EL FALSO EVANGELIO PREDICADO POR LA SECTA "FUENTE DE VIDA"

Hace unos días iba andando por mi pequeña ciudad, San Cristóbal de los Ángeles, en Madrid, España, y un par de señoritas con sonrisa de oreja a oreja me entregaron el siguiente folletito que inserto abajo de estas líneas, junto con la frasecita iglesiera del “Dios te ama”. Yo acepté el papelito y me lo llevé a casa, y de esto trata este folleto de estudio que estoy escribiendo.

falsoevangelio1

falsoevangelio2

Ese folleto iglesiero que usted acaba de leer arriba no es solo predicado por esa secta falsa “evangélica” llamada “fuente de vida”, sino que prácticamente es predicado por todas las llamadas iglesias evangélicas, ya sean pentecostales, bautistas, etc. etc.

En este folleto de estudio le voy a demostrar que eso que usted acaba de leer en ese folleto es sencillamente un FALSO EVANGELIO que está bajo la maldición (anatema) de Dios, ya que no es el mismo Evangelio que predicaban los apóstoles de Cristo (Gal.1:6-9).

Yo se que muchos santurrones y santurronas del sistema iglesiero apostata, el SIA, se echarán las manos a la cabeza y me dirán todo tipo de babosadas e insultos, acusándome de que soy un hijo del diablo, un apóstata, un falso maestro, etc., pero como le voy a demostrar en este folleto, los hijos del diablo, apostatas y falsos maestros son los que predican ese falso evangelio que como veremos no tiene que ver absolutamente nada con el verdadero Evangelio que predicaron el Señor Jesucristo y sus apóstoles, y que encontramos en las páginas el Nuevo Testamento.

Dicho esto, pasemos a analizar a la luz de la Biblia el falso evangelio que predica la secta falsa de “fuente de vida”, así como el resto de sectas falsas del SIA.

EL EVANGELIO PREDICADO POR JESUCRISTO

Hágase usted la siguiente pregunta: ¿Jesús predicó el Evangelio que viene escrito en ese folleto iglesiero?, la respuesta es contundente: ¡no!

El Evangelio o Buena Noticia que Jesús predicó es acerca del Reino de Dios, es decir, la Buena Noticia de la venida a la tierra del Reino de Dios:

Mat 12:28  Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios,  ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Mar 1:14  Después que Juan fue encarcelado,  Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios,

Mar 1:15  diciendo:  El tiempo se ha cumplido,  y el reino de Dios se ha acercado;  arrepentíos,  y creed en el evangelio.

Luc 17:21  ni dirán:  Helo aquí,  o helo allí;  porque he aquí el reino de Dios está en medio de vosotros.

Observe bien, lo que Jesús predicaba es que ese Reino de Dios, es decir, la familia de Dios, se había acercada a la tierra, y estaba en medio de los judíos, en la persona de Jesús, el Hijo de Dios. Esto es muy importante que lo tenga claro para que no se deje engañar por aquellos que predican la mentira de que Jesús predicaba el “maravilloso mundo del mañana”, o la “futura tierra paradisíaca”. Observe que Jesús no decía: “arrepentíos, porque el Reino de Dios vendrá en el futuro“, en esos pasajes que he dado se dice bien claro lo que Jesús predicaba: que el Reino de Dios YA HABIA VENIDO A LA TIERRA, y estaba en medio de los judíos obviamente en la persona del Rey de Israel, del Hijo de Dios, que es Jesús. Por consiguiente, la buena noticia (Evangelio) que Jesús predicaba es que el Reino de Dios había venido, había llegado y estaba en medio de ellos en la tierra, y obviamente ese Reino de Dios vendrá a la tierra con gran poder y gloria en el futuro, y entonces cuando la voluntad de Dios se hará en la tierra así como se hace en el cielo:

Mat 6:10  Venga tu reino. Hágase tu voluntad,  como en el cielo,  así también en la tierra.

Esto es fundamental que lo tenga claro, Jesús habló el Reino de Dios como algo presente, ya había venido a la tierra en la persona de Jesús, pero al mismo tiempo habló del Reino de Dios como algofuturo, cuando venga en gloria a la tierra y entonces la voluntad de Dios se hará en este mundo, así como se hace en el cielo, por eso es que oramos al Padre pidiendo que venga a la tierra esa manifestación gloriosa del Reino de Dios y entonces la voluntad del Padre se hará perfectamente en este planeta.

Jesús habló muchas veces que era necesario que él muriera por nuestros pecados, pero anunció que al tercer día resucitaría:

Mat 17:22  Estando ellos en Galilea,  Jesús les dijo:  El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres,

Mat 17:23 y le matarán;  mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.

Mat 20:19  y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan,  le azoten,  y le crucifiquen;  mas al tercer día resucitará.

Luc 18:31  Tomando Jesús a los doce,  les dijo:  He aquí subimos a Jerusalén,  y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre.

Luc 18:32  Pues será entregado a los gentiles,  y será escarnecido,  y afrentado,  y escupido.

Luc 18:33  Y después que le hayan azotado,  le matarán;  mas al tercer día resucitará.

Por consiguiente, esa muerte y resurrección de Jesucristo es la base histórica fundamental del mensaje de Salvación (Evangelio) que los verdaderos discípulos de Cristo hemos de proclamar a todas las naciones, ¡¡este fue el mensaje que Jesús ordenó que se predicara en todas las naciones!!:

Luc 24:46  y les dijo:  Así está escrito,  y así fue necesario que el Cristo padeciese,  y resucitase de los muertos al tercer día;

Luc 24:47  y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones,  comenzando desde Jerusalén.

Luc 24:48  Y vosotros sois testigos de estas cosas.

Ahí puede leer bien clarito el mensaje que Jesús dijo que se predicara en todas las naciones. Observe que Jesús no dijo por ninguna parte que predicáramos la “futura tierra paradisiaca”, como hace la secta falsa del jehovismo atalayado, lo que dijo es que predicáramos la muerte y resurrección de Cristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados en el nombre de Jesús, ¡y ese fue el mensaje que predicaron los apóstoles de Cristo!, tal como leemos en el libro de los Hechos (Hch. 2, 10, etc.). Y esto es lo que vamos a ver con más detalle en la siguiente sección, veremos cual era el verdadero Evangelio que predicaron los apóstoles, especialmente Pedro y Pablo, y va a comprobar que es muy diferente al falso evangelio que predica la secta “fuente de vida” y el resto de sectas falsas que dicen llamarse “evangélicas”, y por supuesto, totalmente diferente al falso evangelio que predica desde hace siglos la gran ramera, la iglesia católica romana.

EL EVANGELIO PREDICADO POR LOS APÓSTOLES DE CRISTO

Observe bien el falso evangelio predicado por la secta “fuente de vida” en ese folleto de ellos, y en miles de folletos más que otras sectas “evangélicas” reparten en muchos países y que predican en sus “cruzadas evangelisticas”.

En resumen, lo que esos falsos maestros y falsos evangelistas predican es que si usted repite una oración aceptando a Jesús como Salvador entonces usted ya es salvo. Esos falsos evangelistas le dirán a usted que si ha hecho esa “oración del pecador” y ha recibido a Cristo en su corazón entonces le harán creer que se irá derecho al cielo cuando se muera. Pues veamos cuan falso y perverso es ese mensaje predicado por el sistema iglesiero apostata. Para comprobarlo vamos sencillamente al libro de los Hechos de los apóstoles, para que podamos ver cual era el verdadero Evangelio que los apóstoles Pedro y Pablo predicaban y que como verá ¡¡es muy diferente al que se predica en el sistema iglesiero apostata, el SIA!!.

HECHOS 2

Recuerde el mensaje que Jesús ordenó a sus discípulos que predicaran en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lc.24:46-48). Pues ese mensaje es el mismo que Pedro predicó en Jerusalén el día de Pentecostés. Hagamos un resumen del Evangelio que predicó el apóstol Pedro en ese día de Pentecostés:

1- Pedro les predicó la muerte y resurrección de Cristo:

Hch 2:22  Varones israelitas,  oíd estas palabras:  Jesús nazareno,  varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas,  prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él,  como vosotros mismos sabéis;

Hch 2:23  a éste,  entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios,  prendisteis y matasteis por manos de inicuos,  crucificándole;

Hch 2:24  al cual Dios levantó,  sueltos los dolores de la muerte,  por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

2- Pedro les predicó el arrepentimiento, el bautismo en el nombre de Jesucristo y el perdón de los pecados:

Hch 2:37  Al oír esto,  se compungieron de corazón,  y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles:  Varones hermanos,  ¿qué haremos?

Hch 2:38  Pedro les dijo:  Arrepentíos,  y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados;  y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Y este fue el resultado de ese verdadero Evangelio predicado por Pedro en Jerusalén:

Hch 2:41  Así que,  los que recibieron su palabra fueron bautizados;  y se añadieron aquel día como tres mil personas.

Hch 2:42  Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles,  en la comunión unos con otros,  en el partimiento del pan y en las oraciones.

Observe muy bien esos pasajes del libro de los Hechos, ya que se llevará una gran sorpresa y comprobará como los falsos pastores y evangelistas del SIA le han ENGAÑADO miserablemente con una serie de doctrinas falsas y de demonios.

1- El apóstol Pedro jamás les dijo a esos miles de personas “¡Dios os ama!”. Pedro no era un falso evangelista como los actuales, sino que él era un verdadero apóstol de Cristo lleno del espíritu de Dios. Lo que hizo Pedro sencillamente es obedecer a Jesús y les predicó lo que Jesús mandó que predicaran en Lucas 24:46-48, es decir, les predicó la muerte y resurrección de Cristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados en el nombre de Jesucristo.

2- El apóstol Pedro no les dijo a esos miles de personas por ninguna parte que levantaran la mano los que querían ser salvos, o que pasaran al frente los que querían recibir a Jesús como salvador. Tampoco les dijo por ninguna parte que repitieran una oración, es decir, ¡Pedro no hizo absolutamente NADA de lo que hacen actualmente los falsos evangelistas de la apostasia!. El apóstol Pedro jamás habría utilizado ese falso folleto “evangelistico” que reparte la secta “fuente de vida”, porque Pedro lo que hizo es predicar el VERDADERO EVANGELIO, y no el falso evangelio iglesiero que predica el SIA.

3- Observe bien que cuando todos esos miles de personas que estaban reunidos en Jerusalén oyeron ese poderoso mensaje de la muerte y resurrección de Jesucristo se “compungieron de corazón“. Claro, la inmensa mayoría de las personas que lean esa palabrita, “compungieron”, seguramente que no tendrán idea de lo que significa, pero si nos vamos a otras traducciones más entendibles descubrimos lo siguiente:

(BLS) Todos los que oyeron estas palabras se pusieron muy tristes y preocupados. Entonces les preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles:

–Amigos israelitas, ¿y qué debemos hacer?

(EUNSA) Al oír esto se dolieron de corazón y les dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: -¿Qué tenemos que hacer, hermanos?

(NVI)  Cuando oyeron esto,  todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles:  –Hermanos,  ¿qué debemos hacer?

Observe que ese mensaje predicado por Pedro en Jerusalén lo que causó es que miles de ellos se dolieran de corazón, se sintieron profundamente conmovidos por ese mensaje dado por Pedro, se pusieron muy tristes y preocupados, ¿por qué se pusieron así de tristes y preocupados?, ¡¡¡porque descubrieron que Jesús al que habían matado los judíos era JUSTO, y era el elegido de Dios, el Mesías, el Hijo de Dios!, por eso es que la tristeza y la preocupación inundó sus corazones, y entonces desesperadamente le preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles qué es lo que tenían que hacer para salvarse. ¿Lo ha leído bien?, ¿lo entiende bien?,Pedro no les dijo por ninguna parte que tenían que “aceptar a Jesús en su corazón”, tampoco les dijo que repitieran la llamada “oración del pecador”, ¡nada de eso!, lo que dijo Pedro bien clarito es que se arrepintieran, es decir, que cambiaran su forma de pensar, Y QUE SE BAUTIZARAN EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO, PARA EL PERDON DE SUS PECADOS, y entonces recibirían el don del espíritu santo.

Entonces de entre todos esos miles de personas que había en Jerusalén, 3.000 personas recibieron esa palabra, ¡ellos obedecieron y se bautizaron en agua en el nombre de Jesucristo!, y entonces todos ellos perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Esto es muy importante, observe bien: una vez que esos miles de personas creyeron que Jesús murió y Dios le resucitó, entonces se compungieron de corazón, es decir, se pusieron muy tristes y preocupados porque reconocieron que Jesús era el justo y era el elegido por Dios, entonces es cuando se arrepintieron de verdad y ese arrepentimiento genuino ¿como lo demostraron?, ¡¡obedeciendo a Dios y BAUTIZÁNDOSE EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO PARA EL PERDÓN DE SUS PECADOS!. Observe como el diablo ha falsificado este Evangelio en las sectas apostatas del SIA. Cuando los falsos evangelistas y los falsos pastores del SIA predican su “evangelio” pervertido, ellos dicen a las personas que “acepten a Jesús” o que “repitan una oración”, y cuando la persona dice que a “aceptado a Jesús”, o cuando repite esa oración, entonces esos falsos maestros les meten en su cabeza la mentira diabólica de que han creído en el verdadero Evangelio y que ya son salvos, y que ahora se han de hacer miembros de su iglesia o secta para que puedan seguir siendo salvos, y para hacerse miembros de esas sectas del SIA les dicen luego que se han de bautizar en el nombre de un dios trino, haciendo, claro está, primeramente en la secta un “cursillo pre bautismo”. Sin embargo, lo que leemos en esos pasajes del libro de los Hechos es algo muy diferente. El apóstol Pedro en ninguna parte les dijo que repitieran una oración, ni que recibieran a Cristo en su corazón como salvador. Tampoco les dijo por ninguna parte que tenían que bautizarse en el “nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo”, y tampoco les dijo que tenían que hacer un curso pre bautismal antes de hacerse miembros de la Iglesia. Lo que hizo Pedro sencillamente es predicarles el verdadero Evangelio, y después que esos 3.000 se arrepintieron de sus pecados se bautizaron en el nombre de Jesucristo ESE MISMO DÍA (Hch.2:41). Observe que los apóstoles jamás bautizaron en el nombre de ningún dios trino, ellos jamás utilizaron la fórmula “te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo”, sino que solamente bautizaban en el nombre de Jesucristo, para el perdón de los pecados. La formula bautismal que aparece en Mateo 28:19 jamás la pronunció Jesús, sino que fue añadida mucho tiempo después, por la sencilla razón de que los apóstoles jamás conocieron esa fórmula trinitaria de bautismo, porque sencillamente no existía, ¡¡por eso es que ellos bautizaban solamente en el nombre de Jesucristo!!. Se sabe perfectamente que esa formula trinitaria que aparece en Mateo 28:19 no existia en el texto original HEBREO de Mateo, sino que fue añadida mucho tiempo después.

Hechos 2:42 dice bien claro que esas 3.000 personas que se arrepintieron al oír el Evangelio predicado por Pedro perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

¿Qué significa eso?, sencillamente ellos mantenían y obedecían la enseñanza de los apóstoles, ellos tenían una común-unión, porque tenían la misma doctrina, y además partían el pan, es decir, solían comer juntos y orar juntos, ¡pero en las sectas del SIA no se persevera en la doctrina de los apóstoles!, sino que siguen las doctrinas falsas de sus respectivas sectas que son opuestas a las de los apóstoles de Cristo. Por ejemplo, los apóstoles de Cristo bautizaban solamente en el nombre de Jesucristo, para el perdón de los pecados, pero los falsos maestros del SIA no siguen esa doctrina apostólica, pues ellos bautizan en el nombre de un falso dios trino, para hacerse miembro de alguna de sus sectas, ¡pero el verdadero bautismo en agua es para el perdón de los pecados!, no para poder ser miembros de alguna secta. Los apóstoles jamás dijeron a la gente “Dios te ama”, o “repite esta oración para ser salvo”, pero los apostatas del sistema iglesiero santurrón predican ese falso mensaje, es decir, predican algo que los apóstoles jamás predicaron. El mensaje del Evangelio que Pedro predicó en Jerusalén es el mensaje modelo y perfecto que todos los verdaderos evangelistas deberían predicar a la gente, sin embargo, ¡¡este Evangelio no es el que se predica en esos folletos iglesieros ni tampoco en las llamadas “campañas evangelisticas” o “cruzadas evangelisticas”!!, al contrario, en esos espectáculos iglesieros, que curiosamente se suelen hacer en estadios de futbol o en grandes carpas, como si se tratara de espectáculos deportivos o circenses, lo que se predica es un falso y pervertido evangelio que está bajo el anatema o maldición de Dios (Gal.1:6-9), o lo que es peor, lo que predican esos emisarios del diablo disfrazados de evangelistas es una serie de babosadas estúpidas que apelan solamente al emocionalismo de la gente ignorante, seguido de algún que otro espectáculo de falsos y estúpidos milagritos y payasadas, como tirarse por el suelo, moverse como si fueran enfermos mentales, pegar gritos de forma histérica, hablar babosadas demenciales y diabólicas que hacen pasar por el don de lenguas, ¡esas son las “cruzadas” y “campañas evangelistas” que se ven en el sistema iglesiero apostata, el SIA!, y NADA de eso tiene que ver con el verdadero Evangelio que Pedro y el resto de los apóstoles predicaron, y que vemos en el libro de los Hechos.

Más adelante el apóstol Pedro predicó el mismo verdadero Evangelio al soldado romano Cornelio y a su familia (Hch.10:34-48). El esquema es el mismo que vemos en Hechos 2. Veamos:

1- Pedro les predicó la muerte y resurrección de Jesucristo (Hch.10:39-41).

2- Pedro les predicó el perdón de los pecados en el nombre de Jesús (Hch.10:43).

3- Pedro ordenó que Cornelio y su familia fueran bautizados en agua, en el nombre de Jesucristo (Hch.10:47-48).

Observe que Pedro en ningún momento les dijo que repitieran una oración.

En este caso los romanos Cornelio y su familia recibieron el espíritu santo cuando oían atentamente el mensaje de Pedro, y luego se bautizaron en el nombre de Jesucristo, para el perdón de sus pecados. Dese cuenta que Pedro no les dijo por ninguna parte que se bautizaran en el nombre de un dios trino, sino solamente en el nombre de Jesucristo, y eso es lo que hicieron rápidamente ese mismo día.

Por consiguiente, el Evangelio predicado por el apóstol Pedro estaba centrado en la muerte y resurrección de Jesucristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados. Los que creían este verdadero Evangelio eran bautizados ese mismo día en el nombre de Jesucristo, para el perdón de los pecados. Sin embargo, el falso evangelio predicado por el sistema iglesiero apostata es muy diferente, ¡¡en sus folletos y campañas evangelisticas ellos no centran el mensaje en la muerte y resurrección de Jesucristo, sino que lo centran en “recibir a Cristo” repitiendo una oración!!, y entonces, cuando repiten esa oración, les engañan descaradamente diciendo que ya son salvos, cuando realmente no lo son, ya que lo que enseña bien claro el verdadero Evangelio es que la salvación eterna es algo que estamos ESPERANDO, y se manifestará en el día final, cuando Cristo aparezca por segunda vez, para SALVAR A LOS QUE LE ESPERAN:

Tit 3:7  para que justificados por su gracia,  viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

1Jn 2:25  Y esta es la promesa que él nos hizo,  la vida eterna.

1Pe 1:5  que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe,  para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.

Heb 9:28  así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos;  y aparecerá por segunda vez,  sin relación con el pecado,  para salvar a los que le esperan.

Observe bien esos pasajes, porque esa es la verdadera doctrina apostólica, la cual rechazan todos los iglesieros apostatas del SIA. Ahí se dice bien claro que los santos justificados somos HEREDEROS de la vida eterna, una herencia de la vida eterna que estamosesperando, ¡¡y si la estamos esperando es porque aun no la hemos recibido!!, la vida eterna ya la tenemos pero SOLO POR FE, ES DECIR, COMO PROMESA DE DIOS (1Jn.5:13), por lo tanto, si somos herederos de esa vida eterna, y estamos esperando esa herencia de la vida eterna, es porque aun no la hemos recibido, es decir, aun no hemos sido salvos ni poseemos esa vida eterna, sino que solo tenemos la PROMESA de Dios de ser salvos, una salvación eterna que hemos de ALCANZAR, ¡¡y si hemos de alcanzarla es porque aun no hemos llegado a ella, aun no la tenemos como posesión!!, ya que esa salvación se manifestará en el tiempo final, postrero, concretamente cuando Cristo aparezca por segunda vez, después de la tribulación de aquellos días, paraSALVAR a los que le esperan (Heb.9:28, Mt.24:29-31, 1Ts.4:15-17).

Sin embargo, ponga mucha atención, los falsos pastores y falsos evangelistas del SIA han pervertido esta verdadera enseñanza y rechazan olímpicamente la doctrina de los apóstoles, enseñando la mentira diabólica de que si usted repite esa oración de “recibir a Cristo” o si se bautiza en el nombre de un dios trino, entonces ellos le MIENTEN, y le dicen que ya es salvo, cuando resulta que la Palabra de Dios dice bien clarito que la salvación o vida eterna es algo que estamos esperando, y que es una promesa de Dios que ha de manifestarse en el tiempo final.

Por consiguiente, como estoy demostrando en este folleto de estudio, lo que predica esa secta falsa llamada “fuente de vida”, así como el resto de sectas falsas del sistema iglesiero apostata, el SIA, es un burdo y falso evangelio, el cual dijo Pablo que está bajo la maldición o anatema de Dios:

Gál 1:6  Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo,  para seguir un evangelio diferente.

Gál 1:7  No que haya otro,  sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.

Gál 1:8  Mas si aun nosotros,  o un ángel del cielo,  os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado,  sea anatema.

Gál 1:9  Como antes hemos dicho,  también ahora lo repito:  Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido,  sea anatema.

EL VERDADERO EVANGELIO PREDICADO POR PABLO

El apóstol Pablo predicó el mismo verdadero Evangelio predicado por el apóstol Pedro. La única diferencia es que Pedro fue llamado para predicar en primer lugar el Evangelio a los judíos, y Pablo fue llamado especialmente para predicar el Evangelio a los gentiles:

Gál 2:7  Antes por el contrario,  como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión,  como a Pedro el de la circuncisión

Gál 2:8  (pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión,  actuó también en mí para con los gentiles),

Gál 2:9  y reconociendo la gracia que me había sido dada,  Jacobo,  Cefas y Juan,  que eran considerados como columnas,  nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo,  para que nosotros fuésemos a los gentiles,  y ellos a la circuncisión.

Observe ahora el Evangelio que Pablo predicó a los gentiles, como eran los corintios:

“Además os declaro, hermanos, EL EVANGELIO QUE OS HE PREDICADO, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque PRIMERAMENTE os he enseñado lo que asimismo recibí: que Jesucristo MURIÓ POR NUESTROS PECADOS, CONFORME A LAS ESCRITURAS; 4 Y QUE FUE SEPULTADO, Y QUE RESUCITÓ AL TERCER DÍA, CONFORME A LAS ESCRITURAS” (1Co.15:1-4).

En esos cuatro versículos está resumido el Evangelio que Pablo predicó a los gentiles. Veamos:

El versículo 3 dice Pablo que primeramente les enseñó que Jesucristo murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día. Por lo tanto, esa es la BASE del Evangelio del Reino, es decir, es el centro del Evangelio. PRIMERAMENTE les predicó a los corintios este Evangelio, por la sencilla razón de que PRIMERO les predicó el verdadero EVANGELIO, y después de predicarles el Evangelio, les habló de la futura resurrección de los cristianos cuando Jesucristo venga en gloria, pero, repito, lo primero que hizo Pablo es PREDICARLES EL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS (Hch.20:24).

A continuación Pablo les enseñó sobre el tema de la RESURRECCIÓN de los cristianos, cuando Jesucristo venga en gloria (1Co.15:23, 50-54). Observe que el mensaje del verdadero Evangelio siempre está centrado en la muerte y resurrección de Jesucristo,¡nunca en repetir una oración para recibir a Cristo!

El apóstol Pablo tenía por costumbre que cuando él entraba en alguna ciudad del mundo gentil, primero entraba en las sinagogas de los judíos para predicarles el Evangelio a los judíos, esto lo hizo Pablo, por ejemplo, en la ciudad de Antioquia de Pisidia. Hagamos un esquema del Evangelio que Pablo les predicó en ese lugar a los judíos (Hch.13:14-52):

1- Pablo les resumió la Historia de Israel, para demostrarles a esos judíos que Jesús es el descendiente directo y biológico del rey David, y por tanto, es el verdadero Mesías de Israel (Hch.13:16-23).

2- Pablo les predicó la muerte y resurrección de Jesucristo (Hch.13:27-37).

3- Pablo les anunció el perdón de los pecados (Hch.13:38-39).

4- Como resultado de esa predicación muchos judíos de esa sinagoga, así como gentiles prosélitos, es decir, gentiles que querían ser judíos, creyeron en ese mensaje y se unieron a Pablo y a Bernabé (Hch.13:43). Entonces los judíos de la sinagoga que no creyeron en el Evangelio predicado por Pablo, instigaron a los gobernantes de esa ciudad para que expulsaran de la ciudad a Pablo y a los demás cristianos (Hch.13:50). Observe que Pablo jamás les dijo a esos judíos, ni a los gentiles, que repitieran una oración para ser salvos. El sencillamente obedeció a Cristo y les predicó el mensaje de salvación que Cristo les ordenó que predicaran, y que está centrado en la muerte y resurrección de Jesucristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados (Lc.24:46-48). Los que creían en este verdadero Evangelio recibían el espíritu santo y seguidamente se bautizaban en agua en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados.

En ese falso folleto “evangelistico” que la secta “fuente de vida” reparte no se predica el verdadero Evangelio por ninguna parte, ya que en ese folleto se dice que para ser salvos hay que repetir una oración, y eso JAMÁS lo predicaron los apóstoles. Pero no solo eso, en ese falso folleto evangelistico NI SIQUIERA SE MENCIONA LO MAS CENTRAL E IMPORTANTE DEL EVANGELIO, como es la muerte y resurrección de Cristo, ¡eso es inaudito!, esto es como si yo quiero hablar de la belleza de la luna y jamás menciono a la luna.

Esto es crucial que lo entendamos, los apóstoles jamás predicaron esa mentira y babosada de que para ser salvos hay que hacer una oración de “aceptar a Cristo”. Que una persona repita como un loro diciendo que se arrepiente de sus pecados y que recibe a Jesús como su salvador personal NO SALVA A NADIE, pues lo que realmente salvará a los hijos de Dios es OBEDECER la verdad creyendo en el verdadero Evangelio y obedeciendo a Cristo, ya que Jesús es el autor de la eterna salvación para todos aquellos queLE OBEDECEN, lea atentamente lo siguiente:

Hch 5:30  El Dios de nuestros padres levantó a Jesús,  a quien vosotros matasteis colgándole en un madero.

Hch 5:31  A éste,  Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador,  para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.

Hch 5:32  Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas,  y también el Espíritu Santo,  el cual ha dado Dios a los que le obedecen.

Heb 5:8  Y aunque era Hijo,  por lo que padeció aprendió la obediencia;

Heb 5:9  y habiendo sido perfeccionado,  vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;

¿Lo ha leído bien?, ¡ese es el verdadero Evangelio! Dios el Padre da su espíritu solamente a los que le OBEDECEN, ¡no a los que repiten una oración!, y el otro pasaje dice que Jesucristo es el autor de la eterna salvación a todos los que le OBEDECEN, ¡no a los que hacen una oración para “aceptar a Jesús”!, por eso es que los apóstoles de Cristo jamás predicaron ese falso evangelio que se predica en las sectas del SIA, especialmente en las mal llamadas “evangélicas”.

En fin, ¿qué hará usted después de haber leído este folleto de estudio?, ¿seguirá creyendo y admirando a todos esos falsos pastores y falsos evangelistas que predican un falso evangelio, o creerá en el verdadero Evangelio y saldrá corriendo de esas sectas falsas que rechazan la verdad?