ACAPOLIPSIS 15 (LOS MENSAJEROS CON LAS SIETE POSTRERAS PLAGAS)

Los mensajeros con las siete postreras plagas 

APOCALIPSIS 15

1 Luego vi en el cielo otro maravilloso suceso de gran importancia. Siete mensajeros celestiales sostenían las últimas siete plagas, que completarían la ira del Poderoso.

2 Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas del Poderoso.

En esta visión aparecen los santos de Dios ya resucitados y glorificados en el cielo, en pie sobre una especie de mar de vidrio. Ellos son los vencedores, los que vencieron a la bestia, a su imagen, a su marca y al número de su nombre. Observe que estos santos estarán en el cielo después de la venida de Cristo y de la destrucción de todos los malvados mencionado en los versos anteriores. Recuerde que los vencedores son los miembros de la Iglesia de Cristo (Ap.2:7, 17, 26, 3:12, 21, 12:11). Cada vez que el Apocalipsis habla de los cristianos vencedores siempre se refiere a los santos de la Iglesia, por lo tanto, estos santos que vencieron a la bestia son los santos de la Iglesia de Cristo, los cuales fueron muertos por rehusar adorar a la bestia y a su imagen, todos estos santos de Dios estarán en la tierra durante ese reinado de la bestia que durará 42 meses.

3 Y cantan el cántico de Moisés siervo del Poderoso, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Amo, el Poderoso, el Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los apartados para ti.

4 ¿Quién no te temerá, oh Amo, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres el perfecto; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.

El Amo todopoderoso mencionado en este pasaje es solamente el Dios supremo, el Padre. Todas las naciones adorarán al Padre celestial, tal como enseñó Jesús en Juan 4:23-24.

5 Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio;

6 y del templo celestial salieron los siete mensajeros celestiales que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro.

7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete mensajeros siete copas de oro, llenas de la ira del Poderoso, que vive por las eras de las eras.

8 Y el templo celestial se llenó de humo procedente del resplandor del Poderoso, y de su poder; y nadie podía entrar en el templo celestial hasta que se hubiesen cumplido las siete plagas de los siete mensajeros celestiales.

Lo que aparece en este pasaje es una visión y una explicación detallada del derramamiento de la ira de Dios en la tierra, por lo tanto, este pasaje NO sigue en orden cronológico al anterior.

Observe como el pasaje menciona el templo celestial de Dios. El Padre celestial tiene su morada en un templo extraterrestre o celestial, esa es su morada o casa en el cielo. En ese templo moran también los siete ángeles o espíritus de Dios, los cuales saldrán de dicho templo para derramar las siete copas de la ira de Dios. Observe como esos ángeles extraterrestres serán utilizados por Dios para derramar su ira sobre la tierra, estos ángeles serán segadores de vidas, tal como dijo Jesús en este pasaje:

Mat 13:39  El enemigo que la sembró es el diablo;  la siega es el fin del siglo;  y LOS SEGADORES SON LOS ÁNGELES.

Mat 13:40  De manera que como se arranca la cizaña,  y se quema en el fuego,  así será en el fin de este siglo.

Mat 13:41  Enviará el Hijo del Hombre A SUS ÁNGELES,  y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo,  y a los que hacen iniquidad,

Mat 13:42  y los echarán en el horno de fuego;  allí será el lloro y el crujir de dientes.

Como puede ver, primero Jesús enviará a sus ángeles, a esos siete ángeles, los cuales segarán la tierra, destruyendo a todos los malvados.