldrá volando por en medio del cielo proclamando la Buena Noticia eterna. Este mensaje el ángel lo proclamará a los moradores de la tierra, de toda nación, tribu, lengua y pueblo. Esto no significa que ese mensaje lo dará al mundo entero, este mensaje será proclamado solamente en las diez naciones donde la bestia estará gobernando. Dentro de estas diez naciones habrá gentes de todas las naciones y lenguas, porque ya vimos que el gobierno de la bestia no será mundial, sino regional, estará formado solo por diez reinos (Ap.17:12-14), y que corresponden a los diez dedos de los pies de la imagen que soñó el rey Nabucodonosor (Dn.2:41-44).

7 diciendo a gran voz: Temed al Poderoso, y dadle honra, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

Observe que el texto no dice que este ángel de Dios anunciará el Evangelio centrado en la muerte y resurrección de Jesucristo y el perdón de los pecados. El mensaje eterno que él proclamará desde el cielo a todas esas gentes será una seria advertencia a todos los adoradores de la bestia para que adoren solamente al Dios supremo, el Padre celestial. Ellos estarán adorando a Satanás y al falso cristo, la bestia, sin embargo, ese ángel de Dios les advertirá que no lo hagan, sino que adoren solamente al Dios supremo, el Padre, porque la hora de su juicio habrá llegado. El Dios Padre es el creador de los cielos y de la tierra, el mar y las fuentes de las aguas, por eso es el único digno de adoración (Ap.4:10-11). Dios, en su infinita misericordia, antes de enviar su terrible ira contra los malvados, primero les envía una advertencia  para que se arrepientan.

8 Otro mensajero celestial le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

Otro mensajero celestial saldrá volando por el cielo anunciando la caída o destrucción de la capital de la gran ramera, Roma. Esta destrucción por fuego de la ciudad Roma se describe con todo lujo de detalles más adelante, en Apocalipsis 17 y 18. Esta ciudad hizo beber a todas las naciones del vino de su fornicación, indicando así que Roma llevó la peor idolatría a las naciones del mundo.

La fornicación espiritual en la Biblia significa la IDOLATRIA (Jer.13:27, Eze.23:8, Ap.2:14). La idolatría de la iglesia falsa católica romana es espantosa. La adoración del falso cristo galleta es la peor idolatría de todas ellas. El culto a las imágenes y la avaricia es también idolatría, y la iglesia de Roma, así como las iglesias falsas que salieron de Roma, están repletas de ese tipo de idolatrías, por eso es que el pasaje dice que todas las naciones se embriagaron con el vino de su fornicación, es decir, de sus idolatrías.

9 Y el tercer mensajero celestial los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,

10 él también beberá del vino de la ira del Poderoso, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los mensajeros celestiales apartados para el Poderoso y del Cordero;

Un tercer mensajero celestial saldrá volando por el cielo, dando una advertencia final a todos los que adoren al falso mesías, la bestia.

Los que adoren a ese falso cristo y a su imagen, o reciban su marca en la frente y en la mano derecha, recibirán en sus carnes la terrible ira de Dios. Ellos serán atormentados con fuego y azufre delante de los ángeles y de Cristo. Por lo tanto, esta advertencia será dada durante el reinado de la bestia, antes de que Dios derrame las siete plagas de su ira. Como ya dije, Dios no envía su terrible ira sobre los malvados sin antes darles una oportunidad de arrepentimiento, y esta será la última oportunidad de salvación que ellos tendrán. La advertencia será final, y provendrá directamente desde el cielo, por medio de ese ángel de Dios.

11 y el humo de su tormento sube por las eras de las eras. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.

Cuando el pasaje dice que el humo de su tormento subirá por los siglos de los siglos, de ninguna manera significa que ellos sufrirán para siempre, esto no tiene que ver nada con un sufrimiento eterno, sino con la DESTRUCCIÓN ETERNA. Cuando el humo sube al cielo, significa que lo que se está quemando ya ha sido destruido, y si ese humo sube por los siglos de los siglos, significa que la destrucción será para siempre, eterna, esos malvados ya no volverán a vivir jamás. Observe que la misma expresión aparece en Apocalipsis 19:3, donde se dice que el humo del incendio de la ciudad de Roma subirá por los siglos de los siglos, indicando así que la ciudad de Roma será destruida por fuego para siempre, y dejará de existir, el Apocalipsis dice que será destruida en una sola hora, y nunca más esa ciudad será hallada (Ap.18:19-21). Por lo tanto, cuando dice que el humo de esta ciudad subirá por los siglos de los siglos, significa que su destrucción será total y eterna. Lo mismo sucederá con los adoradores de la bestia, ellos serán quemados en el fuego, y la destrucción será total y eterna.

El texto dice que ellos tampoco tendrán reposo ni de día ni de noche. Esto tampoco tiene que ver nada con un sufrimiento eterno. Lo que significa sencillamente es que los que adoren a la bestia y a su imagen no van a poder tener descanso en la tierra mientras ellos vivan, ni de día ni de noche, sus vidas estarán en una angustia y temor constante, no tendrán jamás paz interior durante el tiempo que vivan, y al final serán arrojados al lago de fuego, donde serán atormentados y destruidos totalmente.

12 Aquí está la paciencia de los apartados para el Poderoso, los que guardan los mandamientos del Poderoso y tienen la verdadera doctrina de Jesús.

Durante el reinado de la bestia, que durará 42 meses, se pondrá a prueba la paciencia y la fe de los santos, es decir, de la Iglesia de Cristo. La paciencia es la constancia en medio de la tribulación, y la fe se refiere a la verdadera doctrina. Esta tribulación contra los santos de Dios demostrará quienes son los cristianos verdaderos que tienen la verdadera doctrina. Solo los cristianos que perseveren hasta el final serán salvos (Mt.24:13), los que sean fieles hasta la muerte son los únicos que recibirán la corona de la vida, tal como prometió Jesús (Ap.2:10). Esta paciencia y fe en medio de la tribulación son las dos características de los verdaderos miembros de la Iglesia de Cristo (2Ts.1:4). Lo cual demuestra de forma irrefutable que la Iglesia de Cristo estará en la tierra pasando por la tribulación durante el reinado futuro de la bestia.

Los verdaderos cristianos que formamos parte de la Iglesia de Cristo guardamos los mandamientos de Dios (Jn.14:21, 1Co.7:19, 1Jn.2:3, 3:22, 5:2-3).

Los cristianos verdaderos también guardamos la fe de Jesús, es decir, tenemos la doctrina de Jesucristo. Los que no tienen la doctrina de Cristo sencillamente no son cristianos, sino apostatas de la fe (2Ts.2:15, 1Tm.4:16, Tito 2:1, 2Jn.1:9).

13 Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Amo. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen.

Observe lo que dice este pasaje. A partir de entonces los que MUERAN EN CRISTO serán bienaventurados, felices, porque sus obras les seguirán. Ahora bien, resulta que los muertos en Cristo son LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA DE CRISTO (Ro.6:8,  Gal.2:20, 1Ts.4:16). Los santos que sean martirizados durante el futuro reinado de la bestia son los santos de la Iglesia de Cristo, pues ellos habrán muerto unidos al Amo Jesús. Esto es uno más de los argumentos bíblicos que destrozan la doctrina diabólica del pretribulacionismo, predicada por las iglesias falsas y apostatas. Cuando esos falsos pastores y falsos evangelistas enseñan que la Iglesia será arrebatada al cielo antes del reinado de la bestia están enseñando todo lo contrario de lo que dice el Apocalipsis, y por tanto, esos engañadores están al servicio de Satanás.

Observe también como este pasaje llama a estos santos mártires “bienaventurados”, y esta palabra siempre es aplicada en el Nuevo Testamento a los discípulos de Jesucristo, es decir, a SU IGLESIA (Mt.5:11, Lc.6:22, 12:37, Jn.13.17, 1Pe.3:14, Ap.22:14). Esto es una prueba irrefutable más de que estos santos mártires mencionados en el Apocalipsis son únicamente los miembros de la Iglesia de Cristo.

La tierra es segada

14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante a un hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.

El Dios semejante a un hombre que aparece en una nube blanca solamente puede ser Jesucristo, el cual vendrá del cielo en una nube resplandeciente (Lc.21:27). Observe que el pasaje dice simbólicamente que tendrá una hoz aguda en su mano, esto significa que él vendrá a segar la tierra, es decir, a destruir a todos los malvados.

15 Y del templo celestial salió otro mensajero celestial, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. 16 Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.

La hora de segar habrá llegado, pues la mies estará ya madura. Los malvados ya estarán preparados para ser destruidos y ser arrojados al fuego. El propio Jesús contó una parábola sobre la siega, enseñando lo mismo que dice este pasaje del Apocalipsis (Mt.13:24-30).

17 Salió otro mensajero celestial del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda.

18 Y salió del altar otro mensajero celestial, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras.

Observe como el pasaje dice que otro ángel saldrá del templo celestial, teniendo también una hoz aguda. Los ángeles de Dios colaborarán con Cristo en la destrucción de todos los malvados cuando él venga en gloria (Mt.25:31). Estos ángeles extraterrestres participarán en la destrucción de todos los malvados. Esto mismo lo predijo el profeta Isaías en el siguiente pasaje impresionante:

Isa 13:4  Estruendo de multitud en los montes,  como de mucho pueblo;  estruendo de ruido de reinos,  de naciones reunidas;  IEVE de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla.

Isa 13:5  Vienen de lejana tierra,  DE LO POSTRERO DE LOS CIELOS  IEVE Y LOS INSTRUMENTOS DE US IRA,  para destruir toda la tierra.

Isa 13:6  Aullad,  porque cerca está el día de IEVE;  vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

Isa 13:7  Por tanto,  toda mano se debilitará,  y desfallecerá todo corazón de hombre,

Isa 13:8  y se llenarán de terror;  angustias y dolores se apoderarán de ellos;  tendrán dolores como mujer de parto;  se asombrará cada cual al mirar a su compañero;  sus rostros,  rostros de llamas.

Isa 13:9  He aquí el día de IEVE viene,  terrible,  y de indignación y ardor de ira,  para convertir la tierra en soledad,  y raer de ella a sus pecadores.

Isa 13:10  Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz;  y el sol se oscurecerá al nacer,  y la luna no dará su resplandor.

Isa 13:11  Y castigaré al mundo por su maldad,  y a los impíos por su iniquidad;  y haré que cese la arrogancia de los soberbios,  y abatiré la altivez de los fuertes.

Isa 13:12  Haré más precioso que el oro fino al varón,  y más que el oro de Ofir al hombre.

Isa 13:13  Porque haré estremecer los cielos,  y la tierra se moverá de su lugar,  en la indignación de IEVE de los ejércitos,  y en el día del ardor de su ira.

Como puede ver, esta gran profecía se refiere al futuro día del Señor, cuando Jesús venga del cielo con todos sus ángeles para destruir a todos los malvados. Ellos vendrán de una lejana tierra, de lo postrero de los cielos, es decir, de los confines del Universo. IEVE vendrá del cielo con los instrumentos de su ira, es decir, con todos sus ángeles. Observe como Jesús es llamado IEVE en esa profecía de Isaías. Esta profecía de Isaías es prácticamente lo mismo que dijo el apóstol Pablo en esta profecía:

2Ts 1:5  Esto es demostración del justo juicio de Dios,  para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios,  por el cual asimismo padecéis.

2Ts 1:6  Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan,

2Ts 1:7  y a vosotros que sois atribulados,  daros reposo con nosotros,  cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,

2Ts 1:8  en llama de fuego,  para dar retribución a los que no conocieron a Dios,  ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

2Ts 1:9  los cuales sufrirán pena de eterna perdición,  excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

2Ts 1:10  cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron  (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

Observe como esa gloriosa venida de IEVE a la tierra, para destruir a los malvados, será la misma venida gloriosa de Cristo con todos sus ángeles, para destruir a los malvados. Es entonces cuando la tierra será segada, y todos los malvados serán totalmente destruidos por esa ira de Dios.

19 Y el mensajero arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira del Poderoso. 20 Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por trescientos kilómetros.

El lagar de la ira del Poderoso se refiere a la batalla de Armagedón, el lugar donde la bestia, los diez reyes, y sus ejércitos, se reunirán para luchar contra Cristo y sus ángeles (Ap.16:16, 19:19-21). Será en ese lugar donde todos esos gobernantes y ejércitos al servicio de la bestia serán totalmente destruidos por Cristo y por sus ángeles.

La profecía dice que de ese lagar saldrá sangre hasta los frenos de los caballos, es decir, la profundidad de ese río de sangre será de aproximadamente 1 metro y medio, hasta la boca de los caballos, y de una distancia de 300 kilómetros, será un río de sangre literal, pues todos los ejércitos de la bestia así como los caballos serán aniquilados en ese valle, formando un impresionante río de sangre por la terrible matanza que los ejércitos extraterrestres liderados por Jesús causarán.