EL FALSO EVANGELIO DE LOS EVANGELICOS

APOCALIPSIS 3:20, UN TEXTO MALINTERPRETADO POR LA “IGLESIA MODERNA” 

por Miguel Rodríguez

Cómo es que un versículo que era dirigido para su Iglesia (cuerpo de Cristo, grupo de creyentes en Jesucristo) se convirtió en un versículo dirigido a los incrédulos en forma de mensaje de evangelismo?

INTRODUCCIÓN:

Apocalipsis 3:20 es uno de los versículos más usados por el evangelismo moderno y antibíblico. Si tuviéramos un concepto equivocado del Evangelio es muy seguro que utilizaríamos este texto para hacer un evangelismo antibíblico, esto es lo que comúnmente se conoce como la práctica antibíblica del Decisionismo, en la que se les predica a las personas un mensaje superficial, y se les guía a las personas a alzar su mano, pasar al frente, y repetir una oración para ser salva. De esta manera se les engaña a las personas haciéndolas creer que son salvas porque una vez en su vida hicieron su oración. Previo a esto, se les dice erróneamente:

“Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida…. Cristo está tocando a la puerta de tu corazón, y solo depende de ti, déjale entrar a Cristo en tu corazón, Él está allá afuera y te necesita… Repite esta oración, y serás salvo.”

Este tipo de evangelismo presenta a Cristo como un “cristo” sin poder y al hombre lo exalta como todopoderoso, para ellos el hombre tiene el poder para dejarle entrar a Cristo o no. Prácticamente toda la salvación depende del poder el hombre, y no del poder salvífico de la obra de Cristo en la cruz. En cambio el Evangelio Verdadero de Jesucristo humilla al hombre, su pecado y su carne, y exalta a Dios como Sumo y Poderoso Salvador. Y si hemos entendido el Evangelio hemos de recordar que la salvación es del Señor y no depende del hombre.

¿CÓMO SE HA INTERPRETADO APOCALIPSIS 3:20 EN LOS ÚLTIMOS 2 SIGLOS?

luz del mundo

La errónea interpretación de Apocalipsis 3:20 empezó a inicios del siglo XIX con la entrada de algunos falsos maestros dentro del Cristianismo. Dicha interpretación se hizo mucho más popular a raíz de que el pintorcatólico William Holman Hunt en 1853 pinto un lienzo, donde representaba la imagen católica de Jesús, en la cual, Jesús era presentado como un pobre mendigo que tocaba la puerta, y esta puerta representaba, según él, la puerta del corazón del hombre. Es aquí donde se popularizo esta interpretación antibíblica, pues,antes de que Holman Hunt pintará el lienzo esta errada interpretación no había sido propagada dentro del Cristianismo.

Al respecto, Holman sobre su pintura basada en Apocalipsis lo interpreta así:

“Nuestro Señor está afuera a la puerta de su corazón, y espera que le digamos: Entra a mi corazón. Jesús, entre, es tu casa…Esa puerta es un cuadro del corazón humano.” 

La pintura en mención se llama “La Luz del Mundo”, y actualmente hay una copia ubicada en la Catedral San Pablo de la secta católica.

Respecto a la cosmovisión religiosa de Holman Hunt en sus pinturas, se dice que se debió a que tuvo una “experiencia mística” por lo cual luego de su viaje a Jerusalén, decidió pintar lienzos religiosos para alcanzar la fama. Es por esto que el artista ingles F. G. Stephen, acerca de las pinturas de Holman dice que: “Holman tiene la ventaja de crear un arte mucho MÁS CATÓLICO  y es un atractivo infinitamente mayor.”

Ray C. StedmanEl falso maestro Ray C. Stedman, mentor del ecuménico Luis Palau, lo interpreta así:

“El versículo 20 es una de las más finas explicaciones de toda la Biblia PARA CONVERTIRSE EN CRISTIANO. YO LO HE UTILIZADO CIENTOS DE VECES Y LO HE VISTO FUNCIONAR. Tiene 3 simples divisiones: Primero, tiene un sentido de que Cristo está fuera de tu vida y está tocando la puerta de tu corazón queriendo entrar. Eso ocurre cuando TÚ SIENTES que tu vida no es lo que tú quieres que sea. TÚ TE SIENTES VACÍO y angustiado contigo mismo… TÚ SIENTES EL TOCAR DE CRISTO Y QUIERES QUE ENTRE, TÚ LO DESEAS… Segundo: TÚ DEBES ABRIR

LA PUERTA. Él no la abrirá… Jesús se ofrece a sí mismo a hombres y mujeres, y LLORA, LLORA por el hecho de que la gente no recibe su oferte. TÚ DEBES INVITARLE A ENTRAR. TÚ DEBES DECIRLE: ENTRA SEÑOR JESÚS. Entra a mi vida. Sé mi Señor. Sé mi Salvador. Perdona mis pecados.” 

lunaEl blasfemo Cash Luna, uno de los principales predicadores del falso evangelio de la prosperidad, y símbolo del canal anticristiano Enlace, lo interpreta así:

“Hay algo tan pequeño que puede producir algo tan grande como la salvación y la vida eterna, es la ORACIÓN DE FE. SI TU QUIERES RECIBIR A JESÚS EN TU CORAZÓN REPITE CONMIGO ESTÁ ORACIÓN: Señor Jesús, TE ABRO MI CORAZÓN… DAME LA VIDA ETERNA… SOY SALVO. AMÉN.”

joelEl ecuménico Joel Osteen lo interpreta de esta manera:

“No nos gusta cerrar nuestra transmisión sin darte la oportunidad de hacer a Jesús el Señor de tu vida. ¿Quieres orar conmigo? Solo di: Señor Jesús… entra a mi corazón, TE HAGO Señor y Salvador… AMIGOS, SI HICIERON ESTÁ SIMPLE ORACIÓN, CREEMOS QUE FUERON SALVOS.”

biliBilly Graham, promotor de la religión mundial del anticristo, lo interpreta así:

“Usted PUEDE RECIBIR A CRISTO EN CUALQUIER MOMENTO HACIENDO UNA ORACIÓN. ¿Hay alguna razón por la cual usted no quisiera invitar a Jesucristo ahora mismo? POR MEDIO DE UNA ORACIÓN INVITE A JESÚS A ENTRAR EN SU VIDA…”

bilBill Bright, el creador del falso evangelio de las 4 leyes espirituales dice acerca de Ap. 3:20:

“Debemos confiar en Jesucristo y recibirle por medio de una entrega e invitación personal HACIENDO UNA ORACIÓN.”

Y en resumen, la iglesia contemporánea debido a su mal entendimiento del Evangelio Bíblico lo interpreta de la siguiente manera:

“Realmente es el mismo Señor Jesús el que nos está llamando, ÉL COMO TODO UN CABALLERO, nos hace la invitación para que le abramos la puerta de nuestro corazón para entrar a Él. El Señor está a la puerta de tu corazón y llama para entrar. Está llamando a la puerta de cada individuo para entrar en su corazón, para entrar en la vida de todos… Si tú has sido tocado por Jesús y quieres entre a tu corazón solo tienes que hacer una pequeña oración, de la siguiente manera:..” 

Esta es la interpretación católica, que es muy similar a la iglesia “moderna”:

“Nuestro Señor está afuera a la puerta de mi corazón, y espera que le digamos: ENTRA A MI CORAZÓN, JESÚS ENTRA, ES TU CASA. Él nunca forzará la entrada, nos toca a nosotros invitarle o no, conforme queramos, conforme valoremos su amistad… Todos los días recordemos siempre las palabras de Apocalipsis 3:20, dichas por el amo de su Sagrado Corazón, ABRAMOS LAS PUERTAS…”

BREVE ESTUDIO DE APOCALIPSIS 3:20, INCLUYENDO SU IDIOMA ORIGINAL GRIEGO

Si hacemos un estudio exegético y exhaustivo del libro del Apocalipsis escrito por el apóstol Juan, tomando en cuenta el idioma original en el que fue escrito este libro, el griego, sobretodo de los primeros 3 capítulos, podremos ver que Apocalipsis 3:20 no forma parte de un mensaje de Evangelismo, ya que este mensaje está dirigido hacia la iglesia, a un grupo de creyentes, no a personas incrédulas, por tanto no debe usarse este texto como texto de evangelismo, porque estaríamos torciendo las Escrituras. Por ahí alguien dirá, “yo lo he usado, sé que no es bíblico, pero funciona.” Si es tu caso, déjame decirte, que debemos hacer las cosas, NO PORQUE FUNCIONEN, SINO PORQUE SEAN BÍBLICOS. Y NO ES BÍBLICO USAR APOCALIPSIS 3:20 como un versículo de Evangelismo.

Al respecto el teólogo cristiano David Wallace dice:

“Utilizar este texto como un verso de salvación es una perversión de la simplicidad del Evangelio.” 

El predicador Robert H. Mourice también manifiesta que:

“En el contexto de la carta a Laodicea, tal exhortación y promesa se dirige a los miembros autoengañados de la iglesia… que en su ciega autosuficiencia había excomulgado, por así decirlo, al Señor de su congregación.” 

Y tienen razón, pues, cuando estudiamos el Apocalipsis, vemos que en los versículos 15-16 se hace una reprensión para despertar a su iglesia, llamándola al arrepentimiento:

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. “(Apocalipsis 3:15-16 RV60) 

Luego en el verso 19, Jesús dice que está reprensión va dirigida a todos aquellos que son hijos amados de Dios, no a incrédulos:

“Yo corrijo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé diligente y arrepiéntete de tu indiferencia.” (Apocalipsis 3:19 NTV). 

Luego en el versículo 21, dice que el que vence tendrá el privilegio de estar en su trono. Ahora bien, ¿Quiénes son los que vencen? Pues las Escrituras dicen que solo los cristianos “somos más que vencedores.” (Romanos 8:37), entonces, el versículo 21 y todo el capítulo 3 va dirigido a la iglesia, a los cristianos, y no a los incrédulos en forma de evangelismo. Entonces, este texto no es base para hacer que las personas pasen por todo un ritual de oración de fe para ser salvo.

Ιδου (joráo) Mira, significa: discernir claramente.

Y sabemos muy bien, que a un incrédulo no se le puede pedir que discierna claramente, ya que los únicos que disciernen las cosas espirituales son los que precisamente tienen al Espíritu Santo que les instruye en el sano discernimiento, pero “El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente.” (1 Corintios 2:14 Biblia al día). Solo aquel que ha sido regenerado por el Espíritu Santo puede tener discernimiento espiritual, por tanto este texto no es un texto dirigido a incrédulos.

Εστηκα (ístemi) (me) he puesto de pie, significa: estar, y tiene varias aplicaciones: confirmar, decidir, detener, hacer firme, parar, sostenerse en pie, etc.

Επι (epí) sobre significa: sobre, encima.

την (ó, jé, tó) la significa: el, la, lo, etc.

Θυραν (dsúra) puerta significa: portal o entrada. En base a este texto, se refiere a un portal, una entrada, una puerta literal de una iglesia, y no una puerta de algún corazón.

Και (kaí) y significa: así, entonces, también, etc.

Κρουω (kroúo) estoy tocando significa: tocar, llamar, golpear a la puerta. Se refiere a que Jesús está tocando la puerta de una iglesia, no solo tocándola, si no golpeándola fuertemente con sus palabras duras, llamándola al arrepentimiento, es el llamado a la iglesia de hoy, a que la Iglesia vuelva a las Escrituras, y prediquen el Evangelio. Por tanto, no es un llamado a inconversos.

Εαν (eán) si alguna vez significa: en caso de que, provisto, sea que, si acaso, etc.

Τις (tís) alguien significa: alguno o cualquier persona.

Ακουση (akoúo) oiga significa: oír (en sus diferentes sentidos), es decir, entender, escuchar, obedecer, etc.

Της (ó, jé, tó) de el significa: el, la, lo, etc.

Φωνης (foné) sonido, significa: discurso, dicho o lenguaje.

Μου (egó) de mí, significa: yo, mí, mío.

και (kaí) y significa: así, entonces, también, etc.

Ανοιξη (anoígo) abre abrir, destapar, etc.

την (ó, jé, tó) la, significa: el, la, lo, etc.

θυραν (dsúra) puerta, significa: portal o entrada. En base a este texto, se refiere a un portal, una entrada, una puerta literal de una iglesia, y no una puerta de algún corazón.

και (kaí) también significa: también, así, entonces, etc.

εισελευσομαι (eiserjomai) entraré, significa: entrar, ir, llegar, pasar.

προς αυτον (pros aútos) hacia a él, significa: hacia sí mismo, hacia el lado de él mismo, pertinente a el mismo, por el lado de él, cerca de él, acercar a él mismo, cercanía a sí mismo. Entonces cuando se refiere a entrar, no se refiere a entrar en el interior del corazón del hombre, sino ir y entrar a un lugar físico en donde se encuentra la otra persona. En este caso, tomando en cuenta que la Biblia dice que: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mateo 18:20) podemos afirmar que se refiere a que Jesús, si le abren la puerta, y vuelven a él, él estará ahí con ellos, porque están congregados en él. En resumen este párrafo significa: “entrar en algo (algún lugar) para reunirse con alguien.”

και (kaí) y significa: así, entonces, también, etc.

δειπνησω (deipnéo) cenaré significa: cenar, es decir, tomar la comida principal, de la noche. Y esta palabra griega solo aparece 4 veces en toda la Biblia, dos de las cuales se refiere a la Última Cena, esto es un indicio a que se refiere a un llamado a tener una comunión plena con Cristo, tal y como Cristo la tuvo con sus discípulos en la Última Cena.

μετ  (metá) con significa: en medio. Y se refiere a un acompañamiento.

αυτου (aútos) él sí mismo, uno mismo, él, él mismo.

και (kaí) y, significa: también, así, entonces, etc.

αυτος (aútos) él sí mismo, uno mismo, él, él mismo

μετ  (metá) con significa: en medio. Y se refiere a un acompañamiento.

εμου (egó) de mí significa: yo, mí, mío.

Ahora bien, si hacemos un repaso a las distintas traducciones de las Sagradas Escrituras, vemos, que algunas son más claras que la RV60, respecto a este texto:

“Yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, ENTRARÉ A SU CASA, y cenaré con él, y él conmigo.” (Ap 3:20 RV90) 

“Mira, yo estoy llamando a la puerta: si alguien oye mi voz y abre la puerta, ENTRARÉ EN SU CASA y cenaremos juntos.” (Ap 3:20 DHH) 

 “Yo estoy a tu puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, ENTRARÉ EN TU CASA y cenaré contigo.” (Ap 3:20 TLA) 

“estoy a la puerta y llamo.” Aquí a Cristo se le presenta afuera de la iglesia, ofreciéndoles a ellos la oportunidad de tener compañerismo con El. Los que le inviten podrán ponerse en relación correcta con Dios. (Comentario, Biblia de estudio LBLA) 

“Este versículo es una imagen de Cristo buscando la entrada a la Iglesia del estado final, y llamando a las personas fuera de él que cenaré con él. “La noche está avanzada; el día se acerca. “Para cenar con él antes de los descansos de la mañana es el anticipo de la gloria venidera.” (Comentario Summarized Biblie).

En resumen, Apocalipsis 3:20 se puede entender de la siguiente manera:

“Mira, discierne claramente esto, estoy aquí en la puerta de la Iglesia, y estoy tocando, golpeando fuertemente la puerta para que despiertes, y si alguna persona me oye y entiende mi llamado, y me obedece, entonces me abrirá la puerta, entonces yo entraré ahí donde esté y cenaré con él, tendré comunión plena con él, porque oyó mi voz, oyó mi llamado al arrepentimiento.”Por eso, el capítulo termina diciendo “el que tiene oídos oiga”.

Este es el llamado de Cristo a las iglesias que han seguido el camino de Laodicea en la actualidad, a aquellas iglesias que han desechado a Cristo, que han desechado su Evangelio.  

Una evidencia de esto, es que cuando a los congregantes se les pregunta: ¿Qué es el Evangelio?, no saben dar respuesta, porque en dichas congregaciones no se enseña el Evangelio, no está morando Cristo entre ellos, es a estas mal llamadas “iglesias cristianas” el llamado de Cristo, a que se arrepientan y vuelvan a las Escrituras.

husEsto me recuerda las palabras de John Huss, mártir del Cristianismo, quien antes de morir, clamaba al pueblo: “VOLVEOS A LAS ESCRITURAS, VOLVEOS A LAS ESCRITURAS, VOLVEOS.”

¿Y qué acerca de la PUERTA mencionada en Apocalipsis?

Finalmente la palabra: “PUERTA” aparece alrededor de 170 veces en el Nuevo Testamento, y en ninguna parte aparece o dice la frase: “PUERTA DEL CORAZÓN” o “PUERTA DE TU CORAZÓN”, o “PUERTA DEL CORAZÓN DEL HOMBRE”. Mucho menos la Biblia dice que el corazón tenga una puerta. Tampoco dice que debas “ORAR PARA RECIBIR A CRISTO EN TU CORAZÓN. Los falsos maestros han sustituido la puerta de la Iglesia de Laodicea por la puerta del corazón del hombre. Estos  han torcido las Escrituras. ¿No crees esto?. Escudriña tu Biblia y comprobarás esta verdad.

Apocalipsis 3:20, a lo mucho, se le podría relacionar con Mateo 24:33 y Marcos 13:29 donde dice:“Así también vosotros, cuando veáis (que suceden) todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.” Versículos antes de estos textos en mención, vemos que nuestro Señor Jesucristo narra los acontecimientos que se darán en su segunda venida, para lo cual Jesús llama en este tiempo a los creyentes a que estén listos en expectativa a su segunda venida:

“Y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y LLAME, le abran en seguida.” (Lucas 12:36). 

Y dentro de las iglesias apóstatas en donde han desechado la doctrina de Cristo también hay creyentes verdaderos, y son a estas a quienes Cristo les llama al arrepentimiento en Apocalipsis 3:20, por eso dice; “si alguno oye mi voz”, y sabemos bien que quienes oyen su voz son sus verdaderas ovejas “las ovejas oyen su voz, y a sus ovejas llama por su nombre.” (Juan 10:3) “Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.” (Juan 18:37), “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco.” (Juan 10:27).

Si quieres más evidencias de que este mensaje es para la iglesia, puedes llegar al texto 22 donde dice: “El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las IGLESIAS.” (Apocalipsis 3:22). ¿Te das cuenta cuan antibíblico es usar Apocalipsis 3:20 para sustentar la herejía de “orar para recibir a Cristo en tu corazón.”?

EL VERDADERO EVANGELIO

Por Tito Martínez

En el anterior estudio bíblico, escrito por Miguel Rodríguez, hemos conocido la verdadera interpretación de Apocalipsis 3:20. En este apartado vamos a conocer cual era el verdadero Evangelio predicado por Jesús y por sus apóstoles, especialmente los apóstoles Pedro y Pablo, y comprobará que dicho Evangelio es muy diferente al falso evangelio predicado en el sistema iglesiero apostata, el SIA.

EL EVANGELIO PREDICADO POR JESUCRISTO

El Evangelio o Buena Noticia que Jesús predicó es acerca del Reino de Dios, es decir, la Buena Noticia de la venida a la tierra del Reino de Dios:

Mat 12:28  Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios,  ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios

Mar 1:14  Después que Juan fue encarcelado,  Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios,

Mar 1:15  diciendo:  El tiempo se ha cumplido,  y el reino de Dios se ha acercado;  arrepentíos,  y creed en el evangelio. 

Luc 17:21  ni dirán:  Helo aquí,  o helo allí;  porque he aquí el reino de Dios está en medio de vosotros. 

Observe bien, lo que Jesús predicaba es que ese Reino de Dios, es decir, la familia de Dios, se había acercada a la tierra, y estaba en medio de los judíos, en la persona de Jesús, el Hijo de Dios. Esto es muy importante que lo tenga claro para que no se deje engañar por aquellos que predican la mentira de que Jesús predicaba el “maravilloso mundo del mañana”, o la “futura tierra paradisíaca”. Observe que Jesús no decía: “arrepentíos, porque el Reino de Dios vendrá en el futuro“, en esos pasajes que he dado se dice bien claro lo que Jesús predicaba: que el Reino de Dios YA HABIA VENIDO A LA TIERRA, y estaba en medio de los judíos, obviamente en la persona del Rey de Israel, del Hijo de Dios, que es Jesús. Por consiguiente, la buena noticia (Evangelio) que Jesús predicaba es que el Reino de Dios había venido, había llegado y estaba en medio de ellos en la tierra, y obviamente ese Reino de Dios vendrá a la tierracon gran poder y gloria en el futuro, y entonces cuando la voluntad de Dios se hará en la tierra así como se hace en el cielo:

Mat 6:10  Venga tu reino. Hágase tu voluntad,  como en el cielo,  así también en la tierra.

Esto es fundamental que lo tenga claro, Jesús habló del Reino de Dios como algo presente, ya había venido a la tierra en la persona de Jesús, pero al mismo tiempo habló del Reino de Dios como algo futuro, cuando venga en gloria a la tierra y entonces la voluntad de Dios se hará en este mundo, así como se hace en el cielo, por eso es que oramos al Padre pidiendo que venga a la tierra esa manifestación gloriosa del Reino de Dios y entonces la voluntad del Padre se hará perfectamente en este planeta.

Jesús predijo varias veces su propia muerte, pero también predijo y anunció que al tercer día resucitaría:

Mat 17:22  Estando ellos en Galilea,  Jesús les dijo:  El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres,

Mat 17:23 y le matarán;  mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.

Mat 20:19  y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan,  le azoten,  y le crucifiquen;  mas al tercer día resucitará.

Luc 18:31  Tomando Jesús a los doce,  les dijo:  He aquí subimos a Jerusalén,  y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre.

Luc 18:32  Pues será entregado a los gentiles,  y será escarnecido,  y afrentado,  y escupido.

Luc 18:33  Y después que le hayan azotado,  le matarán;  mas al tercer día resucitará.

Por consiguiente, esa muerte y resurrección de Jesucristo es la base histórica fundamental del mensaje de Salvación (Evangelio) que los verdaderos discípulos de Cristo hemos de proclamar a todas las naciones, ¡¡este fue el mensaje que Jesús ordenó a sus discípulos que se predicara en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén!!:

Luc 24:46  y les dijo:  Así está escrito,  y así fue necesario que el Cristo padeciese,  y resucitase de los muertos al tercer día;

Luc 24:47  y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones,  comenzando desde Jerusalén.

Luc 24:48  Y vosotros sois testigos de estas cosas.

Ahí puede leer bien clarito el mensaje que Jesús dijo que se predicara en todas las naciones. Observe que Jesús no dijo por ninguna parte que predicáramos la “futura tierra paradisiaca”, como hace la secta falsa del jehovismo atalayado, lo que dijo es que predicáramos la muerte y resurrección de Cristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados en el nombre de Jesús, ¡y ese fue el mensaje que predicaron los apóstoles de Cristo!, tal como leemos en el libro de los Hechos (Hch. 2, 10, etc.). Y esto es lo que vamos a ver con más detalle en la siguiente sección, veremos cual era el verdadero Evangelio que predicaron los apóstoles, especialmente Pedro y Pablo, y va a comprobar que es muy diferente al falso evangelio que predican las iglesias del sistema iglesiero apostata, el SIA.

EL EVANGELIO PREDICADO POR LOS APÓSTOLES PEDRO Y PABLO

Lo que predican los apostata del SIA, llámense sacerdotes o “evangelistas” es que si usted “abre la puerta de su corazón a Jesús” y repite una oración aceptando a Jesús como Salvador entonces usted ya es salvo. Esos falsos evangelistas le dirán a usted que si ha hecho esa “oración del pecador” y ha recibido a Cristo en su corazón entonces ya es salvo. Pues veamos cuan falso y perverso es ese mensaje predicado en el sistema iglesiero apostata. Para comprobarlo vamos sencillamente al libro de los Hechos de los apóstoles, para que podamos ver cual era el verdadero Evangelio que los apóstoles Pedro y Pablo predicaban, y que como verá es muy diferente al pervertido evangelio que se predica en el sistema iglesiero apostata, el SIA.

HECHOS 2

Recuerde el mensaje que Jesús ordenó a sus discípulos que predicaran en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lc.24:44-48). Pues ese mensaje es el mismo que Pedro predicó en Jerusalén el día de Pentecostés. Hagamos un resumen del Evangelio que predicó el apóstol Pedro en ese día de Pentecostés:

1- Pedro les predicó la muerte y resurrección de Cristo:

Hch 2:22  Varones israelitas,  oíd estas palabras:  Jesús nazareno,  varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas,  prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él,  como vosotros mismos sabéis;

Hch 2:23  a éste,  entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios,  prendisteis y matasteis por manos de inicuos,  crucificándole;

Hch 2:24  al cual Dios levantó,  sueltos los dolores de la muerte,  por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. 

2- Pedro les predicó el arrepentimiento, el bautismo en el nombre de Jesucristo y el perdón de los pecados:

Hch 2:37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Hch 2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 

Y este fue el resultado de ese verdadero Evangelio predicado por Pedro en Jerusalén:

Hch 2:41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Hch 2:42 Yperseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. 

Observe muy bien esos pasajes del libro de los Hechos, ya que se llevará una gran sorpresa y comprobará como los falsos pastores y evangelistas del SIA le han ENGAÑADO miserablemente con una serie de doctrinas falsas y de demonios.

a) El apóstol Pedro jamás les dijo a esos miles de personas “¡Dios te ama!”, ni “Jesús te ama”. Pedro no era un falso evangelista como los actuales, sino que él era un verdadero evangelista y apóstol de Cristo lleno del espíritu de Dios. Lo que hizo Pedro sencillamente es obedecer a Jesús y les predicó lo que Jesús mandó que predicaran en Lucas 24:44-48, es decir, les predicó la muerte y resurrección de Cristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados en el nombre de Jesucristo.

b)  El apóstol Pedro no les dijo por ninguna parte que “Cristo les estaba llamando a la puerta de su corazón para que la abrieran y dejaran pasar a Jesús“. Pedro jamás de los jamases predicó a un pobre Jesús mendigo que va rogando a la gente para que le abran la puerta de su corazón y le dejen pasar, ¡ese es el falso evangelio del diablo que predican los falsos evangelistas del SIA!, como los falsos evangelistas que se han mencionado en el primer estudio biblico de Miguel Rodriguez. Al contrario, Pedro predicaba a un Jesús que es SEÑOR Y CRISTO, es decir, AMO, SOBERANO, Y MESÍAS-REY:

Hch 2:36  Sepa,  pues,  ciertísimamente toda la casa de Israel,  que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis,  Dios le ha hechoSeñor y Cristo

Esa imagen de Jesús que predican esos perversos y falsos evangelistas del diablo, disfrazados de corderos, es la de un falso Jesús que no salva absolutamente a nadie, sino que es un falso Cristo digno de compasión el cual llora y ruega a la gente del mundo para que le dejen pasar a casa, es decir, ¡¡todo lo contrario a un Señor soberano que reina o domina sobre todos!!.

Observe que el apóstol Pedro jamás hizo un llamamiento a la gente para que aceptaran a Jesús en su corazón. Tampoco les dijo que pasaran al frente los que querían recibir a Jesús como salvador. Tampoco les dijo por ninguna parte que levantaran la mano y que repitieran una oración para “aceptar a Jesús”.¡Pedro no hizo absolutamente NADA de lo que hacen actualmente los falsos y perversos evangelistas de la apostasia!.

c) Observe bien que cuando todos esos miles de personas que estaban reunidos en Jerusalén oyeron ese poderoso mensaje de la muerte y resurrección de Jesucristo, del arrepentimiento y del perdón de los pecados se “compungieron de corazón“. Claro, la inmensa mayoría de las personas que lean esa palabrita, “compungieron”, seguramente que no tendrán idea de lo que significa, pero si nos vamos a otras traducciones más sencillas lo entenderemos mejor:

(BLS) Todos los que oyeron estas palabras se pusieron muy tristes y preocupados. Entonces les preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: –Amigos israelitas, ¿y qué debemos hacer?

(EUNSA) Al oír esto se dolieron de corazón y les dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: -¿Qué tenemos que hacer, hermanos?

(NVI) Cuando oyeron esto, todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: –Hermanos, ¿qué debemos hacer?

Observe que ese mensaje predicado por Pedro en Jerusalén lo que causó es que miles de ellos se dolieran de corazón, se sintieron profundamente conmovidos por ese mensaje dado por Pedro, se pusieron muy tristes y preocupados, ¿por qué se pusieron así de tristes y preocupados?, ¡¡¡porque descubrieron que Jesús al que habían matado los judíos era JUSTO, y era el elegido de Dios, es decir, el Mesías, el Hijo de Dios!, por eso es que la tristeza y la preocupación inundó sus corazones, y entonces desesperadamente le preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles qué es lo que tenían que hacer para salvarse.

¿Lo ha leído bien?, ¿lo entiende bien?, Pedro no les dijo por ninguna parte a esos israelitas que tenían que “aceptar a Jesús en su corazón”, tampoco les dijo que repitieran una oración para recibir a Cristo, ¡nada de eso!, lo que dijo Pedro bien clarito es que se arrepintieran, es decir, que cambiaran su forma de pensar, Y QUE SE BAUTIZARAN EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO, PARA EL PERDON DE SUS PECADOS, y entonces recibirían el don del espíritu santo.

Seguidamente 3.000 israelitas recibieron esa palabra, ¡ellos obedecieron y se bautizaron en agua en el nombre de Jesucristo!, y entonces todos ellos perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

Esto es muy importante, observe bien: una vez que esos miles de israelitas creyeron que Jesús murió y que Dios le resucitó, entonces se compungieron de corazón, es decir, se pusieron muy tristes y preocupados porque reconocieron que Jesús era el justo y era el elegido por Dios, entonces es cuando se arrepintieron de verdad y ese arrepentimiento genuino ¿como lo demostraron?, ¡¡obedeciendo a Dios y BAUTIZANDOSE EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO PARA EL PERDÓN DE SUS PECADOS!.

Observe como el diablo ha falsificado este Evangelio en las sectas apostatas del SIA, especialmente en las mal llamadas “evangélicas”. Cuando los falsos evangelistas y los falsos pastores del SIA predican su “evangelio” pervertido, ellos dicen a las personas que “acepten a Jesús” o que “repitan una oración”, y cuando la persona dice que a “aceptado a Jesús”, o cuando repite esa oración, entonces esos falsos maestros les meten en su cabeza la mentira diabólica de que han creído en el verdadero Evangelio y que ya son salvos, y que ahora se han de hacer miembros de su iglesia o secta para que puedan seguir siendo salvos, y para hacerse miembros de esas sectas del SIA les dicen luego que se han de bautizar en el nombre de un dios trino, haciendo, claro está, primeramente en la secta un “cursillo pre bautismo”. Sin embargo, lo que leemos en esos pasajes del libro de los Hechos es algo muy diferente. El apóstol Pedro en ninguna parte les dijo que repitieran una oración, ni que recibieran a Cristo en su corazón como salvador. Tampoco les dijo por ninguna parte que tenían que bautizarse en el “nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo”, y tampoco les dijo que tenían que hacer un curso pre bautismal antes de hacerse miembros de la Iglesia. Lo que hizo Pedro sencillamente es predicarles el verdadero Evangelio, y después que esos 3.000 israelitas se arrepintieron de sus pecados se bautizaron en el nombre de Jesucristo ESE MISMO DÍA (Hch.2:41).

Observe que los apóstoles jamás bautizaron en el nombre de ningún dios trino, ellos jamás utilizaron la fórmula “yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo”, sino que solamente bautizaban en el nombre de Jesucristo, para el perdón de los pecados. La formula bautismal que aparece en Mateo 28:19 jamás la pronunció Jesús, sino que fue añadida mucho tiempo después, por la sencilla razón de que los apóstoles jamás conocieron esa fórmula trinitaria de bautismo, porque sencillamente no existía, ¡¡por eso es que ellos bautizaban solamente en el nombre de Jesucristo!!.

Se sabe perfectamente que esa formula trinitaria que aparece en Mateo 28:19 no existía en el texto original HEBREO de Mateo, sino que fue añadida mucho tiempo después a las copias en griego.

Observe también que apóstoles Pedro y Pablo jamás dijeron a la gente “Dios te ama”, o “repite esta oración para ser salvo”, pero los apostatas del sistema iglesiero santurrón predican ese falso mensaje, es decir, predican algo que los apóstoles jamás predicaron.

El mensaje del Evangelio que Pedro predicó en Jerusalén es el mensaje modelo y perfecto que todos los verdaderos evangelistas deberían predicar a la gente, sin embargo, ¡¡este Evangelio no es el que se predica en esos folletos iglesieros del SIA, ni tampoco en las llamadas “campañas evangelisticas” o “cruzadas evangelisticas”!!, al contrario, en esos espectáculos iglesieros, que curiosamente se suelen hacer en estadios de futbol o en grandes carpas, como si se tratara de espectáculos deportivos o circenses, lo que se predica es un falso y pervertido evangelio que está bajo el anatema o maldición de Dios (Gal.1:6-9), o lo que es peor, lo que predican esos emisarios del diablo disfrazados de evangelistas es una serie de babosadas estúpidas que apelan solamente al emocionalismo de la gente ignorante, seguido de algún que otro espectáculo de falsos y estúpidos milagritos y payasadas, como tirarse por el suelo, moverse como si fueran enfermos mentales, pegar gritos de forma histérica, hablar babosadas demenciales y diabólicas que hacen pasar por el don de lenguas, ¡esas son las “cruzadas” y “campañas evangelistas” que se ven en el sistema iglesiero apostata, el SIA!, y NADA de eso tiene que ver con el verdadero Evangelio que Pedro y el resto de los apóstoles predicaron, y que vemos en el libro de los Hechos.

Más adelante el apóstol Pedro predicó el mismo verdadero Evangelio al soldado romano Cornelio y a su familia (Hch.10:34-48). El esquema es el mismo que vemos en Hechos 2. Veamos:

1- Pedro les predicó la muerte y resurrección de Jesucristo (Hch.10:39-41).

2- Pedro les predicó el perdón de los pecados en el nombre de Jesús (Hch.10:43).

3- Pedro ordenó que Cornelio y su familia fueran bautizados en agua, en el nombre de Jesucristo (Hch.10:47-48).

Observe que Pedro en ningún momento les dijo que repitieran una oración, y tampoco les dijo que abrieran la puerta de su corazón para dejar pasar a Jesús, como si Jesús fuera un pobre mendigo que ruega que le dejemos pasar a casa.

En este caso el soldado romano Cornelio y su familia recibieron el espíritu santo cuando oían atentamente el mensaje de Pedro, y luego se bautizaron en el nombre de Jesucristo, para el perdón de sus pecados. Observe que Pedro no les dijo por ninguna parte que se bautizaran en el nombre de un dios trino, sino solamente en el nombre de Jesucristo, y eso es lo que hicieron rápidamente ese mismo día.

Por consiguiente, el Evangelio predicado por el apóstol Pedro estaba centrado en la muerte y resurrección de Jesucristo, el arrepentimiento y el perdón de los pecados. Los judíos y gentiles que creían este verdadero Evangelio eran bautizados ese mismo día en el nombre de Jesucristo, para el perdón de los pecados, y luego eran añadidos a la Iglesia de Cristo. Sin embargo, el falso evangelio predicado por el sistema iglesiero apostata es muy diferente, en sus folletos y campañas evangelisticas esos farsantes e impostores no centran el mensaje del Evangelio en la muerte y resurrección de Jesucristo, ¡¡sino que lo centran en “recibir a Cristo” repitiendo una oración!!, y entonces, cuando esas pobres personas ignorantes repiten esa oración que hace el falso evangelista, les engañan descaradamente diciendo que ya son salvos, cuando realmente no lo son, ya que lo que enseña bien claro el verdadero Evangelio es que la salvación eterna es algo que estamos ESPERANDO, y se manifestará en el día final, cuando Cristo aparezca por segunda vez, para SALVAR A LOS QUE LE ESPERAN, vamos a leerlo:

Tit 3:7 para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.

1Jn 2:25 Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna

1Pe 1:5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.

Heb 9:28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan. 

Observe bien esos pasajes, porque esa es la verdadera doctrina apostólica, la cual rechazan todos los iglesieros apostatas del SIA. Ahí se dice bien claro que los santos justificados somos HEREDEROS de la vida eterna, una herencia de la vida eterna que estamosesperando, ¡¡y si la estamos esperando es porque aun no la hemos recibido!!, la vida eterna ya la tenemos, pero SOLO POR FE, ES DECIR, COMO PROMESA DE DIOS (1Jn.5:13), por lo tanto, si somos herederos de esa vida eterna, y estamos esperando esa herencia de la vida eterna, es porque aun no la hemos recibido, es decir, aun no hemos sido salvos, ni poseemos esa vida eterna, sino que solo tenemos la PROMESA de Dios de ser salvos, una salvación eterna que hemos de ALCANZAR, ¡¡y si hemos de alcanzarla es porque aun no hemos llegado a ella, aun no la tenemos como posesión!!, ya que esa salvación se manifestará en el tiempo final, postrero, concretamente cuando Cristo aparezca por segunda vez, después de la tribulación de aquellos días, paraSALVAR a los que le esperan (Heb.9:28, Mt.24:29-31, 1Ts.4:15-17).

Sin embargo, ponga mucha atención, los falsos pastores y falsos evangelistas del SIA han pervertido esta verdadera enseñanza y rechazan olímpicamente la doctrina de los apóstoles, enseñando la mentira diabólica de que si usted repite esa oración de “recibir a Cristo” abriendo la “puerta de su corazón a Jesús”, o si se bautiza en el nombre de un dios trino, entonces ellos le MIENTEN, y le dicen que ya es salvo, cuando resulta que la Palabra de Dios dice bien clarito que la salvación o vida eterna es algo que estamos esperando, y que es una promesa de Dios que ha de manifestarse en el tiempo final. Por consiguiente, lo que predican las sectas falsas del sistema iglesiero apostata, el SIA, es un burdo y falso evangelio, el cual dijo Pablo que está bajo la maldición o anatema de Dios:

Gál 1:6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. Gál 1:7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Gál 1:8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Gál 1:9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 

EL VERDADERO EVANGELIO PREDICADO POR PABLO 

El apóstol Pablo predicó el mismo verdadero Evangelio predicado por el apóstol Pedro. La única diferencia es que Pedro fue llamado para predicar en primer lugar el Evangelio a los judíos, y Pablo fue llamado especialmente para predicar el Evangelio a los gentiles:

Gál 2:7 Antes por el contrario, como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión Gál 2:8 (pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), Gál 2:9 y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.

Observe ahora el Evangelio que Pablo predicó a los gentiles, como eran los corintios:

“Además os declaro, hermanos, EL EVANGELIO QUE OS HE PREDICADO, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: que JESUCRISTO MURIÓ POR NUESTROS PECADOS, CONFORME A LAS ESCRITURAS; 4 Y QUE FUE SEPULTADO, Y QUE RESUCITÓ AL TERCER DÍA, CONFORME A LAS ESCRITURAS” (1Co.15:1-4). 

En esos cuatro versículos está resumido el Evangelio que Pablo predicó a los gentiles. Veamos:

a) 1 Corintios 15:3 dice que primeramente Pablo les enseñó que Jesucristo murió por nuestros pecados, es decir, por los pecados o maldades de la nación de Israel (Is.53:8). Recuerde que Pablo era israelita, por eso dijo que Jesús murió por NUESTROS pecados, es decir, por los pecados de la nación de Israel, tal como dice la profecía de Isaías 53. En ninguna parte de la Biblia se dice que Jesús murió por los pecados de toda la humanidad, o que Jesús murió en nuestro lugar. La muerte de Cristo NO FUE VICARIA, él murió por amor a sus ovejas, para salvar a sus ovejas, ¡no en lugar de sus ovejas!, tal como dijo Jesús:

Jua 10:11  Yo soy el buen pastor;  el buen pastor su vida da por las ovejas.

Jua 10:15  así como el Padre me conoce,  y yo conozco al Padre;  y pongo mi vida por las ovejas.

Observe que un pastor de ovejas da su vida por salvar a sus ovejas de los ataques del lobo, ¡pero el pastor no muere en lugar de sus ovejas!, el pastor no hace ninguna muerte vicaria por sus ovejas, él simplemente ama a sus ovejas y está dispuesto a dar su vida para salvarlas de los ataques del lobo. Por eso es que cuando los apóstoles predicaban el evangelio ellos jamás decían a la gente que Jesús murió “en lugar de ellos”. Los apóstoles jamás predicaron una “muerte vicaria” de Cristo, lo que ellos predicaban es que Jesús nos amó dando su vida por nosotros, pero él fue muerto por los pecados de la nación de Israel, ¡no por los pecados de todo el mundo!, ya que fueron las maldades y pecados de Israel los que llevaron a la muerte a Cristo, tal como se dice bien claro en Isaías 53.

Esto significa sencillamente que esa doctrina de que Jesús murió en lugar nuestro, o que la muerte de Cristo fue vicaria, es una total mentira del diablo, absolutamente contraria a las propias palabras de Jesús, ¡eso es un falso evangelio!, y ese falso evangelio es el que durante siglos se ha estado predicando en el sistema iglesiero apostata, el SIA.

b) El apóstol Pablo predicó también que Jesús fue sepultado y resucitó al tercer día. Por lo tanto, la muerte y resurrección de Jesucristo son los dos hechos históricos comprobados que forman el fundamento del Evangelio, esto mismo es lo que Jesús les dijo que predicaran a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lc.24:44-48). Los que predican un Evangelio diferente a esto sencillamente están bajo la maldición o anatema de Dios (Gal.1:6-9).

c) Pablo también predicó a los gentiles la resurrección de los muertos en Cristo, la cual sucederá cuando Cristo regrese del cielo con gran poder y gloria (1Co.15:23, 50-54). Pablo jamás predicó a la gente el falso evangelio que predica el SIA. Pablo nunca dijo a la gente que abrieran su corazón a Jesús, o que repitieran una oración para recibir a Jesús. Pablo lo que predicaba es que en Jesús tenemos el perdón de todos los pecados para todo aquel que crea en él:

Hch 13:38  Sabed,  pues,  esto,  varones hermanos:  que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, Hch 13:39  y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados,  en él es justificado todo aquel que cree (Hch.13:38-39). 

Pablo sencillamente obedeció al pie de la letra las ordenes que Jesús dio a sus discípulos, de predicar a todas las naciones su muerte y resurrección, el arrepentimiento y el perdón de los pecados (Lc.24:44-48).

d) Observe que el apóstol Pablo tampoco predicó jamás la futura tierra paradisíaca, ni el Milenio, y por supuesto, Pablo nunca predicó un pobre Jesucristo mendigo, que ruega a la gente para que abran su corazón y le dejen pasar. Nosotros no somos los que abrimos nuestro corazón a Jesús, sino que es Jesús quien abre nuestro corazón para creer, tal como hizo con Lidia:

Hch 16:13  Y un día de reposo salimos fuera de la puerta,  junto al río,  donde solía hacerse la oración;  y sentándonos,  hablamos a las mujeres que se habían reunido. Hch 16:14  Entonces una mujer llamada Lidia,  vendedora de púrpura,  de la ciudad de Tiatira,  que adoraba a Dios,  estaba oyendo;  y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. Hch 16:15  Y cuando fue bautizada,  y su familia,  nos rogó diciendo:  Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor,  entrad en mi casa,  y posad.  Y nos obligó a quedarnos. 

Observe lo que dice ese pasaje. Pablo y el resto de hermanos predicaron el Evangelio a varias mujeres, y entonces EL SEÑOR abrió el corazón a Lidia para que pusiera atención a lo que Pablo decía.

Fíjese muy bien que el texto no dice que Lidia abrió su corazón para recibir a Jesús, sino que el Señor Jesús abrió el corazón deLidia para que escuchara muy atentamente lo que Pablo predicaba. ¿Lo entiende?, ¡¡Jesús no abrió el corazón de Lidia para que Jesús entrara en el corazón de ella!!, sino que Jesús abrió el corazón de Lidia para que ella pusiera atención a lo que Pablo predicaba, y cuando ella creyó en este verdadero Evangelio predicado por Pablo, entonces se bautizó, es decir, se bautizó justo después de creer. No hubo ningún “curso o clase de bautismo”, sino que nada más creer en el verdadero Evangelio se bautizó ella y su familia. Esto es muy diferente al falso evangelio que predican esos farsantes del SIA, los cuales predican la mentira de que usted tiene que abrir la puerta de su corazón para recibir a Jesús, repitiendo una oración, y luego hacer un curso de bautismo antes de bajar a las aguas.

Por consiguiente, en el sistema iglesiero apostata, el SIA, no se predica el verdadero Evangelio por ninguna parte, sino que simplemente han pervertido el evangelio, y por tanto, esos falsos evangelistas y falsos pastores están bajo la maldición o anatema de Dios (Gal.1:6-9).

Si usted aun pertenece a alguna de esas iglesias apostatas, o se ha dejado engañar por el falso y pervertido evangelio predicado por esos falsos evangelistas y falsos pastores, pues ya ha conocido la verdad por medio de este librito, y lo que ha de hacer ahora es arrepentirse genuinamente y creer en el verdadero Evangelio, y seguidamente salir corriendo de esas iglesias apostatas que forman parte de Babilonia la grande, obedeciendo así al llamamiento que Dios hace a su pueblo:

Apo 18:4  Y oí otra voz del cielo,  que decía:  Salid de ella,  pueblo mío,  para que no seáis partícipes de sus pecados,  ni recibáis parte de sus plagas; Apo 18:5  porque sus pecados han llegado hasta el cielo,  y Dios se ha acordado de sus maldades. 

Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina;  persiste en ello,  pues haciendo esto,  te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. (1Timoteo 4:6)

Por Miguel Rodriguez y Tito Matínez